"Me congelé como un ciervo". Un médico abusó de la esposa del precandidato presidencial Andrew Yang cuando estaba embarazada

"Sabía que estaba sucediendo. Recuerdo haber tratado de fijar mis ojos en un lugar en la pared y solo tratar de evitar ver su rostro mientras me estaba atacando, solo esperando a que terminara", ha explicado.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La esposa del precandidato presidencial demócrata Andrew Yang aseguró este jueves que en 2012 fue agredida sexualmente por un ginecólogo de Nueva York, acusado de abusar de más de dos docenas de otras pacientes.

En entrevista con la cadena CNN, Evelyn Yang dijo que, cuando estaba embarazada de siete meses de su primer hijo, Robert Hadden le hizo preguntas inapropiadas sobre su actividad sexual y le realizó exámenes "innecesarios".

"Estaba en la sala de examen, y estaba vestida y lista para salir", contó, "luego, en el último minuto, inventó una excusa. Dijo algo sobre 'Creo que podrías necesitar una cesárea', y procedió a acercarme a él y desvestirme y examinarme internamente sin guantes".

"Simplemente me congelé como un ciervo ante los faros de los autos", prosiguió, "simplemente congelada. Sabía que estaba sucediendo. Recuerdo haber tratado de fijar mis ojos en un lugar en la pared y solo tratar de evitar ver su rostro mientras me estaba atacando, solo esperando a que terminara".

En 2014, el médico fue acusado en Nueva York de cargos derivados de abusos a seis pacientes, pero Yang no estaba entre ellas. Hadden firmó un acuerdo de culpabilidad en el que evitaba la pena de prisión y ​​se le ordenó renunciar a su licencia médica.

"Es como recibir una bofetada en la cara y un puñetazo en el intestino", dijo Evelyn Yang sobre el acuerdo de culpabilidad.,"la oficina del fiscal de distrito está destinada a protegernos, debe servir a la justicia, y aquí no había justicia".

Hadden negó las acusaciones de Yang, según CNN.

Evelyn Yang dijo que no reveló el abuso a su esposo ni a su familia porque no quería molestarlos. Pero cuando descubrió las acusaciones contra el médico en la prensa, sí le dijo a su pareja.

La reacción de Andrew Yang

"Este era un depredador en serie y él simplemente me eligió como su presa", le dijo a CNN, "necesitaba compartirlo en ese momento porque me parecía muy grande y necesitaba ese apoyo. Y se lo dije y él [Andrew Yang] lloró".

Por su parte, Andrew Yang emitió un comunicado para expresar que estaba “extraordinariamente orgulloso” de su esposa.

“Se me parte el corazón cada vez que pienso en lo que tuvo que experimentar", dijo, "cuando se presentan víctimas de abuso, merecen nuestra credibilidad, apoyo y protección. Espero que la historia de Evelyn fortalezca a quienes han sufrido y envíe un mensaje claro de que nuestras instituciones deben hacer más para proteger y responder a las mujeres".

Evelyn Yang junto a por lo menos 30 mujeres, interpuso una nueva demanda civil contra Hadden y el sistema hospitalario donde trabajaba y sus afiliados, dijo el jueves su abogado Anthony DiPietro.

"No creo que sepamos siquiera el alcance total de las personas que han sido afectadas", reveló el abogado a la cadena NBC.

Cuando el abuso ocurre en centros médicos

El abuso sexual por parte de los profesionales de la salud no es inusual.

Una investigación del diario Atlanta Journal-Constitution en 2016 identificó más de 2,400 casos de médicos en todo el país que habían agredido sexualmente a sus pacientes; la mitad de ellos todavía tenía entonces licencia para ejercer medicina. Un pediatra agredió hasta 1,000 pacientes jóvenes antes de ser enviado a prisión.

En 2018, en el mayor escándalo de la gimnasia en Estados Unidos, el médico del equipo nacional, Larry Nassar, fue sentenciado a 175 años de prisión por haber abusado de numerosas atletas menores de edad durante décadas. Cientos de atletas lo acusaron.

La línea nacional de ayuda para las víctimas de abuso sexual de la organización RAINN funciona 24 horas todos los días de la semana y ofrece ayuda y consejos de manera confidencial y segura en español e inglés para las personas que hayan sufrido ese tipo de trauma o sus familiares y también sugerencias de cómo prevenirlo.

“El asalto sexual puede tener muchas modalidades, pero un factor es siempre igual: nunca es culpa de la persona”, expresa RAINN.

En particular se aconseja que la víctima busque alguna compañía confiable que le brinde apoyo, acuda a un proveedor médico especializado para ofrecer evidencia (el llamado kit de violación) y planifique medidas de seguridad tras el ataque.

Si usted o una persona que conoce ha sido víctima de asalto sexual llame a 1800-656-4673 o hable por el chat con especialistas en https://www.rainn.org/es.

Editado por Ivette Leyva