La Marcha de las Mujeres de este año tiene un objetivo: frenar a Trump en las urnas

Se espera que miles de mujeres en todo Estados Unidos marchen mañana sábado contra el presidente, Donald Trump, motivadas por la desigualdad de género y lo que perciben como más restricciones a sus derechos.
Womens March 2019
WASHINGTON,DC-JAN19: The Women's March, January 19th, 2019. (Photo by Evelyn Hockstein/For The Washington Post via Getty Images)The Washington Post via Getty Images / The Washington Post via Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.– Centenares de miles de mujeres en todo Estados Unidos marcharán mañana sábado contra el presidente, Donald Trump, motivadas por la desigualdad de género y lo que perciben como más restricciones a sus derechos. Su objetivo inmediato, sin embargo, será crear un movimiento que logre frenar su reelección en noviembre próximo.

La “Marcha Nacional de las Mujeres”, en su tercera edición, reunirá a hasta 10,000 manifestantes tan sólo en las calles de la capital estadounidense –es el permiso que ha concedido el gobierno– acompañadas por centenares de miles más en otras ciudades del país.

El objetivo, según los organizadores, es “fortalecer el movimiento iniciado hace tres años”, al día siguiente de la toma de posesión de Trump, el 21 de enero de 2017, para continuar exigiendo la equidad de género, defender los derechos reproductivos, y proteger a las comunidades inmigrantes y al medio ambiente.

Trump “ha hecho a nuestro país menos seguro, ha tratado de debilitar nuestro futuro, y nos ha empujado más que nunca hacia una crisis climática. Y lo ha hecho para consolidar el poder y el dinero para él y sus amigotes”, ha dicho Lucy Flores, miembro de la junta directiva de “Women's March”.

Flores defendió el juicio político contra Trump porque, en su opinión, “trató de utilizar el poder e influencia de la presidencia de Estados Unidos para su ganancia personal”.

“Trump ha demostrado una y otra vez que alterará la voluntad del pueblo para conservarse en el poder”, agregó.

Para Flores, movimientos sociales como “Women's March" son la “última línea de defensa contra el ataque de Trump a la democracia”.

Por ello, las distintas agrupaciones que también tendrán presencia en las calles quieren trasladar el mensaje de que el país no aguantaría otros cuatro años de Trump en la Casa Blanca.

Se calcula que en 2017, entre 3.3 millones y 4.6 millones de mujeres marcharon en más de 600 ciudades de Estados Unidos, en lo que se consideró entonces con la mayor movilización pacífica de un solo día en la historia del país.

Tan sólo en el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, hubo medio millón de manifestantes, según un estudio de las Universidades de Denver y Connecticut.  También hubo protestas en solidaridad con las mujeres en otras ciudades en el mundo.

Rachel Scott Everett, otra activista de “Women's March”, indicó en un blog esta semana que, pese a divisiones internas, errores o reveses políticos, el movimiento a favor de las mujeres seguirá teniendo relevancia en Estados Unidos mientras las mujeres ganen menos que los hombres; continúen en pie símbolos del legado de racismo; avance la crisis del cambio climático, y haya más "muertes sin sentido" por la violencia de las armas.

Mejores salarios y más poder político

Es que las mujeres, incluyendo las latinas, siguen en desventaja salarial y con menor representación política que los hombres, según estadísticas.

Un estudio del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP,  por su sigla en inglés), señaló que en 2017, las mujeres que trabajan a tiempo completo ganan, en promedio, 80,5 centavos por cada dólar que gana un hombre.

Además, las mujeres conforman casi dos tercios de quienes trabajan en puestos con salario mínimo. Entre las latinas, la situación es peor: ganan 53 centavos por cada dólar que percibe un hombre blanco.

Y aunque las mujeres son el 51% de la población, son apenas el 25% de los miembros del Senado y el 23,4% de la Cámara de Representantes, según un análisis de la Universidad Rutgers.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Lisa Navarrete, asesora de UnidosUS –una de las organizaciones hispanas de mayor trayectoria en el país– señaló que las latinas “son una fuerza potente en el Estados Unidos de hoy”, tomando en cuenta que abren negocios a mayor ritmo que ningún otro grupo étnico y, cada vez con más frecuencia, son las principales proveedoras en sus hogares.

“Todo esto hace que sea más urgente responder a los retos que las latinas han afrontado por mucho tiempo en este país –más acceso a cuidado de salud y cuidado de niños, cuya carencia ha alcanzado proporciones de crisis”, explicó Navarrete.

La "Marcha Nacional de Las Mujeres" reunirá mañana a centenares de miles de activistas en todo el país para exigir igualdad de géneroAP / Noticias Telemundo

Las latinas también necesitan más oportunidades educativas para los empleos del siglo 21, y cerrar la brecha salarial, porque ganan apenas la mitad del promedio de un hombre blanco, enfatizó la experta.

Para Navarrete, está claro que el primer paso para atender los retos de las latinas, que llevan décadas con una representación política severamente baja, “es inscribirse y salir a votar”.

Por la equidad de género

La marcha nacional se llevará a cabo tres días después de que la asamblea estatal de Virginia aprobara una “Enmienda para la Equidad de Derechos”, convirtiéndose en el 38 estado en lograrlo, sin bien con varias décadas de retraso.

Bajo la Constitución, para que una enmienda sea incorporada en el documento fundacional del país debe ser ratificada por al menos tres cuartas partes de las legislaturas estatales, es decir 38 de los 50 estados.

El Congreso aprobó la “Enmienda para la Igualdad de Derechos” (Equal Rights Amendment) en 1972 e impuso un plazo de ratificación para 1979, aunque éste fue extendido a 1982. El último estado en ratificarla fue Indiana, en 1977, pero para entonces faltaron tres estados para cumplir con la meta.

Nevada e Illinois la aprobaron en 2017 y 2018, respectivamente, pero no está claro que el Congreso vaya a extender nuevamente el plazo y permita la ratificación definitiva de la enmienda.

En este año electoral, la mirada estará puesta en las políticas públicas de la Administración Trump que, según los organizadores, están perjudicando el bienestar y el avance de las mujeres.

Por ello, y pese a pronósticos de nieve en Washington, las mujeres marcharán con coloridas mantas y gorras rosadas, que para ellas se han convertido en un símbolo de lucha por la equidad de género.