Por qué Harry no recibirá un tratamiento especial en Canadá aunque su abuela sea la reina

Aunque la Reina Isabel aparezca en los billetes y las monedas canadienses, su nieto será tratado como un ciudadano común en casi todos los aspectos.
Los duques de Sussex el 7 de enero de 2019, al visitar la Casa de Canadá en Londres
Los duques de Sussex el 7 de enero de 2019, al visitar la Casa de Canadá en Londres (Daniel Leal-Olivas/Pool Photo via AP)AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El príncipe Harry es nieto de la reina Isabel, jefa de estado oficial de Canadá, pero no por ello va a recibir un tratamiento especial en materia de inmigración e impuestos si se radica en el país, aseguran expertos.

Todo apunta a que Harry y su esposa estadounidense, Meghan Markle, planean vivir parte del tiempo en Canadá, pero no está claro dónde, ni si tienen intenciones de convertirse en residentes del país, o trabajar en él.

Pero, al igual que sucede en Estados Unidos con los extranjeros, los Duques de Sussex no recibirán tratamiento especial.

"No hay disposiciones en la Ley de Ciudadanía que confieran el estatus de ciudadanía canadiense a los miembros de la familia real", explicó el Departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, en un comunicado.

¿Trabajo en Estados Unidos?

“Para convertirse en residentes legales permanentes de Canadá, tendrían que presentar una solicitud a través de nuestros procesos normales de inmigración. Sin embargo, los miembros de la familia real no están obligados a buscar autorización para venir y quedarse en Canadá como visitantes", añadió.

Como visitantes, el único obstáculo sería que no pueden trabajar en Canadá, pero sí en otros países. Y ese quizás sea el camino escogido por la pareja: el diario The Times asegura que Meghan firmó un acuerdo con Disney para una grabación de su voz promoviendo donaciones caritativas para la organización Elephants without borders (Elefantes sin fronteras).

Y horas después emergió el video de un intercambio en julio entre Harry y el CEO de Disney, Bob Iger, donde el Duque de Sussex promueve las habilidades de su esposa en trabajo de voces.

También se ha especulado que la reina podría designar a Harry como Gobernador General de Canadá, un puesto formal con un salario anual de más de 200,000 dólares cuyo nombramiento y mandato es decidido por la monarca.

Helen Park, abogada de inmigración del bufete de abogados Dentons en Vancouver (donde los duques pasaron las vacaciones de navidad con su bebé Archie), dijo a The New York Times que el gobierno de Justin Trudeau también podría declararlos como personas de gran beneficio económico social o cultural para Canadá, una medida comúnmente utilizada para artistas prominentes o figuras literarias.

Es incluso posible que Meghan posea ese status, tras haber pasado seis años en el país mientras actuaba en la serie Suits. Se desconoce si tiene la residencia canadiense, en cuyo caso podría reclamarla para su esposo.

El costo de proteger a los duques

Uno de los aspectos más debatidos en Canadá es quién pagará la cuenta por la seguridad de los duques y su hijo Archie.

"No estamos completamente seguros de cuáles serán las decisiones finales", admitió recientemente Trudeau.

Canadá cubre el costo de la seguridad de la pareja a través la Real Policía Montada de Canadá porque el status oficial de los duques los convierte en "personas protegidas internacionalmente" según la ley.

Kent Roach, profesor de derecho en la Universidad de Toronto, dijo que después de retirarse de la vida oficial, Meghan y Harry perderían ese estatus.

Pero por ahora, no solo lo mantienen sino que el costo estimado –2 millones de dólares canadienses, el equivalente a 1,5 millones de dólares estadounidenses– ya ha sido debidamente compensado por toda la atención que el escándalo real británico ha traído al país.

"Canadá ya ha recibido tanto valor en buena prensa", opinó el experto.

Un aspecto más complejo es el de los impuestos. Mientras que la realeza no paga impuestos en el Reino Unido, en Canadá incluso las personas que pasan menos de la mitad del año siguen siendo residentes a efectos fiscales, explicó Heather L. Evans, directora ejecutiva de la Canadian Tax Foundation.

Pero si los duques deciden trabajar en otra parte –Harry en el Reino Unido y Meghan en Estados Unidos, por ejemplo– se verían exentos de pagarle al fisco canadiense. Y mientras que Harry nunca ha pagado impuestos en su vida, para la ahora duquesa es algo perfectamente normal.