“DEPORTM”. Esta matrícula causa polémica. Hay muchas, algunas en español, prohibidas por ofensivas

Las matrículas personalizadas no pueden insultar, hacer referencia a drogas o sexo, o hablar mal de Trump. Cada vez hay más que intentan saltarse las reglas... en español.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

“DEPORTM”. Así reza una matrícula de auto que fue aprobada por las autoridades estatales en Utah y ha provocado quejas de ciudadanos por sus connotaciones en contra de los migrantes (en inglés significa “Depórtenlos”).

“No estamos seguros de cómo pasó. Nos dejó sorprendidos”, ha admitido la portavoz estatal Tammy Kikuchi al diario The  Salt Lake Tribune. La labor de las autoridades es supervisar la aprobación de placas personalizadas para que no resulten ofensivas; ahora, añade Kikuchi, están examinando si prohibir ésta.

 Las quejas de quienes encuentran esta matrícula “horrible”, “odiosa” u “ofensiva” tomaron fuerza en redes sociales tras un mensaje en Twitter de Matt Pacenza. Este profesor de Secundaria publicó una imagen de la placa, junto a la que había dos mensajes más, en este caso no oficiales: “No me pises” y “Libertad o muerte”.

 

Pacenza agregó un enlace en su mensaje hacia una página web sobre las reglas que deben cumplir las combinaciones personales de letras y números para ser aprobadas oficialmente en las placas de ese estado.

Están prohibidos los mensajes o palabras que conlleven “connotaciones ofensivas al buen gusto y la decencia, o que puedan generar confusión”. No se aceptan tampoco mensajes vulgares, que hagan referencia a sexo y drogas o que “expresen desprecio, ridículo o superioridad de una raza”.

El senador estatal republicano Daniel W. Thatcher encabeza los esfuerzos por revocar la matrícula: “La inmigración es un asunto federal. Las licencias son estatales. Yo arreglaré el problema estatal”, aseguró en Twitter.

“Un ciudadano tiene el derecho por la Primera Enmienda a decir cosas ofensivas. El Estado no tiene ese derecho, y hay reglas sobre las placas. Yo creo que en este caso esas reglas han sido violadas”, añadió.

La senadora estatal demócrata Luz Escamilla, de origen mexicano, aseguró que el tema se discutirá este miércoles en el Comité legislativo de Reglas.

Si se retira una placa de matrícula en Utah, el conductor debe responder en los 15 días posteriores a la notificación, apelar o  seleccionar una diferente, de acuerdo con la web informativa KSL.

Get the noticias newsletter.

“Creo que hay una amplia gama de opiniones en Utah cuando se trata de un tema como la migración, y eso es algo bueno”, declaró el profesor que denunció la placa, “es bueno vivir en un lugar donde podamos expresarnos libremente y tener un conjunto diverso de actitudes sobre temas complejos, pero no me parece que las placas sean el lugar adecuado para eso”.

Insultos en español

Varios estados han debatido ya si este tipo de placas están protegidas bajo la Primera Enmienda de la Constitución (que garantiza la libertad de expresión). Maryland y Kentucky, por ejemplo, dictaminaron que sí lo están en 2016 y 2019, respectivamente. En Indiana, la Corte Suprema tomó la decisión contraria en 2015.

 En Washington DC, donde casi 90,000 vehículos (menos del 2%) usan estas placas personalizadas, los reguladores han notado una tendencia emergente: el uso de palabras en español en un aparente intento de eludir la detección, según informa el diario The Washington Post.

Por ejemplo, CABRON, fue solicitada y otorgada al propietario de una camioneta Ford 2001, y fue revocada en respuesta a una queja, a pesar de la afirmación del propietario de que significaba “CAlifornia BRONnze”.

También hay palabras malsonantes en ruso, como XPEHBAM, emitida para un auto Plymouth Voyager de 1991. En este caso, las autoridades recurrieron a un traductor para cancelarla, tras verificar que es una maldición que equivale a "molestar a EE.UU.".

En algunos casos, los ciudadanos afectados han presentado argumentos convincentes y han logrado mantener sus placas: el propietario de un Volkswagen GTI 2003 se defendió ante la queja de un policía por su matrícula “0241”, que leída al revés se asocia al uso de marihuana. El propietario respondió que su VW era una edición limitada y que la placa representaba el número de serie en la línea de producción, lo que resultó ser cierto.

Si está considerando hacerse una placa personalizada, aquí puede consultar una lista de unas 600 combinaciones prohibidas. El hecho de que una solicitud no sea rechazada automáticamente no necesariamente significa que será aceptada.

En Texas, un equipo de cinco empleados estudia un promedio de 130 solicitudes diarias, tratando de captar arreglos creativos de letras y números que pueden haberse deslizado a través de su filtro. En el último año, prohibieron "WHTRASH", "KISS MYA", "FAHQYOO"", "BATCHIT", "OMW2FYW" y "PHOKYEW". 

"El ciudadano promedio de Texas es una persona bastante inteligente para encontrar formas bastante innovadoras de expresar sus pensamientos", afirmó un responsable estatal a la emisora KUT.

La sensibilidad lingüística se extiende a una jerga aparentemente inocua, como "CANUCK", que puede usarse como un término despectivo para los canadienses, aunque un equipo profesional de hockey usa el nombre.

Las críticas contra el presidente, Donald Trump, también han sido vetados: "NO TRUMP" fue rechazada, junto a "EF TRUMP", "FKTRUMP" y "FUTRUMP".

Los evaluadores también intentan mantenerse al tanto de cualquier alusión a drogas,  como "DAT PURP", "BLAZINN" y "WHIPET".

Tampoco puede asociarse un vehículo a las fuerzas policiales, por lo que se ha prohibido "POLICE1", "K9RSQ" y "NVYCOP".

En California, el Departamento de Vehículos Motorizados rechaza “cualquier configuración de matrícula personalizada que tenga connotaciones ofensivas para el buen gusto y la decencia”. En términos generales, esto cubre todo lo que tenga un significado sexual, racial o profano, incluso si no es intencional.

Cuando un cliente solicitó una placa con su apellido, Moorehed, los revisores lo negaron por su posible blasfemia. Aunque el apellido del cliente realmente era Moorehead, explicaron, "parece" más cabeza ", como en" una referencia sexual ", según Los Ángeles Magazine.

Las guías departamentales también advierten a los revisores que tengan cuidado con palabras como "pink", "monkey" y "muffin", todos los eufemismos para la vagina, junto con sus homólogos fálicos como "knackers", "anaconda",  y "nards".

La configuración con la palabra "hate" también se rechaza.

Las referencias porcinas como "pig", "swine", o incluso "oink", también se prohíben porque se consideran despectivas para la policía.

Lea también:

Así espía ICE las matriculas de los autos para atrapar a migrantes

Atención si maneja un carro: la Migra usa los datos de matrículas y cámaras de policía para atrapar a conductores