Las razones por las que Harry y Meghan vivirán en Canadá y no en Estados Unidos

El frío país de Norteamérica tiene muchos atractivos para los jóvenes duques que buscan paz y privacidad.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Desde que Harry y Meghan Markle sorprendieron al mundo al anunciar que renunciaban a las funciones de primer rango en la familia real, la atención se ha centrado en descifrar dónde vivirán ahora y este lunes la reina anunció que dividirán su tiempo entre el Reino Unido y Canadá. ¿Pero por qué Canadá y no su país natal Estados Unidos? ¿Qué los llevó a escoger ese país norteamericano?

La pareja real sin dudas está buscando paz y privacidad, lejos del incesante acoso de los paparazzi y los innumerables artículos de tintes racistas en los tabloides británicos.

Los Duques de Sussex pasaron las vacaciones navideñas en la provincia de British Columbia, e incluso fueron vistos y el día de Año Nuevo caminando por la isla Vancouver, donde se ofrecieron a tomarle una foto a una pareja de recién casados. Sí: allí pueden caminar.

El día anterior al anuncio de que se alejaban de la realeza, la pareja asistió a una recepción en la Casa de Canadá en Londres para agradecer la hospitalidad del país. Tras la noticia de que deseaban ser financieramente independientes, Meghan regresó a Canadá, donde había dejado a su primogénito Archie, de 8 meses de edad, con su niñera y amigos.

En octubre, la duquesa demandó al Daily Mail y Harry declaró que no podía seguir siendo un “observador silente de su sufrimiento”, y que estaba decidido a protegerla del acoso que sufrió su madre, la princesa Diana, muerta en un accidente mientras huía en un auto de los fotógrafos.

Ni una sola fotografía

Canadá no tiene la misma tradición de tabloides y paparazzi del Reino Unido y Estados Unidos. De hecho, la prensa no ha querido revelar las fotos de los duques con la pareja canadiense el 1 de enero, “por respeto a su privacidad” y no existe ninguna foto de las seis semanas que los duques pasaron en el país a fines de 2019.

Además, Meghan se siente a gusto en Toronto, donde vivió durante seis años mientras filmaba la serie “Suits”. Allí la visitó Harry durante el noviazgo, y ella estuvo junto a él en los Juegos Invictus 2017 que se celebraron en la ciudad.

La estilista canadiense, Jessica Mulroney, quien vive en Toronto con su esposo, Ben Mulroney –hijo de un ex primer ministro– es una amiga cercana de Meghan, de acuerdo con la BBC.

En cuanto a privacidad, el país tiene numerosas mansiones alejadas de la vista del público. “Piense en propiedades lujosas en lagos prístinos rodeados de pinos, ubicados en caminos de tierra que dificultarían que las caravanas de fotógrafos sigan su rastro”, agrega el sitio web de la radio y televisión británica.

Una posición ventajosa para Harry

Por otra parte, para Harry tiene beneficios radicarse en un país parte del Commonwealth, la comunidad de 53 naciones que alguna vez fueron colonias británicas. En Canadá la reina Isabel, abuela de Harry, es oficialmente la jefa de Estado –un título exclusivamente formal– y su rostro aparece en los billetes de 20 y las monedas.

Al ser ciudadanos extranjeros, tanto Harry como Meghan solo podrían pasar seis meses en Canadá sin visa, pero la reina –que acaba de dar su visto bueno a los planes de la pareja– podría designar a su nieto como Gobernador General del frío país de Norteamérica.

El príncipe británico Harry y Meghan, duquesa de Sussex, después de visitar Canada House en Londres, el martes 7 de enero de 2020, después de su reciente estadía en Canadá. AP / Frank AugsteinAP / AP

El príncipe británico Harry y Meghan, duquesa de Sussex, después de visitar Canada House en Londres, el martes 7 de enero de 2020. Foto: AP

El Gobernador es el representante de la reina en el país y la duración de su mandato es decidida personalmente por la monarca. Ese puesto lo ocupa desde 2017 Julie Payette. Tiene un salario anual de 290,000 dólares canadienses, o sea, unos 277,000 estadounidenses. Nada mal para las personas comunes, aunque quizás bastante poco para un príncipe.

Una encuesta divulgada esta semana reveló que el 60% de los canadienses respalda que Harry asuma ese cargo.

Incluso, en teoría, el Parlamento federal canadienses podría convertir a Harry y Meghan en rey y reina de Canadá, basándose en las recientes decisiones de los tribunales sobre el tema de la sucesión real, y varias lagunas en la ley, explicó a The New York Times Philippe Lagassé, experto en la monarquía británica en la Universidad de Carleton en Ottawa.

Esa medida, sin embargo, sería altamente impopular en una democracia representativa sólida como la canadiense.

Aunque los canadienses parecen estar entusiasmados con el asentamiento allí de los Duques de Sussex, no todo es color de rosa. Cuando la popular cadena Tim Hortons publicó un tuit chistoso, ofreciendo a la pareja café gratis de por vida si se establecía en Canadá, muchos usuarios rápidamente criticaron la oferta, alegando que deberían conceder en cambio el aumento salarial que les han negado a sus empleados.

Los canadienses tampoco parecen apreciar demasiado la atención que genera la probable mudanza de Meghan y Harry, y muchos reaccionaron airados en las redes sociales cuando el diario The New York Times indicó en el artículo que hemos citado, que esta inyectaría “un poco de animación en el país extenso y escalofriantemente frío”.

En cuanto a la posibilidad de que los duques se establezcan en Estados Unidos, parece lejana, debido a la cultura de los paparazzi e incluso a la actitud del presidente Trump, quien en 2019 dijo que Meghan de “desagradabletras conocer que en un programa de televisión tres años antes la joven lo había calificado de “divisivo”.

Y tras el anuncio de la pareja, Trump dijo que era “triste”, que respetaba mucho a la Reina Isabel y que “esto no le debería estar sucediendo”.

Editado por Ivette Leyva.