Pelosi se prepara para enviar los cargos contra Trump al Senado e iniciar el juicio político

Se prevé que la Cámara de Representantes vote la próxima semana la resolución que designe a los fiscales del juicio político contra Trump y envíe los cargos al Senado.
Nancy Pelosi And House Members Hold Meetings On Capitol Hill
WASHINGTON, DC - JANUARY 10: Speaker of the House Nancy Pelosi (D-CA) walks back to her office after leaving the House Chamber at the U.S. Capitol January 10, 2020 in Washington, DC. Pelosi has not yet sent the articles of impeachment against President Donald Trump to the U.S. Senate but said she might do so 'soon.' (Photo by Chip Somodevilla/Getty Images)Getty Images / Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, afirmó este viernes que su bancada preparará la próxima semana el eventual envío al Senado de los cargos contra el presidente Donald Trump para su juicio político, aunque eso no frena por completo las riñas partidistas en torno a los parámetros del proceso.

En una carta distribuida a la bancada demócrata, Pelosi dijo que la Cámara votará la próxima semana una resolución para la designación de los legisladores que, para efectos prácticos, servirán como “fiscales” del juicio, así como el envío de los cargos contra Trump.

El pasado 18 de diciembre, la Cámara Baja aprobó, sobre líneas partidistas, dos cargos contra Trump por abuso del poder y obstrucción del Congreso, en conexión con su presunta campaña de presión para que Ucrania investigara a sus rivales políticos, y sus esfuerzos por encubrirla.

Pelosi prevé discutir los próximos pasos durante una reunión a puerta cerrada con su bancada el próximo martes, aunque fuentes legislativas dijeron a Noticias Telemundo que el voto de la resolución podría ocurrir el próximo miércoles.

Consciente de las críticas, Pelosi ha dicho que el Congreso tiene la obligación de exigir rendición de cuentas del Ejecutivo y que resulta inaceptable, por ejemplo, que el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, haya dicho que su bancada se coordinará con los abogados de la Casa Blanca para exonerar a Trump.

Juicio histórico en medio de año electoral

El envío de los dos cargos, o “artículos del juicio político” –como se les conoce en la jerga constitucional– iniciará formalmente el histórico juicio contra Trump para su posible destitución.

Bajo la Constitución de Estados Unidos, el proceso del juicio político –conocido en inglés como impeachment– es un proceso extremadamente complicado y poco inusual. Se requiere una mayoría de dos tercios del Senado para destituir al presidente.

Los republicanos han dejado en claro que quieren un juicio rápido, mientras los demócratas insisten en el testimonio de testigos clave y la entrega de documentos que la Casa Blanca se negó a entregar el año pasado.

De hecho, tomando en cuenta el calendario electoral, los republicanos en el Senado han promovido medidas tanto para agilizar el juicio como para desechar por completo los cargos contra Trump.

El proceso de primarias comenzará el próximo 3 de febrero con la tradicional asamblea popular en Iowa, y al día siguiente Trump prevé dar un discurso sobre el “Estado de la Unión” ante una sesión conjunta del Congreso.

Un juicio político prolongado en el Senado afectaría de forma directa a los senadores demócratas Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Amy Klobuchar, Michael Bennet, y Cory Booker, que aspiran a la nominación presidencial del partido. Los senadores no podrían abandonar Washington durante el juicio, dejando de lado sus actos electorales.

¿Habrá repercusiones políticas?

La mayoría de las encuestas demuestra una división ideológica en torno a la posible destitución de Trump: un promedio de encuestas de la página web "Fivethirtyeight" indicó ayer que la destitución cuenta con el apoyo del 82.1% de los demócratas, del 41.7% de los independientes, y apenas el 9.8% de los republicanos.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Laurence Tribe, profesor de leyes constitucionales de la Facultad de Leyes de la Universidad de Harvard, dijo hoy que es prematuro predecir las consecuencias políticas del juicio contra Trump.

Sin embargo, enfatizó que, contrario a los argumentos republicanos, Pelosi “sí actuó enteramente” dentro de sus potestades legales para retener los cargos contra Trump hasta asegurar un proceso justo en el Senado.

Tribe también desechó la idea promovida por algunos progresistas de que el Senado realice un voto secreto para que los senadores de ambos partidos puedan votar con su consciencia y sin temor a represalias de la Administración.  

“Los reglamentos del Senado y las propias tradiciones estadounidenses (respecto a transparencia) impiden esa táctica”, explicó Tribe.

Trump es el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en afrontar un juicio político, después de Andrew Johnson (1868) y Bill Clinton (1998), quienes fueron exonerados en el Senado. En 1974, el entonces presidente, Richard Nixon, renunció al cargo antes de que la Cámara Baja aprobase cargos en su contra en conexión con el escándalo de Watergate.

La presentación de cargos fue producto de varios meses de investigaciones en las que la Administración Trump se negó a cooperar con los demócratas, e impidió el testimonio de una decena de miembros del gobierno.

El detonante de la investigación fue la llamada que hizo Trump el pasado 25 de julio al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para presionarlo a que investigara a su rival político y exvicepresidente, Joe Biden, y al hijo de éste, Hunter.

De cara a su reelección y respaldado por los republicanos en ambas cámaras del Congreso, Trump siempre ha insistido en que la investigación demócrata es una "farsa" y una "cacería de brujas" con motivaciones políticas. 

Poco antes del anuncio de este viernes, Trump se burló de Pelosi y su decisión de postergar el envío de los cargos al Senado, aparentemente aplicando la estrategia que sugirió recientemente John Dean, exabogado de Nixon.

Pelosi “pasará a la historia estadounidense quizá como la presidenta de la Cámara Baja menos exitosa”, argumentó Trump.