IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Irán culpa a un fallo técnico del avión estrellado pero siguen las dudas de si fue un ataque deliberado

El piloto hizo una maniobra desesperada para salvar vidas, según testigos. Un video parece mostrar los últimos instantes del avión. La compañía aérea dice que no es posible que fuera un fallo humano

Un avión ucraniano con 176 personas a bordo se estrelló en la mañana del miércoles a las afueras de Teherán, la capital iraní, apenas unos minutos después de despegar con destino a la capital ucrania, Kiev. No hubo supervivientes.

Mientras que las autoridades de Irán aseguran que el accidente se debió a un fallo técnico, las de Ucrania no descartan la posibilidad de que fuera objetivo de un misil, e investigan también esta hipotesis. 

En el aparato, un Boeing 737-800 de sólo tres años y medio de antigüedad, volaban ciudadanos de siete países: Irán (82), Canadá (63), Ucrania (11), Suecia (10), Afganistán (4), Alemania (3) y Reino Unido (3).

Este vuelo suele ser por ciudadanos iraní-canadienses que se dirigían a Toronto (Canadá) haciendo escala en Kiev, y estudiantes iraníes de vuelta a sus estudios en Ucrania tras la vacaciones de diciembre, según informa la agencia de noticias The Associated Press.

Nuestra prioridad es conocer la verdad y quiénes fueron los culpables de esta tragedia”, aseguró el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy.

Estamos conmocionados y entristecidos”, ha dicho el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que ha prometido vigilar para que lo ocurrido sea “investigado a fondo, y las preguntas de los canadienses reciban respuesta”.

Precisamente ayer las principales compañías aéreas habían desviados sus rutas para evitar el Medio Oriente dentro de lo posible, por temor a la crisis militar entre Estados Unidos e Irán. La Administración Aérea estadounidense prohibió a las aerolíneas de este país sobrevolar una zona del Golfo Pérsico por temor a “la posibilidad de un error de cálculo o de identificación”.

El avión ucranio había despegado a las 6:12 de la mañana (hora local), con un retraso de una hora del aeropuerto internacional Imán Jomeini, y se estrelló minutos después de despegar, sin haber alcanzado los 8,000 pies de altura.

Estaba repleto de combustible para un viaje de 1,430 millas, por lo que estalló en llamas al precipitarse contra tierra cerca del municipio de Shahedshahr.

El Ministerio iraní de Transportes ha explicado que sufrió un incendio en un motor y el piloto perdió el control. El equipo iraní que investiga el incidente asegura que el comandante no se comunicó con los controladores aéreos.

Las autoridades de ese país han achacado lo ocurrido a un fallo mecánico. Así mismo, han asegurado en un informe publicado este jueves que el avión estaba dando atrás hacia el aeropuerto de despegue en el momento del accidente.

Lo único que pudo hacer el piloto es dirigir el avión hacia un campo de fútbol cercano evitando un área residencial”, dijo un testigo, Aref Geravand, a la citada agencia de noticias. “Se estrelló cerca el campo, en un canal de agua”, añadió.

“Era uno de nuestros mejores aviones”, ha asegurado la aerolínea ucraniana, “dada la experiencia de la tripulación, la probabilidad de error es mínima, ni siquiera consideramos esa posibilidad”.

Los aviones Boeing 737-800 han sufrido varios accidentes mortales en los últimos años, incluido uno en Rusia en 2016 con 62 víctimas y otro en India en 2010 con más de 150. El año pasado fueron sometidos a inspecciones y reparaciones tras reportarse grietas en sus alas.

Se trata en cualquier caso de un modelo diferente al Boeing 737 MAX, que fue retirado temporalmente en todo el mundo tras dos accidentes mortales en un plazo de cinco meses con 346 víctimas mortales.

Las autoridades aéreas iraníes han encontrado las dos cajas negras que registraron los últimos instantes del avión, pero se han negado a entregarlas a las cajas negras a Boeing, que es una empresa estadounidense.  La ley internacional da al país donde ocurre el incidente la autoridad para liderar la investigación.

Expertos citados en medios de comunicación han especulado sobre otros posibles motivos para este incidente, más allá de un fallo técnico: el grupo OPS, que monitorea el riesgo para la aviación civil, ha sugerido que pudo tratarse de un ataque como el sufrido por el vuelo de las aerolíneas malayas derribado por un misil en 2014 en Ucrania; murieron 283 personas en un incidente atribuido a fuerzas pro-rusas.

Un video difundido en medios parece recoger el momento del accidente, aunque la grabación no ha sido verificada aún. Un experto citado por el diario The Washington Post asegura que el avión pareció romperse antes de caer a tierra.

Oleksiy Danilov, secretario del Consejo de Seguridad de Ucrania, declaró a medios locales que las autoridades tenían varias hipótesis sobre el accidente.

"Un ataque con un misil, posiblemente un misil Tor, es una de las principales [teorías] ante la aparición de información en internet sobre el hallazgo de partes de un misil cerca del lugar del siniestro”, apuntó Danilov, que no ofreció más detalles ni dijo dónde vio la información en internet.

Irán no comentó de inmediato estas declaraciones.