Qasem Soleimani: el 'Comandante en las Sombras' cuyo asesinato puede provocar una guerra contra Estados Unidos

Tuvo una infancia humilde en las montañas, fue un héroe de guerra, y se convirtió en protagonista de canciones y camisetas. Trump ordenó acabar con su vida. Esto es lo que puede ocurrir ahora.

La muerte del general iraní Qasem Soleimani en un ataque aéreo de Estados Unidos en Bagdad (Irak) este jueves probablemente unirá a su país y sus aliados en duelo por el hombre que algunos consideraron el segundo líder más poderoso de Irán.

Pero poco se sabe fuera de Oriente Medio acerca de un hombre que jugó un papel clave en conflictos en toda la región.

Soleimani, de 62 años, dirigió la fuerza élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, que también reporta al líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei. Pero también ha sido acusado de controlar milicias en toda la región, incluyendo Irak, Líbano y Siria.

Desde el abogado personal del presidente, Donald Trump, Rudy Giuliani, hasta la senadora demócrata Elizabeth Warren, lo han catalogado de asesino.

Al anunciar su muerte, el Pentágono culpó a Soleimani de orquestar una serie de asaltos contra bases aliadas en Irak en los últimos meses, y de un ataque con cohetes la semana pasada que mató a un contratista estadounidense e hirió a otros cuatro militares.

Esto provocó que Estados Unidos llevara a cabo cinco ataques aéreos en Irak y Siria contra los depósitos de armas de Kataeb Hezbollah, grupo de milicias respaldado por Irán que, según dijo, fueron responsables del ataque. A su vez, esos bombardeos -que provocaron la muerte de 25 personas- impulsaron a cientos de partidarios de la milicia a asaltar el martes 31 de diciembre el complejo de la embajada estadounidense en Bagdad.

El Pentágono también dijo que Soleimani había estado desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en otras partes de la región.

El ayatolá Ali Khamenei, por su parte, consideró a Soleimani este viernes como “un mártir”, y declaró tres días de duelo nacional por su muerte y la de otros altos funcionarios muertos en el ataque aéreo.

"Fue un ejemplo estelar de aquellos educados y nutridos en el Islam", dijo Khamenei en un comunicado el viernes que también pidió "una venganza severa".

Estados Unidos ha instado a sus ciudadanos a abandonar Irak, por temor a atentados en represalia.

Soleimani dirigió el Quds, designado por los Estados Unidos como una organización terrorista extranjera y considerado el operativo de inteligencia más poderoso en la región durante más de dos décadas.

Estuvo detrás de la toma de la ciudad iraquí de Kirkuk, rica en petróleo, de manos de las fuerzas kurdas aliadas estadounidenses en 2017. Y ayudó al Gobierno iraquí y a las milicias chiítas a negociar para evitar cualquier oposición militar,  lo que fue interpretado como un golpe estratégico para Estados Unidos.

Enemigo del Estado Islámico y de EEUU

ASoleimani también se le atribuye la lucha contra un enemigo estadounidense, el Estado Islámico (ISIS) en Irak. En una carta pública de 2017, denunció el "movimiento malvado" que logró "engañar a decenas de miles de jóvenes musulmanes" en Irak y Siria, al tiempo que culpó a Estados Unidos por el ascenso y la propagación del ISIS, lo cuál es falso.

Irán había lanzado ataques aéreos contra combatientes del ISIS en las afueras de Bagdad a fines de 2014, justo cuando Estados Unidos y sus socios de coalición se enfrentaban al grupo extremista.

ISIS, compuesto por extremistas sunitas, estaba ideológicamente en conflicto con Soleimani, defensor del régimen chiíta iraní. Los creyentes sunitas y chiitas representan dos ramas del Islam, a menudo enfrentadas.

Soleimani y sus comandantes estuvieron en primera línea en Irak y su nombre se convirtió en sinónimo de victorias atribuidas a las fuerzas terrestres iraquíes. Se había presentado como la cara de la ofensiva en Tikrit, una ciudad que cayó bajo el control de ISIS en 2014.

Irán buscó resaltar sus esfuerzos contra ISIS mientras protestaba por su muerte el viernes. Zarif dijo que el general asesinado había dedicado su vida "a combatir la tiranía, la opresión, el terror y el extremismo".

Soleimani tuvo una infancia pobre en las montañas del este de Irán y pasó de ser un trabajador de la construcción a escalar en las filas del ejército de Irán en su juventud, después de la Revolución Islámica de 1979.

Se hizo conocido como héroe de guerra y un patriota, arriesgando su vida para minimizar las bajas entre sus hombres en la guerra Irán-Iraq de la década de 1980, según un informe del Instituto de Empresa Estadounidense para la Investigación de Políticas Públicas de 2011.

Soleimani apoyó al grupo militante libanés Hezbollah y el presidente sirio, Bashar Assad. Las Naciones Unidas le impusieron una congelación de activos y la prohibición de viajar en 2007, y Estados Unidos lo sancionó nuevamente en respuesta a su presunta participación en la guerra siria en 2011.

Conocido durante mucho tiempo como el Comandante de las Sombras en los medios occidentales, su perfil se elevó en 2015 cuando los medios iraníes comenzaron a publicar fotos de él en el campo de batalla guiando la guerra contra ISIS. Su rostro pronto apareció en las camisetas y su nombre era mencionado en los videos musicales chiítas. Su poder se comparó con el de un vicepresidente.

Al menos 14,000 soldados estadounidenses se han desplegado en la región del Golfo desde mayo en respuesta a las preocupaciones sobre la agresión iraní. Estados Unidos culpa a Irán por los ataques a los petroleros en el Golfo Pérsico el año pasado y un ataque a sitios petroleros clave en Arabia Saudita en septiembre.

Trump retiró a Estados Unidos de un acuerdo nuclear entre Irán y las potencias mundiales en 2018 y ha impuesto una ola de sanciones económicas a la industria petrolera del país, así como a la banca y otros sectores clave. El acuerdo nuclear de 2015 alivió las sanciones de EE. UU. y la ONU contra Irán a cambio de límites al programa nuclear de Teherán.