Cruzó la frontera para entregar regalos a migrantes en México. Una pequeña caja frustró su plan y fue detenida

Anamichelle Castellano pudo pasar el día de Navidad con los suyos en Texas, tras horas arrestada, pero su carro con los presentes navideños sigue retenido por las autoridades mexicanas.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Una mujer que cruzó desde Estados Unidos a México para deleitar a migrantes varados en la frontera con regalos de Santa Claus pudo finalmente pasar el día de Navidad con los suyos, tras ser liberada después de que las autoridades mexicanas la detuvieran por violar una estricta ley en ese país.

Anamichelle Castellano cruzó este lunes el paso fronterizo desde Bronwsville, Texas, hasta la ciudad mexicana de Matamoros con la intención de entregar regalos de Navidad en un campamento donde están albergados centenares de migrantes que esperan que sus peticiones de asilo sean tramitadas en los tribunales de inmigración en Estados Unidos, pero una pequeña caja de municiones truncó sus planes.

Los familiares de Castellano reconocieron la existencia de la munición que los agentes fronterizos mexicanos hallaron en el carro de la detenida pero que, a su juicio, había sido olvidada por su esposo después de una jornada de caza, una de sus aficiones.

Castellano dijo que pasó el lunes por la noche durmiendo en un sofá con su hija de nueve años en una oficina del gobierno, según la declaración que ofreció a una persona que pensó era un fiscal, según reporta The Guardian. Horas después se le permitió ir, atestigua la misma declaración.

La mujer y su esposo, Jehu, que operan una organización sin fines de lucro llamada Fundación Socorro, se dirigieron a Matamaros en la víspera de Nochebuena junto con otros voluntarios para entregar a los migrantes varados cientos de carpas que habían hallado sin utilizar en el lado estadounidense del Río Grande.

Castellano precisó que su idea era manejar su carro hasta territorio mexicano pero por una avería tuvo que usar el de su marido, quien horas después también cruzó el paso fronterizo para ayudar en la entrega de las carpas. En ese auto que manejaba la arrestada fue dónde se encontró la caja con munición, que según la detenida, no era "más grande que la palma de la mano".

Genaro López, el padre de Castellano, confirmó este miércoles que su hija fue liberada el martes y se le permitió regresar a Estados Unidos pero sin el vehículo con aproximadamente 300 regalos envueltos que llevaba para los migrantes indocumentados porque todavía están en México.

"Nuestra fe es muy fuerte. Dios no parpadeó. Tenía un plan", manifestó López.

El caso de Castellano se produce en el marco de la política de la administración del presidente Donald Trump enviar a México a solicitantes de asilo mientras sus casos se resuelven en Estados Unidos dentro del programa 'Permanece en México'.

Lee también:

Bajo temperaturas congelantes: niños inmigrantes prefieren permanecer en la frontera y esperar por su asilo político

Informe denuncia al menos 636 casos de secuestro, violación y ataque a solicitantes de asilo en México