IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El vaporizador de marihuana se dispara entre los adolescentes, duplicándose desde 2018

En solo un año, entre 2018 y 2019, el porcentaje de estudiantes de último año de secundaria que informaron de vapear en el último mes aumentó del 7,5% al 14%.

Según un análisis publicado el miércoles en el Journal of the American Medical Association, la cantidad de adolescentes que consumieron marihuana a través de un vapeador ha aumentado dramáticamente en los últimos dos años, aumentando a un ritmo casi récord. En solo un año, entre 2018 y 2019, el porcentaje de estudiantes de último año de secundaria que informaron de vapear en el último mes aumentó del 7,5% al 14%.

El análisis examinó los datos de la encuesta Monitoring the Future, un informe anual sobre el consumo de drogas entre 42,000 estudiantes de octavo, décimo y doceavo grado en 392 escuelas de todo el país.

La duplicación de las tasas de vapeo de marihuana en el informe de este año es el segundo salto más grande en un solo año para cualquier sustancia desde que comenzó la encuesta en 1975. El mayor aumento fue entre 2017 y 2018, cuando el uso de nicotina, impulsado por el vapeo, se disparó entre los adolescentes. Los investigadores publicaron datos sobre las tasas de vapeo de nicotina en adolescentes de 2019 de la misma encuesta en septiembre.

Los nuevos números ilustran "cuán rápidamente el vapeo se ha instaurado en la cultura de los adolescentes", señaló la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, que financió la encuesta.

El 7% de los estudiantes de octavo grado informaron que fumaron marihuana en 2019, en comparación con el 4,4% en 2018. Entre los estudiantes de décimo y doceavo grado, los aumentos son casi idénticos: el 19,4% de los estudiantes de segundo año de secundaria y el 20,8% de los estudiantes de secundaria dijeron que vaporizaron marihuana en 2019, un aumento de 12,4% y 13,1% en 2018 respectivamente.

La encuesta encontró que algunos jóvenes están consumiendo marihuana casi todos los días: 3,5% de los alumnos de duodécimo grado y 3% de los alumnos de décimo grado. A menudo, los adultos que los rodean no son conscientes del uso de drogas porque los bolígrafos y las plumas de cera, como se suele llamar a los dispositivos, se ocultan fácilmente y no emiten olor.

No hubo diferencia significativa en el consumo entre los adolescentes que viven en Estados que han aprobado leyes que legalizan el uso recreativo de la marihuana. Pero los expertos en abuso de sustancias dicen que la legalización de una sustancia puede conducir a una disminución percibida de su riesgo, especialmente cuando se trata de adolescentes.

"Existe la impresión de que la marihuana no es adictiva en absoluto", recordó la doctora Sharon Levy, directora del programa de la adicción en el Hospital Infantil de Boston. "No es raro que me encuentre con niños y, a veces, incluso con sus padres, que no han escuchado que estas sustancias pueden ser adictivas", señaló.

Además, el cerebro de los adolescentes todavía se está desarrollando, lo que los hace particularmente susceptibles a los efectos de la nicotina y el THC, el principal ingrediente psicoactivo de la marihuana.

En general, la droga ilegal más consumida es la marihuana en cualquier forma, una estadística que se mantiene estable durante años. Pero desde 2018, el número de estudiantes de octavo grado y décimo que dijeron que consumen marihuana todos los días se ha incrementado significativamente.

Las implicaciones para la salud de tantos jóvenes vapenado marihuana con tanta frecuencia puede que no se conozcan plenamente durante años. Vaporizar el THC y luego inhalarlo profundamente en los pulmones tiene un efecto en el cuerpo que es más potente que los porros tradicionales de las generaciones anteriores. Los dispositivos de vapeo llegaron a lo largo de la década de 2000 y "esencialmente han perfecionado el consumo de drogas", aseguró Levy.

Vapear "puede llevar la droga hasta los pulmones, donde el rico lecho vascular absorbe estas moléculas muy rápidamente y envía una inyección real de estas cosas directamente a su cerebro", explicó Levy a NBC News. Y debido a que los aceites para los vapeadores son a menudo muy concentrados, un golpe libera una dosis mucho más alta de que lo haría fumando.

RELACIONADAS:

“El brote sigue a un ritmo rápido”. Ya hay más de 1.000 enfermos por vapeo y al menos 19 muertes relacionadas

Confirman que derivado de vitamina E es un “fuerte culpable” de las enfermedades y muertes por el vapeo