Un informante secreto denuncia horribles muertes de inmigrantes y graves irregularidades médicas de ICE

La agencia federal “no tomó las medidas apropiadas” a pesar de las denuncias, según un informante confidencial. Estos son los casos más relevantes

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un informante ha denunciado anónimamente prácticas ilegales o irregulares del Servicio de Inmigración y Control de Fronteras (ICE, en inglés), que provocaron la muerte de al menos tres indocumentados por negligencias médicas (dos fueron sometidos a cirugías prevenibles), según un informe confidencial al que ha tenido acceso la web informativa Buzzfeed News.

Noticias Telemundo no ha tenido acceso a este documento ni conoce la identidad del informante secreto. ICE ha respondido a la citada web reiterando que “se toma muy en serio la salud, seguridad y bienestar” de los detenidos, “incluidos aquellos con afecciones médicas o que nunca antes habían recibido atención médica adecuada”.

Las acusaciones aparecen mencionadas en un memorando enviado por el responsable de Derechos y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional, Cameron Quinn, a la cúpula directiva de ICE.

Las denuncias del informante fueron recibidas por primera vez por el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional en abril de 2018. En julio, el inspector las envió al responsable de Derechos y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional, Cameron Quinn, que posteriormente mandó un memorado a la cúpula directiva de ICE.

El informante, cuya identidad está protegida por ley, es descrito en ese documento como alguien en los Cuerpos de Salud de ICE (IHSC, en inglés), encargados de proporcionar atención y supervisión médica a los detenidos (más de 50,000). BuzzFeed News desconoce su identidad.

Esta persona denunció además que los directivos de IHSC no atendieron sus denuncias: “No tomaron las medidas apropiadas”.

El memorando describe lo sucedido con 17 inmigrantes en nueve centros de detención en seis estados. Entre ellos, destacan estos casos:

- El 5 de diciembre de 2017, la madre de un niño de 8 años se quejó a los funcionarios del centro de detención de familias ubicado en Dilley (Texas) de que el dolor de oído de su hijo había empeorado en las últimas dos semanas. El personal médico del centro le diagnosticó una infección y le recetó gotas.

Get the noticias newsletter.

El 23 de diciembre, el menor sufrió convulsiones y fue trasladado a un hospital, donde se le diagnosticó un tumor hinchado de Pott, una infección poco habitual en el cráneo atribuida a una infección del oído mal tratada. Los médicos tuvieron que extirpar quirúrgicamente parte del hueso frontal del cráneo del niño.

El informante asegura que la Unidad de Gestión de Calidad Médica de ICE analizó el caso y descubrió que “la atención médica inadecuada brindada por [el centro de detención] fue un factor contribuyente que causó daños". Ese informe se envió a los directivos del IHSC, que, según denuncia, “no tomaron las medidas apropiadas”.

- En centro de detención Eloy, en Arizona, la Unidad de Control de Calidad alertó varias veces al psiquiatra sobre “el empeoramiento de los síntomas relacionados con la psicosis de un inmigrante, pero el psiquiatra no lo trató”, según el memorando. El hombre “se volvió tan inestable que laceró su pene, requiriendo hospitalización y cirugía”, añade el informe.

Medicinas inadecuadas

- En el Centro de Detención Stewart, en Lumpkin (Georgia), un hombre “supuestamente estaba sangrando por la piel y tenía cambios en la visión”, según el informante. Se le recetaron aspirinas durante seis días, hasta que finalmente fue hospitalizado en estado crítico.

La Unidad de Control de Calidad “determinó que la terapia con aspirina puede haber causado un daño que podría haber resultado en una muerte”. Se notificó al IHSC “las violaciones de políticas y procedimientos”, pero “el liderazgo no tomó las medidas apropiadas”, según el denunciante.

- También en Eloy, un detenido recibió antidepresivos en vez de medicamentos antipsicóticos, según el memorándum, “lo que probablemente empeoró su psicosis”.

- Cuatro inmigrantes que padecían adicción a drogas sufrieron graves síntomas de abstinencia mientras estaban bajo custodia de ICE. Uno adicto a los opioides fue objeto de “un error de medicación”; dos adictos a las benzodiacepinas sufrieron retrasos su tratamiento; otro “sufrió abstinencia severa de alcohol y delirios y fue hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos”.

Muertes por negligencia grave

- Ronald Romero fue deportado y detenido de nuevo por la Patrulla Fronteriza el 8 de mayo de 2018; seis después fue transferido al centro de detención Port Isabel de ICE en Los Fresnos (Texas). Al día siguiente comenzó a sentirse enfermo y a quejarse de mucho dolor.

Romero le dijo al personal médico que había estado recibiendo gotas y antibióticos por una infección de oído mientras estaba bajo custodia de la Patrulla. Recibió el mismo tratamiento, pero más tarde empezó a sentirse confundido y tuvo problemas para despertarse. Falleció 24 horas después en un hospital; la autopsia reveló que murió a consecuencia de una infección generalizada causada por meningitis.

Su familia ha demandado al Gobierno por ofrecerle insuficiente atención médica. El informante calificó la atención médica brindada a Cruz como “gravemente negligente”.

- El informante también calificó de “deplorable” la atención ofrecida a Roger Rayson, un jamaicano de 47 años que falleció dos meses después de ser detenido por ICE por un linfoma no Hodgkin de rápido crecimiento pero tratable.

- Efrain De La Rosa se suicidó en 2018 en el centro de detención Stewart. Fue diagnosticado con esquizofrenia y trastorno bipolar y estaba recluido en régimen de aislamiento bajo vigilancia suicida. Fue transferido a un centro de salud mental, donde, a pesar de que anunció su deseo de morir, no recibió cuidados apropiados