“Parecía que estaba muerta”. Así una mujer se salvó tras más de seis horas en paro cardíaco

Una mujer británica residente en España fue rescatada tras sufrir una hipotermia severa en alta montaña. Cree que el hecho de sobrevivir fue "como un milagro"
Audrey Mash (en el centro), la mujer británica que sobrevivió tras más de seis horas en parada cardíaca. En la foto, junto a los médicos que la salvaron.
Audrey Mash (en el centro), la mujer británica que sobrevivió tras más de seis horas en parada cardíaca. En la foto, junto a los médicos que la salvaron.Hospital Vall d'Ebron / Hospital Vall d'Ebron

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Audrey Mash, una mujer británica residente en España, revivió mediante una técnica médica después de estar más de seis horas en paro cardíaco al sufrir el pasado 3 de noviembre una hipotermia severa. 

Es el único caso de este tipo documentado en ese país europeo y uno de los de paro cardíaco más prolongada descritos en el mundo, según explicaron los médicos que la atendieron. 

La mujer, de 34 años, fue sorprendida por una tormenta de nieve en una travesía de montaña a más de 2.000 metros de altitud en la región de Cataluña, en el noreste de España. Estaba junto a su marido, Rohan Schoeman.

Como cuentan el diario The Guardian y la agencia AFP, alrededor de la 1 pm, Schoeman notó que su esposa hablaba de manera extraña y se volvía incoherente. Poco después, dejó la mujer de moverse y cayó inconsciente. 

Su marido solicitó la ayuda a unos amigos para pedir socorro. Pero el mal tiempo retrasó el rescate y para cuando un equipo de emergencia logró alcanzar a la pareja, ya eran las 3.30 p.m.

Tras trasladarla en helicóptero a una zona de menor altitud, se le aplicaron las primeras maniobras sanitarias para intentar salvarla, según un comunicado del Hospital Vall D’Ebron, la instalación médica de Barcelona que se encargó posteriormente de su atención. Durante esas primeras operaciones, los rescatistas constataron que Mash sufría una hipotermia severa (64,4 Fº).

La decisión que se tomó en esos momentos fue trasladarla al Vall D’Ebron. Cuando Mash llegó allí, su corazón “no tenía actividad eléctrica, no había signos vitales, tenía la piel fría y livideces”, explicó el doctor Eduard Agudo. “Parecía que estaba muerta, pero sabíamos que, en el contexto de una hipotermia, Audrey tenía posibilitados de sobrevivir”, agregó

Los médicos procedieron a aplicarle un método de intervención innovador a través de un dispositivo llamado ECMO. 

Este dispositivo, utilizado por primera vez en España para una reanimación, consiste en una máquina que se conecta al sistema cardíaco del paciente para sustituir la función del pulmón y el corazón.

La máquina extrae la sangre de una vena, la calienta, la oxigena y la reintroduce al organismo por una arteria.

Más de seis horas después de que los rescatistas la encontraran en paro cardíaco y cuando su cuerpo ya había alcanzado los 30 grados, los médicos intentaron reanimarla.

Argudo dijo que tras aplicarle una descarga eléctrica para ver si reaccionaba. “Asi sucedió”, dijo Agudo, quien añadió que el corazón volvió a palpitar sin que quedaran ninguna secuela ni daños neurológicos en la mujer.

Según este doctor, parte del éxito se debe a la hipotermia. "La hipotermia la mata y la salva al mismo tiempo. Con el frío, el metabolismo disminuye, los órganos necesitan menos sangre y menos oxígeno y eso permite que el cerebro se mantenga bien", explicó.

Ahora Mash, que vive en Barcelona desde hace dos años, puede hacer vida normal, según los médicos. Solo le han quedado algunas secuelas en las manos por el frío. 

“Es increíble que haya sobrevivido”, aseguró Mash en declaraciones recogidas por la cadena británica BBC. “Es como un milagro”, agregó. 

La británica dijo también que no recuerda “nada” de ese día, según el diario español El Periódico de Catalunya. Se siente “feliz” y “agradecida”, y considera que quienes se ocuparon de su rescate y de salvarla hicieron “más que lo normal” para ella. 

Cuando despertó, se sentía “confundida”, contó a la agencia EFE. Pero después también realizó que no quiere cambiar su vida en Barcelona ni perder la pasión por la montaña.