Secuestro masivo en Guanajuato: se llevan a una veintena de jóvenes de un centro de rehabilitación y 13 aparecen golpeados

Un grupo armado entró al anexo y a punta de pistola se llevaron a 23 personas. Querían saber quién les vendía la droga.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Al menos 13 jóvenes secuestrados en Irapuato, en el estado mexicano de Guanajuato, fueron liberados este jueves. Habían sido raptados el miércoles por un comando armado junto con otros 10 internos (23 en total) de un centro de rehabilitación para enfermos adictos, según informaron a Noticias Telemundo familiares y la responsable del instituto.  

La madrugada del miércoles, más de una veintena de hombres armados irrumpieron en el centro de rehabilitación Jesús es mi salvador y se llevaron a 23 jóvenes que estaban internados allí, informó Carlos Zamarripa, fiscal general del estado de Guanajuato.

Vecinos de la colonia San Juan de Retana, en Irapuato, dijeron que sujetos con armas de alto poder llegaron en cuatro camionetas en la madrugada, derribaron el portón del centro y se llevaron a punta de pistola a los internos.  

Los 13 jóvenes liberados este jueves aparecieron con marcas de golpes y signos de tortura, dijo la mujer encargada del centro de tratamiento, quien ha pedido el anonimato por temor a represalias.

“Algunos de ellos han dicho que fueron interrogados para saber, sobre todo, un tema, el tema de la distribución de droga en el municipio de Irapuato”, dijo Zamarripa.

Se desconoce el paradero de los otros 10 internos, aunque algunos de ellos ya se habrían puesto en contacto con sus familiares, según informó la encargada del centro.

La secretaría de Salud de Guanajuato indicó que el centro presentó su registro apenas el 31 de octubre y sus permisos aún estaban en trámite. La visita de las autoridades, que tienen 60 días para concretarla, todavía estaba pendiente.

En seguimiento a una llamada al número de emergencias 911, alrededor de 10 patrullas de la policía municipal llegaron al centro la mañana del miércoles y confirmaron el plagio masivo. La secretaría de Seguridad local informó de los hechos por medio de la red social Twitter.

  “Desde el momento del reporte un equipo multidisciplinario de la Agencia de Investigación Criminal lleva a cabo las acciones de investigación para obtener datos de prueba que permitan esclarecer el mecanismo de hechos, así como las identidades y número de personas que fueron privadas de su libertad”, informó la fiscalía en otro comunicado.

Los familiares de los internos denunciaron la desaparecieron ante las autoridades y les exigieron una respuesta pronta.

“Estamos muy preocupados, no sabemos dónde están nuestros familiares. En la madrugada nos llamaron para decirnos que se habían llevado a los jóvenes”, dijo entonces María, hermana de uno de los internos, según recogió el diario El Financiero.

“Sea lo que sea es mi hijo, así sea un ratero o un drogadicto, es mi hijo”, dijo a ImagenTV Verónica López, una de las madres que esperaban afuera de la fiscalía el miércoles para recibir información.

Al menos uno de los internos secuestrados acudió a un hospital tras su liberación este jueves, donde lo trataron por una complicación relacionada con su condición diabética, informó Zamarripa.

Un estado violentado por los cárteles

Aunque no se ha identificado de manera oficial al grupo responsable del secuestro, los hechos sucedieron en el contexto de una cruenta lucha entre dos organizaciones criminales dedicadas al robo de combustible y el tráfico de droga en la zona, el cártel de Santa Rosa de Lima y el cártel Jalisco Nueva Generación.

En los últimos años, Guanajuato ha vivido un aumento en los índices de violencia que se atribuye en buena medida al conflicto entre estas dos organizaciones criminales. Este año ocupó el primer lugar en número de homicidios con casi 1,400; mientras que en 2015 ocupaba el lugar 16 en la lista de 32 estados, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En México, secuestrar a jóvenes se ha convertido en una práctica recurrente de organizaciones criminales, quienes los obligan a trabajar para ellos bajo amenazas y torturas, como ha podido constatar una investigación de Noticias Telemundo.

Aunado a ello, los enfermos en recuperación de adicciones al alcohol y las drogas han sido blancos de grupos criminales en diversos estados, desde hace tiempo.

El pasado 16 de julio, un grupo armado asesinó a cinco hombres en un centro de rehabilitación en Morelia, Michoacán, en el occidente de México, reportó el portal de noticias web Infobae. El 15 de agosto, seis personas murieron en un centro en Manzanillo, Colima, cuando hombre armados ingresaron a las instalaciones y dispararon contra los internos.

Entre 2010 y 2018, el medio citado registró al menos cinco ataques contra centros de rehabilitación o anexos, como se les llama dentro de los grupos de Alcohólicos Anónimos en México. Más de 50 personas murieron en estas agresiones.