El Pentágono defiende millonario contrato con compañía partidaria de Trump para construir el muro fronterizo

El Pentágono defiende concesión de contrato de $400 millones a empresa partidaria de Trump para construir parte del muro fronterizo en Arizona. Los demócratas del Congreso exigen rendición de cuentas.

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

WASHINGTON.— El Pentágono defendió este miércoles el contrato de $400 millones de dólares para la construcción de parte del muro fronterizo que otorgó a una compañía partidaria del presidente Donald Trump, al afirmar que el proceso se hizo bajo normas establecidas y que la empresa ofreció “el mejor valor” para el proyecto.

La concesión del contrato a Fisher Sand and Gravel, una empresa de Dakota del Norte y cuyo ejecutivo principal es un importante donante del Partido Republicano, ha levantado ampollas entre los demócratas del Congreso, que han criticado lo que perciben como opacidad en el proceso.

El Pentágono anunció el contrato el lunes pasado, que servirá para construir 31 millas de muro en el Refugio Nacional de Vida Salvaje en Cabeza Prieta, en el Condado Yuma del estado fronterizo de Arizona. Se prevé que el proyecto concluya a finales del próximo año.

El principal ejecutivo de la empresa, Tommy Fisher, es un influyente donante republicano y en diversas apariciones en la cadena Fox News, se ha jactado de que Fisher Sand and Gravel podría completar el muro con más celeridad que el Pentágono.

Datos de "Open Secrets", un grupo que rastrea el dinero en la política en EEUU dan cuenta de numerosas donaciones individuales que Tommy  Fisher, u otros empleados de su empresa, han dado a legisladores republicanos desde al menos 2007

¿Cuántas empresas participaron?

En declaraciones este miércoles a Noticias Telemundo, Raini W. Brunson, un portavoz del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, a cargo del proceso de licitación, defendió el proceso para otorgar el contrato a Fisher Sand and Gravel.  

“El Cuerpo de Ingenieros del Ejército otorga contratos con apego a la Regulación Federal sobre Adquisiciones y sus suplementos. Las compañías reciben contratos cuando se determina que éstas proveen el mejor valor al gobierno para la acción de licitación particular que se lleva a cabo”, explicó Brunson.

“No es inusitado que las empresas que someten ofertas para contratos gubernamentales durante un periodo de tiempo, a veces tengan éxito con las ofertas y otras no”, agregó.

Brunson dijo que no podía dar detalles sobre el proceso de licitación ni sobre los criterios utilizados, porque son asuntos “sensibles”.

Sí confirmó que la entidad militar solicitó cinco ofertas, y recibió tres. Pero no dijo cuántas ni cuáles empresas participaron en la licitación del contrato.

Get the noticias newsletter.

Según informó en mayo pasado el diario The Washington Post, Trump intercedió a favor de la empresa y presionó en diversas ocasiones tanto al Departamento de Seguridad Nacional como al Cuerpo de Ingenieros del Ejército (“US Army Corps of Engineers”, USACE) a que se le concediera el contrato.

 Soló que las autoridades del Pentágono le informaron entonces que las ofertas de la empresa -parte de Fisher Industries- “no cumplían con las normas”, según el diario, que describió la alarma por la implicación personal de Trump en los entresijos del proceso de licitación gubernamental.

Brunson refirió preguntas sobre el posible papel de Trump en el proceso de licitación a la Casa Blanca.

Tras la concesión del contrato, la empresa dijo a la revista conservadora “National Review” que aplaude la oportunidad de trabajar con el gobierno en el proyecto fronterizo, para demostrar “la alta calidad” de su trabajo y su contribución para “resguardar la frontera sur”.

Demócratas exigen respuestas

Ante el aparente hermetismo del Pentágono, el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Bennie G. Thompson, envió hoy mismo una carta al Inspector General del Departamento de Defensa para exigir una revisión del contrato concedido a una empresa “frecuentemente promocionada” por Trump.

Según Thompson, desde que Trump ordenó la construcción del muro fronterizo en enero de 2017, USACE ha concedido múltiples contratos por un valor de más de $2,500 millones,  principalmente para el reemplazo de barreras ya existentes en la frontera con México.

Fisher Sand and Gravel “jamás había recibido contratos de construcción antes del 2 de diciembre, por sus propuestas supuestamente no cumplían con los requisitos operacionales… y su proyecto para un prototipo  había llegado tarde y por encima de presupuesto”, señaló Thompson.

Pese a esa situación, Trump urgió personalmente a USACE a que le diera el contrato a la empresa y, al parecer, Jared Kushner, recientemente nombrado como punta de lanza de los proyectos de contrucción fronterizos, también apoyó la selección de Fisher Sand and Gravel, agregó.

La concesión del contrato, además, se produjo una semana después de que el nuevo secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, y otros funcionarios del DHS, visitaron un muro fronterizo privado a cargo de la empresa.

Coincidencia o no, “estas acciones levantan preocupaciones sobre la posibilidad de una influencia inapropiada sobre la decisión de contratos de USACE”, afirmó Thompson.

“Por lo tanto, solicito que revise la concesión de este contrato para asegurar que la oferta sometida por Fisher Sand and Gravel Co cumplió con las normas de licitación y que USACE hizo la concesión con apego a las leyes y regulaciones que rigen las licitaciones federales”, puntualizó Thompson.

Al ser cuestionado sobre las inquietudes del Congreso, Brunson, el portavoz de USACE, dijo que la entidad “cooperará plenamente con una revisión de nuestro proceso de contratos”.

En declaraciones a Noticias Telemundo, el congresista demócrata por Arizona, Raúl Grijalva, dijo que “todo aspecto del muro fronterizo de Trump está envuelto en controversia, y el utilizar a Fox News para entrevistar a potenciales contratistas y concederles lucrativos contratos gubernamentales a expensas del dinero de los contribuyentes no es distinto”.

“Sin importar el corrupto proceso para determinar quién lo construye, el muro de Trump será ineficaz y costoso, y no será más que un monumento a sus políticas racistas que impactan negativamente a las comunidades fronterizas”, puntualizó Grijalva.

Una promesa incumplida

Trump ganó la presidencia en 2016 con promesas de construir un muro en toda la frontera sur contra la inmigración ilegal.  Sin embargo, su proyecto se ha empantanado en luchas con el Congreso –que se niega a financiar su alto costo– y en los tribunales, donde afronta varias demandas de grupos cívicos y ambientales.

El Congreso sólo ha autorizado unos $1.600 millones para la construcción del muro, cuyo costo en realidad podría superar los $20.000 millones. Ante esa resistencia, Trump declaró a principios de este año una “emergencia nacional” por la crisis migratoria en la frontera sur, para así justificar el traslado de fondos de programas del Pentágono a su proyecto del muro.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras, las autoridades sólo han podido construir 78 millas del muro fronterizo, porque el resto ha sido reemplazo o mantenimiento de barreras existentes.