El presidente de Ucrania niega las acusaciones del juicio político contra Trump

“No hablé en ningún momento con el presidente en esos términos: ‘yo te doy esto, tú me das lo otro’”, sostiene Zelenski, añadiendo que sigue necesitando la ayuda de Estados Unidos
Volodymyr Zelenskiy
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenski. Foto: Vadim Ghirda/AP.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

“No confío en nadie en absoluto”, asegura.

Volodymyr Zelenski fue actor y comediante, y ahora es presidente de Ucrania, un país al borde de la guerra con Rusia y que, al mismo tiempo, puede desalojar a Donald Trump de la Casa Blanca antes de las elecciones de 2020.

Antes de actor y presidente, a Zelenski en la escuela le “encantaban” las matemáticas.

“Te diré honestamente, la política no es una ciencia exacta”, ha asegurado en una entrevista publicada hoy, “todo en matemáticas era claro para mí. Pero aquí solo hay variables, incluidos los políticos de nuestro país. No conozco a estas personas. No puedo entender de qué están hechos. Por eso creo que nadie puede confiar. Todos simplemente tienen sus intereses”.

Al otro lado del mundo, el interés de Trump por esta entrevista ha sido claro: “¡Última hora!”, ha escrito en la red social Twitter, “el presidente de Ucrania acaba de anunciar de nuevo que el presidente Trump no ha hecho nada malo con respecto a Ucrania”.

“Si los demócratas radicales de izquierda estuvieran cuerdos, que no lo están, ¡el caso estaría cerrado!”, ha añadido Trump sobre el juicio político que se sigue en su contra en la Cámara de Representantes por presunto abuso de poder.

El presidente ha sido acusado de presionar al Gobierno de Ucrania para que investigara a uno de sus principales rivales político, el ex vicepresidente demócrata Joe Biden. Un informante anónimo presentó en agosto esta denuncia y la Casa Blanca publicó entonces una transcripción parcial de la llamada con Zelenski en julio en la que se produjo el incidente.

Trump ha reconocido haber hablado de Biden con el presidente de Ucrania (y así aparece en la llamada), pero niega haber supeditado la aprobación de ayuda económica a que ese país investigara a su rival, como denuncia el informante secreto. Ese aspecto, denominado quid pro quo (en latín, dar a cambio de algo), es la acusación central del proceso de impeachment.

¿Qué dice Zelenski?

En la entrevista publicada este lunes en la revista TIME y tres medios europeos, el presidente ucraniano asegura: “No hablé en ningún momento con el presidente estadounidense Trump en esos términos: ‘yo te doy esto, tú me das lo otro’”.

Pero también lamentó que Estados Unidos congelara temporalmente la ayuda a su país: “Si eres nuestro socio estratégico, no puedes bloquear nada para nosotros”, explica, “creo que se trata de justicia, no de un quid pro quo”.

El informante y otros testigos han dicho que la Casa Blanca quería que Zelensky anunciara públicamente una investigación sobre los Biden, y que se retuvo un paquete de casi 400 millones de dólares en ayuda militar hasta que lo hiciera.

Zelensky ha indicado que “nunca habló con [Trump] desde la posición de un quid pro quo”, agregando: “Eso no es lo mío”.

Enfatizó en cualquier caso que su país sigue necesitando el apoyo de Estados Unidos, pues, de lo contrario, se reducirían las posibilidades de que Ucrania recupere el territorio que Rusia le arrebató en 2014, en referencia a la península de Crimea.

Zelenski se refirió además a las pocas esperanzas que alberga de cara a la cumbre que tendrá lugar la semana próxima en París y que lo reunirá por primera vez con su homólogo ruso, Vladimir Putin, un encuentro que pretende enfocarse en la búsqueda de la paz entre los dos países, con los líderes de Francia y Alemania como mediadores.

“Es una victoria cuando las armas se callan y la gente habla —manifestó—. Ese ya es el primer paso”.

Para Zelenski es esencial que Estados Unidos juegue un papel más importante en las conversaciones de paz que ya se han abierto con Rusia, y que sus ayudas no se detengan.

Pero no basta con eso: “Nunca quisiera que Ucrania fuera una pieza en el mapa, en el tablero de ajedrez de los grandes jugadores mundiales, para que alguien pueda arrojarnos, usarnos como cobertura, como parte de un trato”.

Además, se mostró preocupado de que la imagen de Ucrania salga lastimada y que su país sea visto como una nación corrupta: “Las autoridades han sido corruptas durante mucho tiempo pero nosotros estamos haciendo limpieza”.

 “Cuando Estados Unidos dice, por ejemplo, que Ucrania es un país corrupto, esa es la señal más dura de todas”, lamentó.