China anuncia medidas contra fuerzas armadas de EE. UU. y ONG tras acusar a Washington de interferir en sus asuntos

El presidente, Donald Trump, firmó la semana pasada un proyecto de ley en apoyo al movimiento antigubernamental que protesta desde hace meses en Hong Kong
Una bandera de Estados Unidos expuesta este domingo durante una marcha antigubernamental en Hong Kong.
Una bandera de Estados Unidos expuesta este domingo durante una marcha antigubernamental en Hong Kong.  AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

China ha anunciado este lunes medidas sancionatorias contra las fuerzas armadas de Estados Unidos en respuesta a un proyecto de ley firmado recientemente por el presidente, Donald Trump, que Pekín considera un intento de interferir en sus asuntos internos. 

En concreto, el país asiático ha informado que va a prohibir a buques y aviones militares estadounidenses hacer escalas en Hong Kong, ciudad con administración especial sujeta a su soberanía. Así mismo, el Gobierno chino ha anunciado también sanciones a ONG que, según su posición, estarían fomentando protestas antigubernamentales en esta ex colonia británica. 

La norma objeto de sus acusaciones, aprobada por el Congreso de EE. UU. antes de que Trump la firmara el pasado miércoles, establece sanciones a funcionarios chinos y de Hong Kong en el caso de que cometan abusos contra los derechos humanos en esta ciudad, donde se producen desde hace varios meses masivas protestas de opositores de Pekín. 

China no se lo tomó nada bien, y ya la semana pasada aseguró que pondría en marcha contramedidas. Además de las que pretende dirigir a las fuerzas armadas estadounidenses, este lunes también ha anunciado otras contra ONGs como Human Rights Watch (HRW). Este episodio de tensión se produce en un periodo en el que Washington y Pekín han estado intentando negociar el fin de la guerra comercial en curso entre ambos países. 

En la rueda de prensa diaria del Ministerio de Asuntos Exteriores, la portavoz de este departamento, Hua Chunying, consideró que la convalidación de la llamada "Ley de Derechos Humanos y Democracia en Hong Kong" aprobada en Estados Unidos "es una grave violación de la ley internacional".

"En respuesta a esto hemos decidido suspender la revisión de cualquier solicitud de buques y aviones militares americanos para hacer escala en Hong Kong”, indicó Hua. 

Barcos militares estadounidenses atracan regularmente en Hong Kong, en visitas que permiten a los marines "recuperarse" en la excolonia británica.

Pekín ya había bloqueado dos visitas de embarcaciones estadounidenses en agosto, según la Marina de Estados Unidos. Una visita de la US Navy tuvo lugar en abril, antes del inicio en junio de las protestas en Hong Kong.

Hua también afirmó que China incrementará “las sanciones a las ONG americanas que se comportan mal en los disturbios".

Además de HRW, las organizaciones no gubernamentales estadounidenses que serán sancionadas por China, según la portavoz, son la Fundación Nacional para la Democracia, el Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales, el Instituto Republicano Internacional y Freedom House.

Hua señaló que "muchos hechos y pruebas" demuestran que esas ONG "apoyan el movimiento anti-China" en Hong Kong y "les animan a comprometerse en actividades violentas y criminales e instigar estas actividades separatistas". Sin embargo, no concretó qué medidas sancionatorias se tomarían en su contra. 

China ha acusado repetidamente a grupos y gobiernos extranjeros de fomentar las manifestaciones de protesta en Hong Kong. En ellas, los participantes piden a Pekín más democracia y autonomía. 

Durante estos meses convulsos, ha habido varios momentos de violencia, y acusaciones de opositores y sus partidarios a China de abusar de la fuerza para reprimir las protestas. La ONU pidió en agosto abrir una investigación para aclarar cómo actuaron las fuerzas de policía chinas en la ciudad.

Trump, que busca reestablecer delicados equilibrios comerciales con China tras meses de sanciones económicas recíprocas y de creciente preocupación internacional por las amenazas de estabilidad que estas relaciones tensas conllevan, ha mantenido posiciones a veces ambiguas sobre la situación en Hong Kong.

En algún caso, calificó las protestas como “disturbios”, pero también pidió al Gobierno chino que actúe con moderación. 

Derek Mitchell, presidente del Instituto Democrático Nacional, una de las ONG sancionadas, dijo en Hong Kong la semana pasada que las acusaciones de que tenía colusiones con los manifestantes eran "evidentemente falsas".

Mientras tanto, trabajadores del sector publicitario de Hong Kong empezaron una huelga en apoyo al movimiento antigubernamental. Este domingo, más de 10,000 personas marcharon para pedir al Gobierno que aborde sus demandas después de que una semana antes los candidatos que apoyan las protestas obtuvieron una victoria aplastante sobre los del bando pro-Pekín en elecciones locales. 

RELACIONADAS

Trump firma proyectos de apoyo a protestas contra China. Pekín se enfurece. Y la guerra comercial sigue de fondo