El ‘zar’ migratorio de Trump abandona una cena de escuela al ser enfrentado a gritos por un ex compañero

El exgobernador demócrata de Maryland increpó en público al director de USCIS por la política migratoria del “presidente fascista”. Así respondió
Ken Cuccinelli
RICHMOND, VA - NOVEMBER 05: Virginia Attorney General Ken Cuccinelli waves goodbye to supporters after conceding the Virginia Governor's race to Terry McAuliffe during an election night appearance before supporters November 5, 2013 in Richmond, Virginia. Cuccinelli became the first state attorney general to file a lawsuit against the Affordable Care Act when it was passed in 2010. (Photo by Win McNamee/Getty Images)Getty Images / Getty Images

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Un político demócrata y otro republicanos protagonizaron ayer una trifulca verbal en un pub de Washington DC a cuenta de la política migratoria del Gobierno presidido por Donald Trump.

Ambos estudiaron en la escuela secundaria privada Gonzaga, en la capital, y aunque se graduaron con cinco años de diferencia, en la noche del miércoles acudieron a una cena para antiguos alumnos en el popular pub irlandés Dubliner, no lejos del Capitolio y la Casa Blanca, para celebrar el día de Acción de Gracias.

Martin O’Malley, de 56 años  y demócrata, sirvió como alcalde de Portland y luego gobernador de Maryland entre 2007 y 2015.

Ken Cuccinelli, de 51 años, fue fiscal general de Virginia, y Trump le puso en junio al frente del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés), desde donde ha impulsado o defendido las políticas más agresivas del Gobierno contra migrantes y solicitantes de asilo.

El primero en entrar al pub fue el gobernador demócrata. Poco después se encontró frente a Cuccinelli, recién llegado, al que empezó a increpar encendidamente por las políticas migratorias del Gobierno, y en especial por la separación de familias.

Precisamente ayer se publicó un informe del Departamento de Seguridad Nacional en el que admite que su intención fue separar a 26,000 niños de sus padres en la frontera en la primavera del año pasado; primero las críticas ciudadanas y luego la orden de una juez obligó a Trump a echarse atrás, pero el Gobierno carecía de los medios para devolver a los menores a sus padres, según el informe.

De acuerdo con el testimonio de Siobhan Arnold, amigo del ex gobernador, publicado por el diario The Washington Post, Cuccinelli recibió una “diatriba de invocación de vergüenza”.

Además, O’Malley le recordó a Cuccinelli “algo sobre sus abuelos”, explicó Arnold.

Un tatarabuelo de Cuccinelli emigró a finales del siglo XIX desde Italia a Nueva Jersey; el abuelo del ahora director de USCIS fue concebido durante el viaje pero obtuvo la nacionalidad porque nació ya en Estados Unidos, pero dos de sus hermanos llegaron al país gracias a la política de reunificación familiar que ahora Trump desea eliminar.

El propio Cuccinelli ha usado el ejemplo de su familia para defender sus políticas restrictivas, afirmando que su tatarabuelo “se aseguró” de que sus familiares “aprendieran inglés para poder trabajar”. “Mi familia se esforzó porque pudieran hacer frente a sus necesidades" y "no requiriesen la ayuda del Gobierno”, dijo para defender que los migrantes que requieran ayudas no puedan conseguir la residencia permanente.

Durante el enfrentamiento en el pub, Cuccinelli optó por no replicar a los “gritos” del gobernador, según ha explicado Arnold: “No creo que Cuccinelli le respondiera, más bien hizo como ‘Es hora de irse. Acabo de llegar y ya me voy’. Y se retiró”.

Por su parte, el político demócrata ha puntualizado que sólo elevó la voz para hacerse escuchar: “Todos le dejamos saber cómo nos sentimos sobre que metan a niños inmigrantes refugiados en jaulas, ciertamente no es eso lo que nos enseñaron los jesuitas en Gonzaga”.

En otro mensaje enviado al citado diario, O’Malley señaló a Cuccinelli como “el hijo de abuelos inmigrantes que enjaula a niños para un presidente fascista”.