“Fue demasiado tarde”. El bebé se le cayó por una ventana abierta del crucero. Así lo cuenta su abuelo

Salvatore Anello explica en una entrevista los motivos por los que la niña se precipitó al vacío desde la planta 11. Está acusado de homicidio negligente.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El abuelo acusado de homicidio negligente por la muerte de su nieta durante un crucero en julio ha explicado en una entrevista a la cadena CBS News que “pensó que había vidrio” en la ventana abierta por la que niña, de 18 meses, se precipitó al vacío y murió.

Salvatore Anello fue acusado en octubre por las autoridades puertorriqueñas en octubre por la muerte Chloe Wiegand, que cayó por una ventana del piso 11 de un barco de la compañía Royal Caribbean cuando estaba atracado en San Juan el 7 de julio.

En la entrevista emitida este martes por CBS, Annello sostiene que creyó haber colocado a su nieta, “una niña perfecta”, en un lugar seguro cuando la sentó sobre una ventana del buque.

La familia de Anello recuerda desde South Bend (Indiana) como el hombre solía sostener así, contra el cristal, a la niña durante los partidos de hockey de su hermano mayor.

Pero en esta ocasión no había cristal.

“Recuerdo haber intentado encontrarla en el piso y luego la vi caer. La vi caer”, sollozó Anello ante las cámaras, “creo que por un tiempo estuve en estado de shock”.

“Entonces recuerdo haber gritado que pensaba que había vidrio. Pensé que había vidrio. Todavía me lo digo a mí mismo porque lo revivo todo el tiempo ”, añadió.

El hombre asegura que al principio pensó que la niña había caído frente a él, y fue “demasiado tarde” cuando se dio cuenta de lo ocurrido: “Fue como si el cristal desapareciera”.

También reveló que es daltónico, y que por esa razón no pudo distinguir la diferencia entre las ventanas cerradas tintadas y la ventana abierta desde la que se precipitó su nieta.

En cualquier caso, considera que el crucero es responsable: “Sólo  quiero que arreglen el bote”, explicó sobre las acciones iniciadas por la familia.

Anello habló brevemente en noviembre con NBC News en la corte de Puerto Rico sobre el cargo por el que enfrenta hasta tres años de prisión: “No pueden hacerme nada peor de lo que ya ha sucedido”.

“Que Chloe se haya ido es lo peor”, lamentó el abuelo este martes.

Los padres de Chloe han dicho a través de un abogado que están “totalmente devastados” por el cargo que pesa sobre el hombre, que es “como echar sal en una herida abierta”, según su abogado, Michael Winkleman.