Expuestos a la gripe: miles de migrantes en detención no serán vacunados por el Gobierno de Trump

La temporada de gripe ya está aquí. El año pasado causó la muerte de tres niños en centros de detención. Pero la Patrulla Fronteriza sigue negándose a vacunar a los migrantes bajo su custodia.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La temporada de gripe ha llegado antes este año y los migrantes en centros de detención están especialmente expuestos a contraer el virus con consecuencias potencialmente fatales, han informado los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Los CDC han recomendado a la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que se vacune a los migrantes detenidos. Pero el gobierno que preside Donald Trump se ha negado a hacerlo, alegando que hay demasiados problemas logísticos.

La recomendación fue dada a conocer en una carta de la agencia a la representante demócrata por Connecticut Rosa L. DeLauro, quien preside el comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes y supervisa el gasto del Departamento de Salud y Servicios Humanos, según reportó este martes el diario The Washington Post.

El director de Salud y Servicios Humanos, Robert Redfield envió la misiva este 7 de noviembre en respuesta a las preguntas de DeLauro sobre los estragos que causó la gripe a los migrantes en detención el año pasado.

Durante la temporada de influenza 2018-2019 al menos tres niños migrantes bajo la custodia de la CBP murieron tras enfermarse con el virus. Un niño guatemalteco de 8 años murió tras enfermar de gripe en un centro de detención cercano a El Paso, Texas en diciembre pasado. Un mes después, los CDC recomendaron la vacunación en los centros de detención.

La CBP rechazó la recomendación y dos niños más murieron tras contagiarse de la gripe. Además, cientos han enfermado en los centros de detención, incluidos migrantes y agentes federales, reportó el Washington Post.

“Las recomendaciones de los CDC son claras: las vacunas contra la gripe deben administrarse a las personas lo más pronto posible para prevenir la propagación de esta enfermedad mortal”, dijo DeLauro al medio citado. “Lo que es peor, las políticas de la Administración que mantuvieron encerradas en jaulas a familias por periodos prolongados incrementaron mucho el riesgo de adquirir una enfermedad”.

Según Kelly Cahalan, una portavoz de la CBP, la agencia nunca ha proveído vacunas y no planea hacerlo. “Tratar de implementar un sistema de vacunación exhaustivo sería muy demandante logísticamente por varias razones”, dijo Cahalan al medio citado.

Funcionarios de los CDC visitaron instalaciones de la Patrulla Fronteriza donde se detienen a migrantes en El Paso y Yuma, Arizona, entre diciembre y enero pasados a petición de la CBP. En un reporte de enero los CDC advirtieron que debido a la falta de infraestructura médica adecuada la salud de los internos y de los agentes estaba en riesgo.

La CBP acató varias de las recomendaciones de los CDC. Aumentó el número de médicos y la vigilancia a la gripe. Pero no implementó un programa de vacunación que hubiera priorizado a niños y mujeres embarazadas.

La alarma por los contagios cunde entre la comunidad médica

En respuesta, asociaciones de médicos también han pedido a las autoridades federales que reconsideren su decisión de no vacunar a los migrantes. Incluso ofrecieron 100 dosis gratuitas de vacunas para y apoyar a las autoridades para administrarlas, pero rechazaron la oferta “debido a la naturaleza a corto plazo de la detención de CBP y otros desafíos logísticos”, según dijo a la cadena NBC un portavoz de la agencia que no quiso ser identificado.

“Así es como comienzan las epidemias”, dijo a NBC News la doctora Luz Contreras Arroyo, miembro del grupo firmante de la carta, “no se trata sólo de migrantes”.

“Estas también son personas”, agregó Arroyo, hablando de los detenidos, “están bajo el cuidado del gobierno, la mayoría no han cometido delitos, buscar asilo no es un delito”.

Los médicos explicaron que, según un estimado de 200,000 niños bajo custodia federal en los últimos dos años, las tres muertes de niños detenidos atribuidas a complicaciones de la gripe son nueve veces más altas que la tasa de mortalidad infantil esperable.

“Constituye una emergencia que amenaza la seguridad de las vidas humanas, especialmente de los niños”, aseguraron en la carta, firmada por siete profesionales.