Autoridades sanitarias piden no comer lechuga romana procedente de Salinas, California, por posible infección

La advertencia se aplica a todos los tipos de lechuga romana de esa región

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Autoridades sanitarias pidieron este viernes a los consumidores que no coman lechuga romana cultivada en el área de Salinas, California, ante la posibilidad de que esté contaminada por un brote de E.Coli que ya afectó a 40 pacientes en al menos 16 estados.  

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) solicitaron que restaurantes, tiendas y supermercados no sirvan y no vendan lechuga romana distribuida bajo la etiqueta que indica como lugar de cultivo esa región californiana. Así mismo, advirtieron que no hay que comprar y comer ese producto si no se indica el lugar de procedencia. 

La alerta se lanzó después de que se detectaran varios casos de infección por este brote, lo que llevó a que al menos 28 personas fueran hospitalizadas, cinco de ellas con insuficiencia renal, tal y como indica también The Washington Post

Wisconsis es el estado en el que más casos se han identificado (diez hasta el momento). Pero también hubo infecciones en Arizona, California, Colorado, Idaho, Illinois, Maryland, Michigan, Minnesota, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México, Ohio, Pensilvania, Virginia y Washington.

Este jueves se dio a conocer que más de 75,000 libras de ensalada empacada han sido retiradas del mercado, según informó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Los productos se vendieron en Target, Walmart y Sam's Club, entre otras tiendas.

Los CDC y otras autoridades indicaron que la advertencia se aplica a todos los tipos de lechuga romana de la región de Salinas, incluidas las cabezas enteras, los corazones y las mezclas de ensalada precortadas empacadas que contienen lechuga romana.

Get the noticias newsletter.

La mayoría de los productos con este vegetal tienen una etiqueta que indica el lugar en el que creció. Si esta indica Salinas, hay que tirarlas, aseguran los CDC. Lo mismo ocurre si no hay etiqueta o si esta no indica el lugar en el que creció la lechuga.

También es importante lavar las partes de las neveras en las que se conservó este alimento. Al mismo tiempo, se invita a no comer ni comercializar los más de 30 productos de ensalada que contienen lechuga romana posiblemente contaminada empacados entre el 14 al 16 de octubre e indicados en este listado. Los preparó la empresa de Nueva Jersey Missa Bay. 

Si detectada a tiempo, una infección por la bacteria E.coli no debería provocar mayores problemas. Pero si “el cuerpo no responde”, se ven síntomas de deshidratación o manchas rojas o moradas en la piel, significa que la infección se está contaminando, aseguró el médico general Beni Rub a Noticias Telemundo. 

Otros brotes en el pasado

No es la primera vez que se señala un brote relacionado con la lechuga romana. El año pasado, justo en los días anteriores al Día de Acción de Gracias, se lanzó una advertencia similar a la de esta semana. Después de esa alarma, la industria del sector acordó etiquetar los productos indicando el lugar de cosecha. 

Aún no está claro del todo por qué la lechuga romana sigue apareciendo relacionada a brotes infecciosos. La contaminación puede ocurrir en las granjas por la transmisión de pájaros que vuelan por encima de los campos o cuando estos se inundan con agua contaminada. La E. coli, que se puede encontrar en las heces de algunos animales como las vacas, también puede ser transmitida por trabajadores agrícolas que no se lavan las manos o mediante equipos agrícolas que tienen estiércol. 

Algunas personas que contrajeron la bacteria en Maryland informaron haber comido Ensalada César de pollo de la marca Ready Pac Foods Bistro, aunque el resto de enfermos en otros estados dijeron no haber consumido ese producto, según los CDC. Las autoridades están trabajando para detectar de manera más exacta las causas del nuevo brote.

Uno parecido de la primavera de 2018, que enfermó a más de 200 pacientes y provocó la muerte de cinco personas, se atribuyó a agua de riego contaminada cerca de un lote de ganado. 

Los expertos en seguridad alimentaria señalan la gran difusión de la lechuga romana y la dificultad de eliminar el riesgo de contaminación para los productos cultivados en campos abiertos.

Salinas es una importante región de cultivo de lechuga romana desde abril hasta esta época del año, cuando el cultivo se desplaza hacia el sur a Yuma, Arizona. El impacto económico que pueda suponer para el sector la advertencia lanzada por las autoridades sanitarias queda por ver.

RELACIONADAS

Retiran más de 75,000 libras de ensalada vinculada con brote de E.coli en ocho estados