Ucrania supo de la retención de ayuda militar de EEUU en julio, dice funcionaria del Pentágono

Los testimonios recabados este miércoles parecen debilitar los argumentos de Trump y sus aliados republicanos de que no hubo extorsión contra Ucrania

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— Una funcionaria de alto rango del Pentágono afirmó este miércoles ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que el gobierno de Ucrania indagó sobre la retención de ayuda militar de EEUU en julio pasado, mucho antes de lo que se sabía, minando así uno de los argumentos republicanos para desvirtuar la investigación demócrata.

Durante la cuarta audiencia pública del Comité, Laura K. Cooper, una subsecretaria de Defensa adjunta a cargo de asuntos de Rusia, Ucrania y Eurasia, dijo que funcionarios de la embajada de Ucrania comenzaron a indagar en julio sobre la entrega de unos $400 millones ya aprobados por el Congreso.

“Mi personal me mostró dos correos electrónicos no clasificados que recibieron del Departamento de Estado… no tengo datos adicionales sobre lo que concretamente pudieron haber dicho los funcionarios ucranianos, cuál fue su fuente sobre la retención de la ayuda y otros problemas con el flujo de la ayuda, o qué les dijeron en el Departamento de Estado”, explicó Cooper.

Al parecer, Cooper y su personal no estaban al tanto de esos correos electrónicos para esas fechas.

El primer correo electrónico llegó a las 2:31 de la tarde del pasado 25 de julio, e indicaba que la embajada de Ucrania y el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes estaban indagando sobre la asistencia de seguridad para Ucrania.

El segundo llegó dos horas después, y señalaba que la embajada de Ucrania parecía estar al tanto de la situación con la ayuda.

Ambos fueron recibidos horas después de que el presidente, Donald Trump, hablara por teléfono, a las nueve de la mañana hora local, con el nuevo presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, para pedirle el "favor" de investigar a Burisma, una empresa energética, y a Hunter Biden, hijo del exvicepresidente y rival político, Joe Biden. 

Hunter era miembro de la junta de Burisma y es ahora blanco de ataques de los republicanos, que exigen que éste rinda testimonio sobre su papel en la empresa y si hubo conflictos de interés por su relación con el entonces vicepresidente.  

Esa llamada del 25 de julio es lo que ha detonado la investigación del Comité para decidir si habrá o no juicio político contra Trump por abuso de poder.  

Según Cooper, durante la semana del 6 de agosto, varios de sus asesores también atendieron preguntas del personal diplomático de Ucrania sobre el retraso en la entrega de la ayuda, aunque hubo más contactos similares a lo largo del mes.

Su testimonio parece desmoronar uno de los argumentos principales de Trump y sus aliados republicanos en el Congreso de que no hubo campaña de presión contra Ucrania, y que el mandatario sólo quería combatir la corrupción en ese país de la antigua Unión Soviética.

Según los republicanos, el gobierno de Ucrania no estaba al tanto del congelamiento de la ayuda militar sino hasta el pasado 28 de agosto, por medios de prensa.

De acuerdo con esa lógica, Zelenskiy no pudo haber sentido presión ni soborno porque durante la llamada con Trump, porque no sabía que la Administración había frenado la entrega de la ayuda.

Pero el legislador demócrata por California, Eric Swalwell, afirmó que el testimonio de Cooper “derrumba los pilares clave de la defensa de Trump” de que los ucranianos desconocían que la ayuda militar corría peligro y que al mandatario le preocupaba la corrupción, además de que pone en tela de juicio su justificación para condicionar la ayuda.

Por su parte, el presidente del Comité, Adam Schiff, afirmó que, a su juicio, las acciones de Trump no le dejan duda de que eran actos de “corrupción”.

Cooper, quien ya había comparecido ante el Comité a puerta cerrada, había advertido que congelar la ayuda militar y económica a Ucrania supondría una violación de la ley.

"Estados Unidos y nuestros aliados proveen a Ucrania asistencia de seguridad porque está en nuestro interés de seguridad nacional. Damos esa ayuda para que Ucrania pueda negociar la paz con Rusia desde una posición de poder", afirmó Cooper.

Su testimonio público se produce poco después de lo que hiciera en el mismo salón, durante siete horas, el embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland.

Sondland, considerado el testigo “estrella” de la jornada, afirmó que Trump, mediante su abogado personal, Rudy Giuliani, intentó extraer condiciones de Ucrania a cambio del desembolso de la ayuda, una llamada y una reunión en la Casa Blanca.

Según Sondland, Trump quería que Zelenskiy anunciará públicamente una investigación contra la empresa Burisma y Hunter Biden. 

También quería que Ucrania investigara la presunta injerencia de ese país, por pedido de los demócratas, en las elecciones presidenciales de 2016. Esa teoría de conspiración había sido descartada.

El gobierno de Kiev necesitaba tanto la ayuda -ya aprobada sin condiciones por el Congreso- como el encuentro con Trump para demostrar el apoyo de Washington a Ucrania y responder a las agresiones de Rusia.

El Comité de Inteligencia también citó a la audiencia de esta tarde a David Hale, subsecretario de Estado para asuntos políticos.

La Administración Trump ha bloqueado la comparecencia de varios funcionarios de alto rango -generando quejas de "obstrucción" por parte de los demócratas. Sondland, Cooper y Hale lo hicieron hoy tras recibir una citación del Comité para obligarlos a dar testimonio.