El Congreso avanza hacia la legalización de la marihuana. Esto es lo que debe conocer por su seguridad

La Cámara de Representantes además eliminaría los antecedentes criminales por este motivo. ¿Es peligroso pues consumirla?
Dos jóvenes fuman marihuana en el Lowell's Original Cannabis Cafe, en Los Ángeles.
Dos jóvenes fuman marihuana en el Lowell's Original Cannabis Cafe, en Los Ángeles.AP / AP

La marihuana divide Estados Unidos en dos. Es legal en 11 estados, pero está prohibida a nivel federal, lo que provoca por ejemplo que no se pueda comprar con tarjeta de crédito ni siquiera donde está permitida. En Nueva York, hay latinos que van a la cárcel (o son deportados) por fumarla en el barrio de Queens, pero es legal hacerlo en Manhattan. Incluso los demócratas dudan: el principal candidato a la presidencia en 2020 está en contra de su legalización porque conduce a consumir otras drogas, mientras que la mayoría de sus rivales opina todo lo contrario.

Este miércoles, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes aprobó, con 24 votos a favor y 10 en contra, la propuesta de ley para legalizar esta droga a nivel federal. Ahora será el Pleno, con mayoría demócrata, el que tome la decisión final, aunque aún deberá ser refrendada por el Senado, bajo control republicano, y, en última instancia, firmada por el presidente, Donald Trump.

La medida no sólo legalizaría el consumo de marihuana, sino que además eliminaría los antecedentes criminales (cada año se producen más de 600,000 arrestos por este motivo, que castigan sobre todo a latinos y otras minorías). Eso aliviaría además a los migrantes que enfrentan deportación por ese crimen.

En cualquier caso, parece difícil que la legalización pueda ocurrir antes de noviembre de 2020, cuando podría cambiar de color político la Casa Blanca y la Cámara Alta.

Pero el debate avanza con fuerza en la sociedad, y las divergencias políticas provocan graves complicaciones.

En 11 estados ya es completamente legal, mientras que en 11 sigue prohibida. En los 28 restantes, su uso está permitido por motivos medicinales, o la policía no persigue su consumo, aunque la variedad de matices sigue creando confusión y diferencias, especialmente en la manera en que las autoridades actúan.

¿Están esos consumidores amparados por la ley del estado en el que viven para hacer algo que es ilegal a nivel federal?

¿Puede una industria de miles de millones de dólares sustentarse en la producción y consumo de un producto cuyo uso persigue el FBI?

Sólo un importante candidato demócrata se opone

Casi siete de cada 10 estadounidenses consideran que la marihuana debería ser legal, según un estudio del Pew Research Center dado a conocer en noviembre.

Pero la discusión sigue polarizando a los políticos, y no sólo a republicanos contra demócratas: entre estos últimos, el exvicepresidente Joe Biden, principal candidato según los sondeos en las elecciones de 2020, dijo el sábado que está en contra porque “aún no hay suficiente evidencia para descartar que no sea una droga de entrada [a otras drogas]”.

La senadora Kamala Harris, también entre las favoritas en las primarias demócratas, encabeza en cambio los esfuerzos por legalizarla. “Seamos claros”, escribió en la red social Twitter horas después, “la marihuana no es una puerta de entrada y debe ser legalizada”.

Biden, que en cualquier caso ha dicho respetar las decisiones de los estados, es el único de los principales candidatos demócratas que se opone a la despenalización de la marihuana.

La senadora Elizabeth Warren ha recordado que tanto afroamericanos como blancos consumen marihuana “pero los primeros tienen más probabilidades de ser arrestados”. “Si hablamos de la reforma de la justicia penal, debemos comenzar con las cosas que hacemos ilegales. Uno de los mejores lugares con los que podríamos comenzar es la legalización de la marihuana”, ha asegurado.

El senador Bernie Sanders reveló en octubre su plan para legalizar la marihuana, que incluye crear una junta federal de clemencia para tratar condenas relacionadas.

El alcalde Pete Buttigieg, quien reconoció haberla consumido “un puñado de veces hace mucho tiempo”, ha dicho que la criminalización de drogas, especialmente de marihuana, ha fallado. Incluso aseguró que su uso medicinal debería ser cubierto por los seguros de salud, como cualquier otra terapia.

Entre los republicanos la legalización también cuenta con apoyos. El senador Cory Gardner, de Colorado, donde la marihuana es legal, y Rand Paul, de Kentucky, donde no lo es, se han manifestado a favor de la despenalización.

El presidente, Donald Trump, dijo durante su campaña en 2016 que respetaría a los estados en los cuales es considerada legal, pero criticó esta decisión y sugirió que debería evitarse.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Justin Strekal, director político de la Organización Nacional para la Reformas de las Leyes sobre Marijuana, ha señalado que “nunca en la historia ha habido una contienda presidencial en la que tantos candidatos apoyen acabar con la fallida política de la criminalización de la marijuana”.

“Cuando más del 66% del público estadounidense, incluyendo mayorías demócratas, independientes y republicanos apoyan su uso legal entre adultos, es cada vez más probable que Estados Unidos jamás volverá a elegir a un presidente prohibicionista”, enfatizó.

Estudios a favor y en contra

Entre la comunidad científica, el uso de la marihuana también divide. El doctor Peter Grinspoon razona en el sitio web de la Escuela de Medicina de Harvard su uso medicinal de la droga, indicando que uno de sus componentes, el CBD, ha demostrado beneficios para pacientes con dolores crónicos, así como el alivio del insomnio o la ansiedad.

Pero también han sido estudiados algunos de sus efectos negativos, como la pérdida de la atención y memoria, alteración en la coordinación y aumento del riesgo de ciertas enfermedades mentales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El uso de la droga ha sido vinculado con un aumento en los accidentes de tránsito en los estados donde se ha aprobado su uso recreativo. Incluso hay estudios que afirman que podría generar síntomas de bipolaridad en adolescentes.

La Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina elaboró un informe en 2017 donde analizó estudios relevantes realizados desde 1999, concluyendo, entre otras cosas, que aún hacen falta más análisis como para poder tomar decisiones acertadas en el campo de la salud.

Conflictos legales

La legalización de esta droga también es materia de discusión entre abogados que conocen las dificultades que presenta la prohibición federal en oposición a las autorizaciones estatales. 

Alaska, California, Colorado, Illinois, Maine, Massachusetts, Michigan, Nevada, Oregón, Vermont y Washington, además de Washington D.C son los estados donde la marihuana se ha legalizado completamente (en Illinois a partir del 1 de enero).  En otros 28 estados se ha despenalizado sólo en algunos casos.

Pero en todos ellos se han producido situaciones controversiales: por ejemplo, un inmigrante puede ver peligrar su estatus legal si trabaja para esta industria aunque sea legal en el estado donde reside.

El abogado Michael Horn, basado en Nueva York, explicó a Telemundo que “si el estado dice una cosa y la ley federal otra, ésta última es la que prevalece”. Es decir, “incluso en estados donde es legal, el consumidor está violando la legislación federal”, argumentó recordando el caso de Brandon Coats, quien fue despedido en Colorado al no superar un test de drogas.

Coats, quien era enfermo cuadripléjico, se amparó en el uso medicinal. Pero la Corte Suprema estatal afirmó que aun cuando Colorado legalizó el uso de marihuana, las empresas pueden despedir por consumirla porque está prohibido a nivel federal.

El abogado cree, sin embargo, que en lo relacionado con el consumo de marihuana el Gobierno federal está más enfocado en casos de narcotráfico, y no en la venta y consumo del ciudadano.

Asegura en cualquier caso que esta diferencia legal crea “una rara subeconomía: negocios multimillonarios, pero que funcionan en dinero en efectivo, con una banca que no quiere verse involucrada”. Y a ello se suman problemas como las dificultades de las empresas para contratar personal, ofrecer beneficios e incluso pagar los impuestos de sus empleados.

Una solución, aparte de la discusión que se llevará a cabo en el Congreso, sería que entes reguladores (como la Oficina Controladora de la Moneda o la Corporación Federal de Seguros de Depósito) regulasen la relación de la banca con este comercio: “Ellos podrían decir, si un banco negocia con una de estas empresas en un estado donde esta droga es legal, está bien, no vamos a perseguirlos por violar la ley”. Y la banca “realmente quiere esto, quieren ser parte de este negocio que podría generar miles de millones de dólares, pero no quieren arriesgar ir a la cárcel por esto”, concluye.

Qué pasa en Florida, Colorado y California

Florida es uno de los estados donde la posesión y consumo de marihuana siguen estando prohibidos, aunque el tema se trata con ciertos matices, según explica el abogado Justin Berlin, basado en el condado de Broward. El año pasado este estado aprobó el uso medicinal de la droga, pero de manera más limitada que en otros estados.

“Ciertos tipos de posesión de marihuana pueden ser [considerados] un delito en Florida, por lo que dejar a discreción de un oficial de policía [si el castigo es] una pequeña multa y un delito, ha creado algunos resultados desiguales”, dice.

“La Oficina del Alguacil de Broward anunció que ellos no realizarán arrestos a personas con posesión de menos de tres gramos de marihuana y que el solo hecho de oler a marihuana ya no es 'causa probable' para permitir a un policía a conducir búsquedas”, añadió, “pero cada ciudad y cada departamento de policía han seguido distintas políticas, lo que está creando inconsistencia y confusión”.

En Colorado, donde ya han pasado cinco años desde que la marihuana se legalizó para uso recreativo, se ha generado una industria lucrativa que genera ingresos fiscales; pero hay quienes opinan que no se han logrado superar ciertos reparos por motivos morales y de salud, y que la calidad de vida incluso ha disminuido.

En California, uno de los primeros lugares en legalizarla, el mercado negro de la marihuana sigue generando problemas. Las autoridades estatales informaron recientemente la incautación de plantaciones ilegales valoradas en 1,500 millones de dólares durante el año fiscal 2019, monto que según un experto citado por la agencia de noticias The Associated Press, es igual a todo lo que genera el mercado legal de la droga.

Lee también:

Crean tampones con marihuana para aliviar los cólicos menstruales

Padres que fuman marihuana son más duros con sus hijos, según estudio

La NFL podría aprobar el uso de marihuana medicinal en sus jugadores

Lanzan hamburguesa con extracto de marihuana y causa furor en las redes sociales

Aunque no lo creas, Los Simpson también predijeron la legalización de marihuana en Canadá