Uno de cada 100 migrantes devueltos por Trump a México es secuestrado por criminales

Tras hablar vigilar a esta familia, un hombre les siguió al baño. Escaparon por poco. Otros no fueron tan afortunados.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

“Mientras encaminábamos a nuestros hijos hacia el puente internacional, un hombre y una mujer nos estaban mirando y hablando por teléfono. El hombre nos siguió al baño y al puente, sólo se fue después de que nos entregamos a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos”.

Así narró una familia guatemalteca al Instituto para las Mujeres en Migración el peligro que sienten los solicitantes de asilo en México mientras esperan su oportunidad para cruzar a Estados Unidos a pelear su caso.

Desde el 29 de enero al 15 de octubre de este año, esta organización ha identificado 418 secuestros de migrantes pertenecientes al programa Quédate en México, que les obliga a esperar en dicho país su cita ante una corte de inmigración en Estados Unidos. Entre los secuestrados, 50 son menores de edad.

El instituto realizó un monitoreo de informaciones en 71 medios de comunicación, y de reportes de abogados y organizaciones civiles desde el 29 de enero, cuando se regresó a México al primer migrante dentro de este programa acordado por los presidentes Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

Hasta el 15 de octubre, 51,407 migrantes han sido retornados desde el inicio del programa.

La  web informativa Vice publicó en septiembre testimonios de víctimas de estos secuestros, como David, cuyos apellidos no divulgó por seguridad.

“Dicen que en este país, donde estamos, secuestran a mucha gente”,  le suplicó a los agentes migratorios estadounidenses que le escoltaban a él y a su hijo a través del puente fronterizo en dirección a México. 

No duraron ni una noche: apenas unas horas más tarde, a tres millas de distancia, miembros de un cartel de narcotráfico rodearon a una docena de migrantes en una estación de autobús y se los llevaron en camiones.

“Es muy preocupante porque personas que han sido secuestradas no quieren denunciar, los secuestradores les dicen que no vayan a denunciar porque los están viendo”, ha explicado este miércoles Gretchen Kuhner, directora del instituto, durante una conferencia de prensa en la Ciudad de México.

Según el reporte, los secuestros se concentran en los estados fronterizos donde los solicitantes de asilo son devueltos: 205 ocurrieron en Tamaulipas, 148 en Baja California, 47 en Chihuahua, y 18 en un lugar no identificado.

Al menos 13 migrantes han sido secuestrados afuera de una central de autobuses, 11 en la calle, siete en carretera, seis mientras salían de los módulos del Instituto Nacional de Migración, cuatro afuera de albergues para migrantes y una afuera de un hotel.

“En Tamaulipas la situación es tan grave, tan peligrosa, que en el consulado hay toque de queda y un nivel 4 de peligro”, dijo Kuhner, similar al de Siria, Afganistán y Corea del Norte. “Y ahí es donde están retornando a solicitantes de asilo”, añadió.

El Instituto identificó que 14 casos de secuestro fueron llevados a cabo por el crimen organizado. Sin embargo, en la mayoría no se ha identificado a los perpetradores.

En algunos casos, como el de Diego, los secuestradores exigieron miles de dólares a familiares o amigos en Estados Unidos antes de liberar a sus víctimas. Las mujeres son violadas. Algunos nunca vuelven a ver la luz del día

El Instituto para las Mujeres en Migración, junto con Amnistía Internacional México y otras organizaciones civiles, ha exigido una audiencia con el Gobierno mexicano para exhibir los riesgos que corren los migrantes al ser regresados a los estados fronterizos, que tienen altos niveles de violencia.