Venecia sufre una nueva inundación histórica. El agua pone en alerta también a otras icónicas localidades italianas

La ciudad patrimonio de la humanidad vivió el tercer pico de marea alta de cinco pies en una semana, un récord absoluto desde el siglo XIX

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La emergencia por las inundaciones extraordinarias que angustian desde hace días a Venecia, ciudad italiana visitada todos los años por millones de turistas, no ha terminado. Sobre la 1 pm de este domingo, hora local, la marea alta hizo registrar un nuevo pico de casi cinco pies (150 centímetros), según las autoridades. 

Pero en Italia no solo este pintoresco centro con más de un milenio de vida está sufriendo el impacto de la furia de la naturaleza. Condiciones meteorológicas adversas han afectado este domingo a varias regiones del país, provocando hinchamientos de ríos, fuertes vientos y hasta una avalancha fuera de temporada. Entre las zonas bajo amenaza también están Florencia y Pisa, otros icónicos atractivos turísticos italiano, en alerta por una peligrosa subida del nivel del río que las cruza, el Arno.

Venecia vive su peor semana en términos de emergencia meteorológica en más de un siglo. Pese a que en la ciudad, cuyo centro se encuentra en un conjunto de islas en una laguna, están acostumbrados a vivir fenómenos de marea alta, nunca desde 1872 (primer años del que hay registros) se habían visto tres picos de cinco pies en el mismo años, señalan distintos medios citando al Ayuntamiento de la ciudad. Y es que desde el pasado martes, ya ha habido tres. Más uno de más de cuatro pies y medio.

El momento peor se produjo el martes por la noche, cuando la marea tocó el pico de 6,14 años, el más alto en medio siglo. El agua causó daños no solo a edificios, hoteles y actividades comerciales, sino que también provocó graves problemas a parte del extraordinario patrimonio cultural e histórico de la ciudad, reconocido mundialmente por la UNESCO. 

Entre los sitios inundados estuvo la Plaza de San Marcos, donde se ubica una basílica del mismo nombre. Las mareas altas se repitieron el miércoles y el viernes. Ese día, el alcalde de la ciudad, Luigi Brugnaro, ordenó el cierre de la plaza, una medida que repitió durante algunas horas este domingo. 

Mientras la ciudad intenta recuperarse y prepararse para nuevos picos previstos en los próximos días, las autoridades hacen cuentas de los daños y de localizar los recursos necesarios para repararlos. El Ayuntamiento calcula que el costo de los perjuicios asciende a al menos mil millones de dólares. El Gobierno italiano declaró el estado de emergencia para desbloquear fondos necesarios a esta recuperación.

Get the noticias newsletter.

Este sábado, cuando las mareas concedieron un momento de tregua, muchos turistas intentaron dejar la parte antigua de la ciudad, donde no circulan carros y solo es posible moverse con barcos que se mueven por los canales que la cruzan.

Pero otros han llegado pese a la previsión de un nuevo pico este domingo, que ha inundado el 70% del centro. “Ya teníamos hecha y pagada la reserva desde antes que se produjeran las inundaciones, así que vinimos”, contó una pareja a The Associated Press.

La mayoría de los museos de Venecia permanecieron cerrados por precaución, pero el Museo Correr, que domina la Plaza de San Marcos y explora el arte y la historia de la ciudad, se ha quedado abierto. Varios entre los visitantes, mientras tanto, se armaron de grandes botas para afrontar el agua que se insinuaba por las callejuelas de este icónico centro turístico. Algunos no desistieron de ir tomando fotos. 

Muchos culpan de la situación al cambio climático, así como a la corrupción y falta de responsabilidad de los políticos locales. Desde hace décadas, existe un proyecto para construir una barrera marítima que proteja a la ciudad ante el aumento de los niveles del mar, pronosticados repetidamente en estudios científicos. 50 años después de que el Gobierno solicitó a los ingenieros que elaboraran un plan para levantar esta obra, y miles de millones de euros procedentes de los contribuyentes invertidos, aún no se ha completado. 

Problemas también en Florencia, Pisa y otras zonas

Inundaciones y otras consecuencias de una meteorología inclemente también han afectado este domingo a otras partes de Italia.

El río Arno, que pasa por Florencia (ubicada en la región llamada Toscana), alcanzó el nivel de subida más alto en dos décadas tras intensas lluvias que han azotado esa zona. También se registraron violentas ráfagas de viento. 

Aque el agua aún está unos metros por debajo del nivel de inundación y los diques de contención que protegen la ciudad de la furia del río parecen haber funcionado, las autoridades pidieron a los ciudadanos que no manejen autos a no ser que sea estrictamente necesario, explica el diario La Repubblica. Florencia sufrió también fuertes vientos, lo que obligó a cerrar por precaución una de sus principales atracciones, los Giardini Boboli. 

Imagen de la peligrosa subida de este domingo del río Arno en Florencia. Crédito: EFE

En Pisa, otra ciudad histórica no lejos de Florencia, la alerta es máxima. El pico del Arno todavía no ha llegado, se prevé para las últimas horas de la tarde o la noche de este domingo. Las autoridades trabajan a contra reloj para evitar consecuencias dramáticas.

Algunos otros pequeños centros de la Toscana, una de las regiones italianas que más atraen a turistas internacionales, han sufrido inundaciones por la subida de los niveles de los ríos cercanos a ellas. 

Inundaciones afectaron también a la zona de Caserta, una región del sur donde se encuentra un famoso palacio (en italiano, la Reggia di Caserta), mientras que en el extremo norte, en la región montañosa de Alto Adige, una avalancha inesperada cayó de repente sobre un pueblo dañando algunas casas, recoge el Corriere della Sera.

Cerca de Roma, la capital del país, el viento fuerte provocó la caída de varios árboles. Uno de ellos cayó justo encima de un carro. El conductor del vehículo está grave en un hospital. 


RELACIONADAS

Inundaciones excepcionales ponen bajo amenaza a Venecia y su patrimonio universal