Este veterano latino fue detenido por ICE por error. Ahora lo compensarán con 190.000 dólares

Jilmar Ramos Gómez nació en Michigan. Pudo ser deportado porque las autoridades lo confundieron con un inmmigrante ilegal
Lowell Stevens
Imagen de archivo de un tanque estadounidense en Afganistán (derecha) y de un oficial de ICE.    AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

La ciudad de Grand Rapids, Michigan, compensará con 190.000 dólares a un veterano latino al que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) detuvo por error a finales del año pasado. 

Los comisionados de la ciudad aprobaron esta resolución en una reunión celebrada este martes, cerrando así un caso abierto por el Departamento de Derechos Civiles de Michigan. 

Jilmar Ramos Gómez, un ciudadano de EEUU nacido en Michigan es un veterano que sirvió durante tres años en la infantería de la Marina. Su familia afirma que sufre estrés postraumático debido a la actividad militar que desarrolló en Afganistán. 

Ramos fue arrestado el 21 de noviembre de 2018 acusado de entrar ilegalmente en el helipuerto de un hospital de Grand Rapids y de dañar su alarma contra incendios. En ese momento tenía 27 años. 

Se reconoció culpable, y debería haber sido liberado el 14 de diciembre a la espera de conocer su sentencia, según la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés). 

De ese arresto fue informado también el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés), que fue notificado por parte de un policía de Grand Rapids. Al considerar evidentemente que se trataba de un inmigrante ilegal, ese día la agencia federal pidió que fuera mantenido bajo custodia hasta poder ir a recogerlo.

“¿Por qué pensaron que no era un ciudadano?”, se preguntó en ese momento la abogada de ACLU Miriam Aukerman, “¿le confundieron con otra persona? Quién sabe”. “Es un individuo increíblemente vulnerable por su enfermedad mental”, añade. 

Según ACLU, sufre episodios en los que “desaparece y no recuerda lo que ha hecho una vez aparece de nuevo”, debido “a lo que vio” durante la guerra.  Su detención se produjo por uno de estos episodios, mantuvo la organización.

Ramos fue trasladado así a un centro de detención de ICE en Battle Creek, Michigan, a 70 millas de distancia, donde se enfrentó a la posibilidad de ser deportado. No fue liberado hasta tres días después, cuando un abogado de su familia entregó su documentación a las autoridades federales.

ICE explicó en un comunicado reportado por Michigan Radio que cuando estaba detenido Ramos declaró que era un inmigrante ilegal. Después del reclamo de un abogado consecuente a que la agencia federal lo mantuvo bajo custodia, las autoridades de inmigración se percataron de que se trataba de un ciudadano estadounidense y lo dejaron libre.

ACLU y otro grupo activista presentaron en abril de este año una demanda por este caso y exigieron que el policía que señaló su arresto, Curtis VanderKooi, fuera despedido por racista al haber notificado el arresto de Ramos a ICE en la base de una apreciación racial.

El agente recibió una suspensión no remunerada durante 20 horas por haber violado las políticas del estado en términos de derechos civiles.

Después de la resolución de este martes, Miriam Aukerman, abogada principal de la ACLU de Michigan, aseguró en declaraciones recogidas por Michigan Radio que espera que “la comunidad pueda aprender de este caso". “Lo que le pasó a Jilmar es realmente trágico. Y esperamos que ese sea el ímpetu que necesitamos para que la ciudad y el departamento de policía participen realmente en una reforma sistémica que cambie la forma en que la policía actúa aquí".

"Estamos satisfechos de que las partes hayan podido resolver este asunto sin procedimientos judiciales", dijo la abogada de la ciudad Anita Hitchcock en un comunicado. “El acuerdo no es una admisión de responsabilidad. Más bien, es una resolución de un reclamo en disputa. Esperamos que todas las partes ahora puedan avanzar".

"Violar los derechos civiles de las personas es muy costoso porque causa un sufrimiento increíble y un daño increíble", agregó Hitcock.

RELACIONADAS

Este marine volvió de Afganistán con varias medallas. ICE quiso deportarlo pese a ser estadounidense