Oficial de asilo condena la política de Trump y dice que es "ilegal" hacer esperar a migrantes en México

"No puedo participar". Un oficial de asilo que juró hacer cumplir la ley renuncia después de acusar a la Administración Trump de “promover una agenda racista”
Miles de migrante esperan en México la resolución de sus casos de asilo.
Miles de migrante esperan en México la resolución de sus casos de asilo. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un oficial de asilo de la Administración Trump ha elaborado una de las críticas más vehementes en contra de la política de asilo del presidente, Donald Trump; en particular, sobre la disposición de que los solicitantes de asilo esperen en México su llamado a una corte estadounidense para procesar su caso.

“Tras cuidadosa consideración y contemplación moral, he decidido que no puedo llevar a cabo entrevistas bajo los Protocolos de Protección al Migrante (MPP, en inglés) o participar de otro modo en el programa MPP”, dijo el oficial de asilo en una carta que obtuvo el senador demócrata por Oregón Jeff Merkley, y que el diario The Washington Post ha publicado.

El o la funcionaria ha permanecido en el anonimato, pero su manifiesto ha sido considerado como auténtico por fuentes en USCIS consultadas por el diario citado.

En la carta, se califica al programa Permanece en México, como también se conoce a los Protocolos de Protección al Migrante, como ilegal bajo la legislación actual, intencionalmente violatorio de los derechos humanos e implementado a propósito para perjudicar a los migrantes que buscan asilo en Estados Unidos.

“La implementación del MPP claramente está diseñada para promover la agenda racista de esta administración de evitar que poblaciones latinas e hispanas ingresen a nuestro país”, dijo el autor del documento.

Prueba de ello, dice el autor, es que la política sólo se implementa en la frontera sur y, en particular, en contra de los solicitantes de asilo centroamericanos, a pesar de que otras nacionalidades también cruzan por esa demarcación.

Agrega que el programa también se diseñó para castigar a los migrantes, dificultando su comparecencia ante las cortes, algo que conlleva a que los jueces los sentencien en ausencia a ser deportados y a no poder entrar al país por lapsos de cinco o 10 años.

“Sin un sistema altamente funcional de avisos [para citas], la administración se ha asegurado de que un elevado número de solicitantes pierdan sus citas en las cortes”, dijo el funcionario.

El o la funcionaria dijo que los MPP “diferían substancial y moralmente de otros aspectos de nuestro trabajo”.

“Por estas razones respetuosamente he decidido no participar en los MPP”, concluyó.

El programa Permanece en México aplica para los solicitantes de asilo no mexicanos que cruzaron por territorio mexicano antes de solicitar asilo. Es una de las medidas que Trump ha impulsado para dificultar la llegada de migrantes.

El presidente también ha prohibido el asilo a los migrantes que atravesaron otro país en su camino a Estados Unidos y no lo solicitaron allí. De tal modo que sólo se le permitiría el asilo a quienes ya lo solicitaron en otros países, pero no lo obtuvieron.

La implementación de esta medida ha confundido a las cortes. Si bien se dijo en un principio que no sería retroactiva, algunos jueces han considerado que los migrantes que regresan desde México (bajo los MPP) para su cita en las cortes ya no son elegibles para el asilo, porque su reingreso al país se hizo después del 16 de julio, cuando la prohibición entró en vigor, según reportó ProPublica.

En agosto, el último mes que se tienen datos, 13,841 migrantes que ingresaron a suelo estadounidense antes del 1 de julio y fueron devueltos a México aún tenían casos judiciales pendientes.

Entre el 1 y el 16 de julio miles de migrantes más ingresaron y regresaron a Estados Unidos desde México; a ellos también se les podría aplicar la prohibición de manera retroactiva.

En total, unos 50.000 extranjeros aguardan sus citas en las ciudades de la frontera norte de México, donde muchos son víctimas de extorsiones por parte de grupos criminales.

El 99% de los migrantes que solicitan asilo y son enviados a México no tienen abogados. Sus audiencias finales suelen ser a puertas cerradas para el público, lo que complica saber cuántas personas permanecen en el limbo o a cuántas se les ha negado el asilo por la prohibición de la que se les dijo estaban exentos.

El 11 de septiembre, la Corte Suprema, mientras evalúa el caso, autorizó a la Administración la deportación de los migrantes que no solicitaron asilo en otro país cuando pasaron por allí.

Otras medias contra los solicitantes de asilo que Trump ha tratado de implementar incluyen regresar a los migrantes a Honduras, uno de los países más peligrosos del mundo.

Lee Más:

Estos migrantes tienen derecho a no ser regresados a México. Rara vez lo logran

Trump planea prohibir permisos de trabajo a migrantes mientras se decide su petición de asilo