Queman cuarteles de la policía y los enfrentamientos en Bolivia dejan al menos 20 heridos

La renuncia de Evo Morales no trajo la calma que se esperaba. Cientos de manifestantes acusan un golpe de estado y se desplazan a La Paz para enfrentarse a la policía. La futura presidenta interina llamó a nuevas elecciones, pero la violencia continúa.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un presidente que ha renunciado a la fuerza y ha pedido asilo en México. Una senadora que ha tomado el mando entre lágrimas y ha anunciado nuevas elecciones. Y enfrentamientos entre policías y centenares de manifestantes enfurecidos por lo que han considerado un golpe de Estado. Así ha transcurrido este lunes en Bolivia, una jornada que ha dejado 20 heridos, cuarteles quemados y una paz que no ha regresado tras la dimisión de Evo Morales a la presidencia.

El país se encuentra convulsionado desde los comicios presidenciales del pasado 20 de octubre, donde hubo acusaciones de fraude, y este lunes se ha vivido una nueva jornada de violencia. Columnas de partidarios de Morales avanzaron en la tarde hacia La Paz desde la vecina ciudad de El Alto.

La llegada de los manifestantes ha provocado temor de que haya enfrentamientos entre los partidarios de Morales y quienes han protestado en su contra desde el controvertido anuncio de su victoria electoral en octubre, cuando se suspendió el conteo de votos preliminar y luego se reanudó dando la victoria a Morales en primera vuelta.

 La Organización de Estados Americanos (OEA) calificó de “irregulares” los resultados de las elecciones que lo dieron por ganador en octubre.

La Policía ha estado ausente de las calles de Bolivia desde que estallaron motines en cuarteles de tres ciudades el viernes, pero este lunes la institución anunció que retomaría las tareas de vigilancia. Mientras, las Fuerzas Armadas anunciaron que "ante la escalada de violencia y hechos vandálicos", puso en marcha una operación para "resguardar los servicios públicos esenciales para garantizar su funcionamiento".

El periódico boliviano La Razón asegura que hay dos cuarteles de Policía quemados por los manifestantes, que estaban armados con “piedras, palos y hasta cachorros de dinamita”. La cifra de heridos por los enfrentamientos se eleva a 20. Con barricadas frente a sus casas, vecinos se organizaban para impedir que el vandalismo dañara sus hogares.

Mientras la nueva jornada de violencia avanzaba, la senadora Jeanine Añez, quien asumirá interinamente como presidenta tras la renuncia de Morales, anunció la realización de elecciones para que “el 22 de enero tengamos ya un presidente electo”.

"Vamos a llamar a elecciones con personalidades probas, que ellos sean los que lleven un proceso electoral que refleje lo que quieren y el sentimiento de todos los bolivianos", dijo en la entrada de la Asamblea Legislativa de La Paz, además de, entre lágrimas, llamar a los manifestantes a detener la violencia.

Añez, senadora de la Unidad Demócrata, asumirá como presidenta interina al corresponderle dicha responsabilidad como la segunda vicepresidenta del Senado, y luego que todos los que precedían a Morales en la línea de sucesión también presentaran su renuncia.

"Tenemos ya un calendario. Creo que la población grita por que el 22 de enero tengamos ya un presidente electo", añadió la senadora.

Sin embargo, el camino para confirmar el llamado a elecciones es largo. Primero, debe volver a reunirse el Congreso, el cual quedó en estado de duda tras la renuncia de Morales. Varios diputados afines al exmandatario sufrieron ataques en sus hogares. Áñez ofreció garantías para un normal funcionamiento.

"Absolutamente van a tener esas garantías. Estamos en coordinación con los movimientos cívicos, las fuerzas del orden están también prestas para protegerlos (…) Tengan la seguridad de que nada les va a pasar", dijo la senadora.

Trump: “Momento significativo”

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió este lunes a la renuncia de Morales, la cual calificó como un "momento significativo" para la democracia en la región, al tiempo de asegurar que es una "una fuerte señal" a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, cuya autoridad Washington desconoce.

"Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán", dijo Trump.

La crisis en Bolivia se desató luego de las elecciones del pasado 20 de octubre, en las cuales Morales resultó ganador. El exmandatario buscaba un cuarto período, luego de 13 años y 9 meses de gobierno, pero un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) reveló “irregularidades” en los comicios. 

Las violentas manifestaciones se prolongaron por 22 días, donde hubo al menos tres muertos y cientos de heridos, hasta que este domingo las Fuerzas Armadas y el comandante general de la Policía le pidieron a Morales que renunciara para disminuir la tensión. Morales anunció que convocaría nuevas elecciones y poco después el ejército pidió su dimisión.

Aunque en las primeras informaciones Morales solo se refirió a su renuncia, hoy el exmandatario ha dicho que su gobierno “fue derrocado por el golpe cívico-político-policial que ha instaurado en Bolivia un régimen de facto apoyado en la violencia y represión”. 

LEE TAMBIÉN:

Evo Morales pide asilo en México y López Obrador le acoge tras su renuncia forzada como presidente de Bolivia

Evo Morales renuncia al poder en Bolivia tras perder el apoyo del Ejército

Evo Morales dimite como presidente de Bolivia tras las presiones de las Fuerzas Armadas