La cátsup no es como la pintan. Procuraduría del Consumidor alerta que 4 marcas usan más azúcar que tomate

La NMX-F-346-S-1980 destaca que el producto debe ser elaborado con el 44% de tomate y no poseer espesantes, colorantes ni conservadores.
salsa ketchup tomates
En los restaurantes, por su alto consumo, la salsa cátsup (kétchup) se termina más rápido que en el hogar, por eso la dejan en el exterior. En tu casa es preferible almacenarla en el refrigerador, hasta por un máximo de tres meses.Saddako / iStock

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Ciudad de México, 4 de noviembre.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que cuatro marcas de salsa cátsup y tipo cátsup contiene más del 40% de alta fructuosa en su composición.

De acuerdo con un estudio publicado en la Revista del Consumidor, las marcas Heinz, La Costeña, Clemente Jaques y Embasa reportaron poseer entre un 42% y un 58% de azúcares.

A la par, las salsas cátsup y tipo cátsup poseen cada vez menos tomate, con lo cual infringirían la Norma Mexicana NMX-F-346-S-1980.

“En los últimos años, en el mercado se comercializan también las denominadas salsas de tomate ‘tipo cátsup’, que en general tienen menos tomate y todas ellas añaden almidones”, señaló el estudio de la Profeco.

La NMX-F-346-S-1980 destaca que el producto debe ser elaborado con el 44% de tomate y no poseer espesantes, colorantes ni conservadores.

Sin embargo, la marca Embasa posee 55% de jarabe de maíz de alta fructuosa; La Costeña tiene el 58% de azúcar y el 42% de jarabe.

En el caso de Heinz y Clemente Jacques, el 42% del contenido es de jarabe de maíz de alta fructuosa.

Para la Profeco, fue a raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que “en México se inició el consumo de jarabe de maíz de alta fructuosa y con ello comenzaron a comercializarse distintos productos que lo incluyen”.

Dijo que la inclusión de este elemento se debe a que la industria “sustituye el azúcar de caña por jarabe de maíz debido a su bajo costo”.