Trump acusa a los demócratas de liderar “la mayor cacería de brujas en la historia estadounidense”

La resolución aprobada hoy establece los parámetros para la siguiente fase de la investigación y el posible juicio político contra Trump.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— El presidente Donald Trump renovó este jueves sus ataques contra la bancada demócrata en el Congreso, a la que acusó de liderar la “mayor cacería de brujas en la historia estadounidense”, poco después de un voto que formaliza las investigaciones preliminares para un posible juicio político en su contra.

“La mayor cacería de brujas en la historia estadounidense”, se quejó Trump, en un mensaje en mayúsculas en su cuenta en Twitter.

 El mandatario dijo que la “farsa” del juicio político -que en realidad no ha comenzado- está perjudicando a la Bolsa, sin que a los demócratas les importe.  

Trump y sus aliados republicanos en el Congreso desde siempre han atacado la investigación que anunció el mes pasado la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para determinar si hay fundamento para un posible juicio político para su destitución.

Hoy, mayormente sobre líneas partidistas, la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, aprobó con 232 votos a favor y 196 en contra, una resolución que codifica y formaliza la investigación preliminar, y da el pistoletazo a audiencias públicas y la difusión de testimonios.

Por su parte, Brad Parscale, director de la campaña de reelección de Trump, dijo en un comunicado que “los votantes castigarán a los demócratas que apoyen este farsa, y el presidente Trump será reelegido fácilmente”.

En las últimas semanas, sin embargo, las encuestas de opinión demuestran que, salvo la base conservadora, un creciente número de estadounidenses apoya la investigación demócrata para un posible juicio político.

Los republicanos habían desafiado a Pelosi a que sometiera a voto la investigación preliminar, repitiendo a diario acusaciones sobre la presunta opacidad del proceso.  Sólo que, ahora, ninguno aprobó la resolución con ese objetivo y atacó sus presuntas fallas.

El detonante de la investigación fue la llamada que hizo Trump el pasado 25 de julio al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para presionarlo a que investigara a su rival político y exvicepresidente, Joe Biden, y al hijo de éste, Hunter.

La votación se produjo horas antes de que Tim Morrison, un experto en Rusia en el Concejo de Seguridad Nacional, ofreciera testimonio a puerta cerrada para corroborar lo que trascendió durante la fatídica llamada.

Una semana antes de la llamada, la Administración Trump suspendió los $400 millones en ayuda militar a Ucrania que el Congreso ya había aprobado sin condiciones.

Trump ha insistido en que esa llamada fue “perfecta”, y que su “transcripción” demuestra que no hubo soborno.

Pero la Casa Blanca sólo divulgó un resumen de la llamada, y no está claro si los demócratas exigirán la transcripción completa que, al parecer, fue depositada en un servidor secreto.

Si los demócratas determinan que hay pruebas de que Trump cometió algún delito o abusó de su poder para beneficio personal, entonces presentarían cargos formales para finales de año, según observadores.

Bajo el proceso constitucional, la Cámara Baja tendría que someter a voto los cargos, y el Senado llevaría a cargo el juicio para destituir al mandatario.

Sólo dos presidentes han sido sometido a juicio político, Andrew Johnson, en 1868, y Bill Clinton, en 1998. Ambos fueron absueltos por el Senado. 

El entonces presidente republicano, Richard Nixon (1969-1974),  dimitió el 5 de agosto de 1974 por el escándalo de "Watergate", antes de que la Cámara Baja aprobase el juicio político en su contra.