Una niña murió al caer por la ventana de un crucero. Ahora su abuelo enfrenta una acusación de homicidio

Las autoridades han detenido al abuelo, Salvarote Anello. Él está devastado

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El Departamento de Justicia de Puerto Rico ha ejecutado este lunes el arresto de Salvatore Anello, acusado de homicidio culposo por la muerte de su nieta, Chloe Wiegand, según ha informado la cadena de noticias NBC.

Chloe Wiegand/Cortesía de la familia Wiegand.

La niña, de sólo 18 meses, cayó por una ventana del piso 11 de un barco de la compañía Royal Caribbean cuando estaba atracado en San Juan de Puerto Rico el 7 de julio.

Las autoridades puertorriqueñas explicaron entonces que el hombre asomó a la niña por la ventana y, tras perder el control, la dejó caer al vacío. La familia, originaria de Indiana, explicó por su parte que el hombre colocó a la niña junto a la ventana pensando que estaba cerrada, pero ella cayó por el hueco desprotegido. 

“Estos cargos criminales están derramando sal sobre las heridas abiertas de esta familia en duelo”, ha afirmado este lunes su abogado, Michael Winkleman, que representa a la familia en una demanda civil contra la firma de cruceros.

“Claramente fue un accidente trágico, y el objetivo singular de la familia sigue siendo que algo como esto nunca vuelva a suceder”, explicó, “si las líneas de cruceros simplemente hubieran seguido las pautas de seguridad adecuadas para las ventanas, este accidente probablemente nunca hubiera sucedido”.

Los padres de Chloe, Alan y Kimberly Wiegand, aseguraron que no entendían por qué había una ventana abierta en un piso tan elevado, “un tremendo riesgo de seguridad que le costó la vida” a la niña.

Kimberly Wiegand defendió a Anello, quien es su padre, en una entrevista con NBC, explicando que a menudo sostenía a Chloe contra el cristal en los partidos de hockey de su hermano mayor para que ella pudiera golpearlo con sus manitas

“Estaba extremadamente histérico”, explicó la mujer sobre su padre, “lo que nos ha dicho repetidamente es que creía que había vidrio, lloraba una y otra vez".

“Apenas puedes mirarlo sin llorar”, dijo sobre el hombre, “ella era su mejor amiga”.

La familia viajó desde Indiana para navegar por las islas del sur del Caribe, un viaje que comenzaba y terminaba en San Juan en Puerto Rico tras pasar por St Maarten, Dominica y Barbados.

La madre recordó así el momento del incidente: “Solo vi a Sam [nombre familiar de Anello] parado al lado de la pared de las ventanas gritando y golpeándolo. Había alguien de Royal Caribbean que intentaba detenerme. Seguí diciendo, llévenme a donde está mi bebé, ¿dónde está mi bebé? Ni siquiera me di cuenta de la ventana”.

"Lo miré y no había agua allí abajo, era concreto. Honestamente, perder a nuestra bebé de esta manera es simplemente inimaginable”, concluyó.

Royal Caribbean transmitió su pena en un comunicado tras el incidente, asegurando que estaba colaborando con las autoridades puertorriqueñas para esclarecerlo.

Una portavoz de la línea de cruceros dijo el lunes en un comunicado que no haría más declaraciones. “Este fue un incidente trágico y, por respeto a la privacidad de la familia, lo remitimos a las autoridades para que hagan más comentarios”.

Anello está retenido bajo fianza de 80,000 dólares, y debe comparecer ante el tribunal el 20 de noviembre, según la agencia de noticias Associated Press.