Las autoridades ordenan evacuaciones en Los Ángeles mientras varios incendios arrasan partes de California

Cerca de 200.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares en el norte del estado y más de dos millones se quedaron sin luz en el fin de semana

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Las autoridades emitieron este lunes nuevas órdenes de evacuación en una zona del noroeste de Los Ángeles tras el inicio de un incendio que en pocas horas quemó varias estructuras y se expande rápidamente. 

Las llamas se propagaron a partir de un punto cercano al Getty Center, a lo largo de la autopista 405, y ya quemaron al menos 400 acres, alimentadas por vientos devastadores. Miles de casas están bajo amenaza, según reportan medios como el Los Angeles Times

"Tenemos hogares que creemos que están perdidos", dijo el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, en una conferencia de prensa televisada poco después de las 5 am, hora local.

El alcalde instó a los residentes a irse si están bajo órdenes de evacuación obligatorias, diciendo que algunos residentes solo tenían 15 minutos para huir. "Salgan cuando digamos que salgan", afirmó, invitando a los propietarios a no tratar de combatir el fuego con mangueras de jardín.

Entre el humo que intoxicó el aire, una lluvia de cenizas y camiones de bomberos circulano uno tras otro para acudir a las áreas necesitadas, los residentes de la zona se apresuraron a empacar objetos de valor en sus autos.

Las autoridades cerraron las escuelas en Santa Mónica. Unas 2.600 clientes se quedaron sin electricidad en la zona. La estrella de la NBA Lebron James aseguró en Twitter que también él y su familia fueron evacuados. "Qué noche de locura", dijo. 

Casi 200.000 residentes del norte de California tuvieron que abandonar este domingo sus hogares después de que las autoridades extendieran esta medida precaucional a lo largo del día mientras que vientos de intensidad histórica seguían alimentando un gran incendio forestal en la zona de Wine country. 

Otro gran fuego arrasó parte del condado de Los Ángeles, en el sur del estado, y solo está parcialmente contenido por los bomberos. El incendio inició el jueves cerca de la cuadra 31600 de Tick Canyon Road y por eso le valió el apodo de Tick Fire

A partir del sábado por la tarde, la compañía eléctrica Pacific Gas & Electric (PC&G), la más grande del estado, empezó apagones programados que afectaron a cerca de dos millones y medio de personas (965.000 hogares y negocios), para evitar más incendios mientras persisten condiciones meteorológicas desfavorables. Otros 100.000 clientes se quedaron sin luz por las ráfagas de viento.

La empresa aseguró el domingo por la noche que avisó a 500.000 clientes (potencialmente más de un millón de personas) de la posibilidad de nuevos cortes preventivos este lunes, ya que las previsiones de clima seco y ventoso se mantienen. 

Ante la amenaza que representan estos incendios, aún todavía casi sin control, el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, emitió este domingo una declaración de emergencia para todo el estado. "Estamos empleando todos los recursos posibles", afirmó.

Decenas de miles de casas amenazadas en la zona de Wine Country

El temor a que vientos que están alcanzado fuerza de huracán propagaran las llamas en una carretera importante llevó a las autoridades a ampliar este domingo las órdenes de evacuación que ya cubrían partes de Santa Rosa, una ciudad de 175.000 habitantes al norte de San Francisco devastada por un incendio forestal hace dos años. 

"Esta es la evacuación más grande que cualquiera de nosotros ... pueda recordar", tuiteó la Oficina del Alguacil del Condado de Sonoma el domingo por la mañana, "cuídense el uno al otro”. Alrededor de 90,000 residentes ya estaban bajo una orden de evacuación obligatoria emitida el sábado por la noche que abarcaba una gran franja de Wine Country.

La medida valía para un área que se extendía desde la comunidad interior de Healdsburg hacia el oeste a través del Russian River Valley y hasta Bodega Bay en la costa, dijo el alguacil del condado de Sonoma, Mark Essick, quien suplicó a los residentes de la zona de evacuación que se fueran inmediatamente, citando las 24 vidas perdidas hace dos años.

"Veo personas que dicen que se quedarán y lucharán contra este incendio", dijo Essick, "no se puede luchar contra esto. Por favor, evacúen".

El incendio forestal actual, denominado Kincade Fire, comenzó el miércoles por la noche y solo está contenido en un 5%, ha asegurado este domingo el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California. Ya alcanzó los 54.000 acres de superficie quemada. Destruyó al menos 94 construcciones y amenaza a al menos otras 80.000.

Dos bomberos sufrieron heridas mientras intentaban contrarrestar las llamas, uno de ellos graves.

A lo largo del domingo, las ráfagas de viento superaron las 100 mph (160 kmph). Estas corrientes violentas aumentaron exponencialmente la capacidad de extensión de las llamas. Las autoridades se esperan condiciones parecidas también para este martes.

Una de las zonas más afectadas fue Healdsburg Hills North, una popular atracción turística de la región de Wine Country. La localidad perdió por las llamas una de sus atracciones históricas, cuando las brasas arrastradas por los vientos provocaron un incendio que envolvió la Bodega Soda Rock, cuyos edificios incluían una tienda general y una oficina de correos fundada en 1869.

Las causas del incendio son actualmente no determinadas. Sin embargo, PG&E afirmó que una línea de transmisión de 230.000 voltios cerca de Geyserville, en el condado de Sonoma, tuvo una avería minutos antes de que estallara el incendio.

La empresa de servicios públicos reconoció que este mal funcionamiento determinó un cambio de estrategia a la hora de poner en acto los apagones programados para este fin de semana. En el pasado, fue responsabilizada de otros incendios por la supuesta falta de mantenimiento adecuado en la red eléctrica que gestiona.

Southern California Edison, otra compañía que presta servicios a gran parte de la mitad sur del estado, dijo que solo unos pocos cientos de clientes estuvieron sin electricidad el domingo.

Pero advirtió de que podría tener que cortar la electricidad a más de 300,000 clientes, (aproximadamente 750.000 personas) para asegurar su red eléctrica.

En las últimas tres semanas, ya se han puesto en acto otros apagones preventivos en California. Hasta dos millones de personas resultaron afectadas. 

Llamas en varias partes del estado

El jueves, el incendio Tick Fire destruyó al menos seis casas en el área de Santa Clarita, cerca de Los Ángeles, y dio lugar a órdenes de evacuación para hasta 50,000 residentes, aunque a muchos se les permitió posteriormente regresar a casa después de que los vientos de Santa Ana comenzaron a disminuir.

Este fuego estaba está contenido en un 70 por ciento el domingo por la noche, según informó el departamento de bomberos correspondiente. 10,000 estructuras edificios siguen bajo amenaza. Al menos 22 han sucumbido a las llamas y 27 más han sido dañadas. El fuego quemó al menos 4,615 acres. Tres bomberos resultaron heridos.

Hubo otros fuegos, aunque más limitados. En la bahía de San Francisco, dos incendios de césped obligaron al cierre de un tramo de seis millas (diez kilómetros) de la Interestatal 80, incluido un puente entre las ciudades de Crockett y Vallejo, y forzaron la evacuación de 200 personas de la Academia Marítima de la Universidad Estatal de California. 

El humo de otro incendio de césped el domingo obligó al cierre de un tramo de la Interestatal 80 que atraviesa el centro de Sacramento. Mientras tanto, los bomberos vieron líneas eléctricas caídas en el área de un pequeño incendio que destruyó un edificio en un club de tenis y otras tres estructuras en Lafayette, un frondoso suburbio en el área este de la Bahía de San Francisco.

RELACIONADAS

Ordenan evacuar a 90.000 residentes de California por el incendio Kincaid. Más de dos millones se quedarán sin electricidad