Un niño visitó más de 320 veces un hospital y fue sometido a 13 operaciones. Pero estaba sano. Su madre irá a la cárcel

La mujer fue condenada a seis años de prisión tras someter a su hijo a abuso médico
Kaylene Bowen-Wright, condenada a seis años de prisión por inventarse las enfermedades de su hijo y someterlo a abuso médico.
Kaylene Bowen-Wright, condenada a seis años de prisión por inventarse las enfermedades de su hijo y someterlo a abuso médico. Dallas County Sheriff's Department / Dallas County Sheriff's Department

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Cáncer, distrofia muscular, problemas cardíacos, convulsiones: esta son algunas de las enfermedades que una madre de Texas atribuyó durante años a su hijo, lo que le permitió lograr que el pequeño fuera a más de 320 visitas en hospitales y fuera sometido a 13 operaciones en el quirófano.

Sin embargo, este menor, que se llama Christopher Bowen y ahora tiene diez años, en realidad estaba sano. Su madre, Kaylene Bowen-Wright, de 36 años, se lo había inventado todo. Y ahora pagará por ello.

La mujer fue sentenciada este viernes a seis años de prisión en una corte de Dallas, Texas, por fingir que su hijo tenía enfermedades y obtener que recibiera tratamientos médicos y cirugías que no necesitaba. En agosto, ya se había declarado culpable de causarle al menor daños imprudentes.

Los investigadores dijeron que el niño pasó los primeros ocho años de su vida dentro y fuera del hospital, según la emisora local NBC Dallas-Fort Worth.

Christopher estuvo expuesto a radioterapia, contrajo sepsis varias veces y sufrió coágulos de sangre tras recibir tratamientos innecesarios, informa este medio. Su madre hasta hizo que los médicos le insertaran una sonda para que se alimentara y que fuera obligado a usar una silla de ruedas.

A finales de 2017, profesionales sanitarios de un hospital de Dallas notaron signos de abuso médicos infantil y presentaron una queja ante los Servicios de Protección Infantil de la ciudad. La policía arrestó entonces a la mujer, según cuenta The Dallas Morning News.

Las autoridades quitaron a Christopher y a dos hermanos suyos de la custodia de su madre, y se la otorgaron al padre del menor, Ryan Crawford, quien durante años había intentado convencer a los jueces de que su hijo estaba sano, agrega el periódico. 

La afiliada local de NBC informa de que Bowen-Wright aparentemente sufre un trastorno de salud mental, llamado ‘síndrome de Munchausen por poder’, que hace que una persona atribuya a personas que están bajo su cuidado síntomas de enfermedades inventados.

Inicialmente, la mujer se enfrentó a una pena de hasta 20 años de prisión, pero posteriormente el juez le rebajó la condena.

Según los expertos, convencer a los jueces de los tribunales de familia de que una madre puede estar abusando médicamente de su hijo a menudo es un desafío complicado, explica el medio Fort-Wart Starth Telegram.

Aún en 2017, dicho abuso médico infantil era relativamente desconocido en comparación a otros tipos de maltrato, según dijo el Dr. Marc Feldman, experto nacional en este ámbito. "Muchos jueces no tienen experiencia en esto", explicó. 

"Me encuentro con muchos jueces de cortes de familia sordos", dijo Feldman. “Tanto ellos como la mayoría de los miembros del público no pueden creerse que una madre aparentemente cuidadosa pueda estar realizando un abuso médico infantil”.

Feldman dijo que tales jueces también tienden a tratar a los médicos como "dioses que no pueden fallar, sin darse cuenta de que estas madres abusivas van al médico hasta que encuentran a alguien que acepte sus demandas".

"Fueron demasiadas manipulaciones, demasiadas mentiras", dijo este viernes el padred e Christopher. "No sabía qué hacer". Ahora, asegura Crawford, su hijo es un niño feliz que ama el fútbol y formar parte de un coro.

RELACIONADAS

Uso, abuso y adicción a los medicamentos con prescripción médica