Trump frenó a un millón de migrantes en la frontera… pero se le escaparon 150.000 más

Las autoridades migratorias agradecen la “increíble” colaboración de México, que merece estar “en los libros de historia”

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— Las autoridades migratorias frenaron el paso de cerca de un millón de migrantes en la frontera sur en el último año, en parte en virtud de la cooperación de México, que ha sido “para los libros de historia”, ha afirmado este martes el jefe de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés), Mark Morgan.

Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Morgan dijo que 979,154 migrantes fueron detenidos en el año fiscal 2019 (entre el 1 de octubre de 2018 y el pasado 30 de septiembre).

“Es un impactante incremento del 88%” respecto al año anterior, dijo Morgan.

Este millón de migrantes fueron capturas tras cruzar la frontera ilegalmente o en los puertos de entrada por carecer de documentos. Pero, además, otros 151.000 burlaron las medidas de seguridad y entraron al país sin ser capturados, según Morgan.

Elogios para México

Morgan ha calificado de “increíble” la colaboración de México. Desde el inicio del programa Quédate en México en enero, se ha devuelto a 51.000 migrantes a ese país para que esperan allí semanas o meses hasta saber si Estados Unidos acepta su solicitud de asilo.

El programa se reforzó en junio después de que el presidente, Donald Trump, amenazara al país vecino con fuertes aranceles si no aceptaba colaborar.

 Como parte de ese acuerdo, México desplegó además a unos 25,000 soldados de la Guardia Nacional en sus fronteras con Estados Unidos y Guatemala; aumentó sus operaciones policiales al interior del país; y se comprometió a dar ayuda humanitaria a quienes aguardan en suelo mexicano la resolución de sus casos de asilo en Estados Unidos.

Siguiendo la pauta de Trump, Morgan contrastó la presunta inacción del Congreso con la colaboración de restablecer la “integridad” del proceso de asilo y mejorar el combate contra el tráfico de humanos.

Así, por cuarto mes consecutivo, la cifra de inmigrantes detenidos en septiembre disminuyó: fueron 52,000, frente a los 144,000 en mayo, el peor mes.

Morgan no ofreció un desglosado de cuántos solicitaron asilo al llegar a la frontera sur, pero dejó en claro que cerrará el paso a “migrantes económicos” que no reúnen los requisitos de asilo.

Grupos cívicos en todo el país han entablado demandas contra las medidas que ha adoptado la Administración para restringir el acceso al asilo en este país.

Plegarias para los migrantes

“Si lo vemos desde la perspectiva de fe, Dios no ha hecho estas fronteras, y estas políticas han traído mucho dolor y sufrimiento. Continúa la separación de familias, y esos 51,000 migrantes devueltos a México también seguirán lejos de los suyos”, dijo en entrevista telefónica el activista Dustin Craun, del grupo musulmán CAIR, en San Diego, California.

Craun es productor del filme Una oración más allá de las fronteras, que documenta el primer encuentro entre una iglesia cristiana y una mezquita en el Parque de la Amistad en la frontera entre San Diego y Tijuana, México.

Es el único espacio en toda la frontera sur en el que las familias separadas por la Administración pueden reunirse por unas horas cada fin de semana, "siquiera rozando sus meñiques a través de una barda".

Su grupo y otras organizaciones cristianas, judías y musulmanas han programado un día de oración binacional el 27 de octubre en señal de solidaridad con los migrantes.

“Vamos a tener tres minutos de oración en silencio para las congregaciones que no puedan participar en persona”, explicó, “queremos mantener la atención sobre esta crisis en la frontera, que fue creada por Estados Unidos… no empezó con Trump, porque los demócratas y republicanos no han podido aprobar una reforma migratoria, pero esta Administración la ha agravado”.

Relacionado: 

Un juez federal prohíbe a Trump restringir el derecho al asilo en ninguna parte del país