Activistas ofrecen un servicio a los agentes de ICE que renuncien para que encuentren "un mejor trabajo"

“No tienes que trabajar para ICE. Te encontraremos un mejor trabajo”, dice el slogan de la campaña. El vocero de la agencia federal dijo que la iniciativa "demonizaba" a los oficiales

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Un grupo de activistas ha ofrecido una oportunidad a los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) para desempeñarse en otro trabajo mediante un programa anónimo y gratuito de servicios de recolocación, reportó este martes la revista Newsweek.

Desde que el grupo Never Again Action (Acción nunca más) emitiió la convocatoria para el servicio, al menos un agente se ha acercado pidiendo ayuda para dejar su trabajo y encontrar otro, según el grupo.

“Ya hemos tenido un agente de ICE que se ha puesto en contacto con nosotros”, dijo el grupo organizado por miembros de la comunidad judía estadounidense, que han dicho no dejarán que algo como el Holocausto vuelva a suceder, cuando millones de judíos fueron exterminados por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

El grupo anunció la campaña para que coincidiera con su festividad religiosa de la expiación, uno de los días más sagrados en el calendario judío. Para apoyarlos a abandonar sus trabajos deteniendo y separando a inmigrantes de sus familias, la sección de Atlanta de Never Again Action hizo una página web ofreciendo servicios gratuitos de recolocación de carrera.

“No tienes que trabajar para ICE. Te encontraremos un mejor trabajo”, dice la página web.

Aunque aclaran que no garantizan un trabajo para los candidatos que renuncien a ICE, se comprometen a ayudarlos con un asesor laboral para preparar un curriculum vitae, una carta de interés y entrenamiento para las entrevistas laborales.

“Nuestros asesores laborales tienen estudios de maestría en negocios, experiencia profesional como consejeros de carrera o experiencia profesional en el área de reclutamiento”, dice la página web que conmina a los agentes a conseguir “un mejor empleo”.

El secretario de prensa de ICE, Bryan Cox, criticó la iniciativa como un intento de “demonizar a los agentes de la ley… una desgracia”.

“Los hombres y muejres de ICE son servidores públicos que lealmente hacen cumplir la ley federal como la aprueba el Congreso”, añadió Cox.

Estos agentes federales se enfrentan a menudo con el rechazo de una parte de la sociedad. En manifestaciones a favor de los derechos de los migrantes es común que se griten consignas como “fuera ICE” o “abolir ICE”.

No son los únicos agentes federales encargados de labores de inmigración que deben lidiar con el rechazo social y otros retos que han llegado a ocasionar serios problemas de salud mental.

En septiembre, un reporte del diario The New York Times, reveló que los agentes de la Patrulla Fronteriza enfrentan una crisis de suicidios y de salud mental, ligada al ejercicio de su trabajo, tanto por las condiciones del mismo como por la impopularidad de su misión.

Un agente en Tucson dijo que lo habían llamado “vendido” y “asesino de niños”.

Otro, en El Paso (Texas) aseguró que él y sus colegas evitaban acudir a la mayoría de los restaurantes, pues “siempre existe la posibilidad de que escupan en tu comida”, dijo.

El endurecimiento de la política migratoria del presidente, Donald Trump, no ha hecho más que agravar la situación.

“La diferencia entre hacer el trabajo ahora y cuando comencé es como la noche y el día”, dijo Eduardo Jacobo, un agente fronterizo del sector del Centro de California—. “Antes, era una descarga de adrenalina cuando atrapabas a personas con drogas. Estabas haciendo más cosas de policía. Ahora es trabajo humanitario”.