Trump promete proteger Medicare y advierte que EEUU “se irá al infierno” si gana un demócrata

Trump atacó las propuestas demócratas para mejorar la cobertura médica bajo Medicare, durante un acto con jubilados en Florida, un estado clave para sus esfuerzos de reelección en 2020.
El presidente, Donald Trump, durante un discurso em Florida.
El presidente, Donald Trump, durante un discurso em Florida.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

WASHINGTON.— Como parte de su estrategia electoral, el presidente, Donald Trump, firmó este jueves en Florida una orden ejecutiva para proteger Medicare, y advirtió que, si un demócrata gana la presidencia en 2020, el programa correrá peligro y el país “se irá al infierno”.

“Mientras yo sea presidente, nadie tocará sus beneficios de Medicare… no permitiré que estos políticos (demócratas) les roben su cuidado de salud y se lo den a extranjeros ilegales”, prometió Trump, ante un grupo selecto de partidarios de una comunidad para jubilados en The Villages.

Tras el discurso de casi una hora, Trump firmó una orden ejecutiva “para proteger a Medicare de la destrucción socialista”.

Previo al evento, fuentes de la Administración explicaron en conferencia telefónica con periodistas que la medida amplía y fortalece “Medicare Advantage”, un plan privado que cubre a 22 millones de personas, ofrece acceso a más planes con precios asequibles, e incrementa el uso de servicios de telemedicina. 

También amplía los servicios médicos incluidos en los planes privados, y pretende reducir los costos que pagan los ancianos de su bolsillo.

Joe Grogan, titular del Concejo de Política Doméstica de la Casa Blanca, y Seema Verma, administradora de los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid, afirmaron que las propuestas demócratas de “Medicare para todos” se traducirían a “Medicare para nadie”.

La selección de Florida para el evento no fue coincidencia: Florida es un estado clave para sus esfuerzos de reelección en 2020, y la generación de los llamados “Baby Boomers”, aquellos nacidos entre 1946 y 1964 y que están en edad de jubilarse, es un codiciado bloque electoral de ambos partidos.

Trump repitió sus ataques contra la “corrupción” y las propuestas “socialistas” de los demócratas para controlar los programas de salud, y dirigió su diatriba contra el exvicepresidente, Joe Biden, y la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren.

Medicare “está bajo amenaza como nunca antes” y los demócratas quieren “saquear Medicare para financiar el socialismo”, afirmó Trump, quien advirtió que las propuestas “socialistas” de los precandidatos presidenciales “racionarán” y reducirán la cobertura médica, aumentarán los impuestos, y darán “cobertura gratuita a inmigrantes ilegales”.

El mandatario también atacó “Obamacare”, la reforma sanitaria instituida por la Administración Obama en 2010, y prometió un “plan increíble” que la reemplace si los republicanos recuperan el control de la Cámara de Representantes y mantienen el Senado y la Casa Blanca el próximo año.

Si gana un demócrata la presidencia, “el país se irá al infierno”, aseguró Trump, quien estuvo acompañado del secretario de Salud, Alex Azar, Verma, y otros funcionarios de la agencia.

Medicare, establecido en 1966, ofrece cobertura médica a unos 60 millones de ancianos, jubilados y personas discapacitadas, de los cuales 4,4 millones son hispanos. Pero la privatización parcial del programa, y los recortes propuestos por la Administración, afectarían a millones de beneficiarios, según observadores.

La orden ejecutiva responde en parte a los ataques de los demócratas y grupos afines de que la Administración Trump está desmantelando el programa de “Obamacare”, que los republicanos han intentado abolir desde 2010. Esos esfuerzos les hicieron perder el control de la Cámara Baja en los comicios de 2018.

La Administración Trump se sumó este año a una demanda de decenas de estados bajo control republicano, liderada por Texas, que impugna la legalidad de “Obamacare”, y el tribunal del Quinto Distrito de Apelaciones prevé emitir un dictamen en las próximas semanas.

Pero “Obamacare” amplió la cobertura médica en Estados Unidos a través de subsidios gubernamentales, la inclusión de menores de 26 años en los planes médicos de sus padres, y la inscripción de más ancianos en Medicaid. También incluyó incentivos para reducir el costo de recetas médicas para personas de edad avanzada.

Bajo la ley de “Obamacare”, alrededor de 20 millones de personas obtuvieron cobertura médica, se redujo la tasa de personas sin seguro médico y se mantienen las protecciones de personas con condiciones médicas pre-existentes, que de otra manera hubiesen sido rechazadas por las aseguradoras.

El programa de Medicare se financia a través de una combinación de impuestos a la nómina y el cobro de primas. El nuevo período de inscripción en Medicare se llevará a cabo entre el 15 de octubre y 7 de diciembre, según indicó su página web.  

Un informe del Seguro Social, divulgado en abril pasado, calculó que el fondo fiduciario del Seguro Social y Medicare -de donde provienen los beneficios desembolsados- agotará sus fondos para 2035. Eso significaría un recorte de cobertura médica de al menos un 25%.

Los costos del Seguro Social probablemente superarán el total de sus ingresos el próximo año -por primera vez desde 1982-, mientras que la “Parte A” de Medicare, que cubre hospitalizaciones, servicios de enfermería a domicilio, y cuidados paliativos para enfermos terminales, agotará sus fondos en 2026, según proyecciones de ese informe.

En su solicitud presupuestaria para el año fiscal 2020, Trump propuso recortar aproximadamente 600,000 millones de los gastos de Medicare en la próxima década, y el 85% de esos recortes afectaría el monto que reciben los proveedores médicos, aunque también reduciría la cobertura de ciertas medicinas recetadas.

Tema electoral

Así, el cuidado de salud, y concretamente el futuro de Medicare, figura de forma prominente en la contienda presidencial, tomando en cuenta que, según datos de la Oficina del Censo, alrededor de 28,3 millones de personas carecen de seguro médico, o un 8,8% de la población.

De todas las ideas demócratas sobre la mesa, la de “Medicare para todos”, que promueven los senadores Bernie Sanders y Warren, ha causado la mayor polémica porque propone abolir los seguros privados y reemplazarlos con planes financiados por el gobierno.

En cambio, Biden considera que ese plan sólo aumentaría los impuestos para la clase media, y propone proteger y ampliar “Obamacare”, con la opción de subscribirse a un seguro público.

Estados Unidos gasta más que ningún otro país desarrollado en el cuidado de salud -conformó el 16,9% de su Producto Interno Bruto en 2018-, o el equivalente de 10,586 por persona, pero eso se debe en buena medida al alto costo de salud en este país, según un análisis de la Fundación Peter G. Peterson.

En comparación con otros países ricos, ese mayor gasto no necesariamente ha generado mejores indicadores de salud, especialmente en áreas como expectativa de vida, mortalidad infantil y el control de la diabetes, según ese documento.