La policía blanca que mató a un hombre negro al equivocarse de apartamento recibe 10 años de cárcel

La condenada tiene 28 años. La fiscalía pedía el mismo tiempo de cárcel por haberle quitado la vida a un hombre desarmado en su propio hogar.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

Amber Guyger, la expolicía de Dallas, Texas, condenada por el asesinato de su vecino desarmado en su departamento, a quien le disparó en el pecho, ha sido sentenciada este miércoles a 10 años de prisión, ha reportado la cadena NBC.

Guyger, de 31 años, se enteró de su destino después de una audiencia de sentencia que incluyó el estremecedor testimonio de la familia de la víctima, Botham Jean, y las revelaciones de que compartió textos racistas y ofensivos en publicaciones en las redes sociales.

Los fiscales le pidieron al jurado que condenara a Guyger a al menos 28 años, lo que es simbólico porque Jean había cumplido 28 años el domingo pasado.

Guyger no testificó durante su sentencia, pero tiene la oportunidad de apelar la condena. El caso conmocionó a Dallas, sacudiendo la idea de que los ciudadanos respetuosos de la ley pueden estar seguros en sus propios hogares.

Al jurado se le permitió considerar si la muerte de Jean fue el resultado de una "pasión repentina", lo que significaba que Guyger actuó en el calor del momento. Llevaba una sentencia menor: de dos a 20 años tras las rejas, reportó NBC.

La oficial con cinco años de experiencia vivía un piso debajo de Jean, un contador de 26 años, en su complejo de apartamentos. Ella testificó que estaba fuera de servicio, pero en uniforme cuando ingresó por error a su unidad el 6 de septiembre de 2018, después de un largo turno en el trabajo; creyó que era un ladrón y le disparó en el pecho, diciendo que temía por su seguridad.

Los fiscales dijeron que Jean estaba mirando televisión y comiendo helado en su sala de estar cuando Guyger irrumpió adentro, probablemente asustándolo. La trayectoria de la bala mostró que estaba levantándose de su sofá o encogido cuando Guyger disparó su arma de servicio, agregaron.

El tiroteo fatal, que ha llevado a uno de los juicios por homicidio más esperados en Dallas en décadas, se convirtió en un punto álgido en debates sobre uso policial de la fuerza y ​​prejuicios raciales. La familia de Jean ha cuestionado si Guyger le habría disparado si la víctima hubiera sido de una raza diferente.

Testificando en su propia defensa la semana pasada, Guyger le dijo al jurado que temió por su vida cuando entró en un apartamento que creía que era suyo y el hombre que estaba adentro comenzó a acercarse y gritarle: "¡Oye! ¡Oye! ¡Oye!"

"Nunca quise quitarle la vida a una persona inocente. Lo siento mucho", dijo Guyger en el estrado, "no se trata de odio, se trata de tener miedo".

Guyger admitió haberle dado a Jean una ayuda mínima para salvarle la vida porque solo tenía una mano libre mientras llamaba al 911 y su estado de ánimo era frenético.

Guyger, que estuvo en la fuerza policial de Dallas durante más de cuatro años, fue despedida de su trabajo luego del tiroteo. Los resultados de toxicología presentados en el juicio mostraron que no estaba intoxicada.

La defensa trajo a otros inquilinos del mismo complejo de apartamentos que declararon que también habían estacionado en un piso diferente y habían ido a la unidad equivocada por error.

Los abogados de Guyger también minimizaron que ella había estado intercambiando mensajes de texto sexualmente explícitos con su compañero de trabajo, y que estaba hablando por teléfono con él justo antes del tiroteo, lo cual se reveló durante la apertura del juicio.

Los fiscales utilizaron esos mensajes para argumentar que Guyger no estaba tan fatigada ese día como la defensa había afirmado, y que tenía la intención de ver a su compañero más tarde esa noche.

También dijeron que Guyger fue responsable de haber perdido varias pistas de que estaba en el piso equivocado y que se dirigió al departamento errado, incluida una alfombra roja que tenía el apartamento de Jean a la entrada y el suyo no.