Más centroamericanos esperarán en México por su caso de asilo aunque pasen la entrevista de miedo creíble

La medida para acabar con la práctica de "atrapar y soltar" afectará sobre todo a los centroamericanos que pidan asilo. Ya no serán liberados dentro del país, salvo en estos casos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE

El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, anunció que la Administración Trump tomará medidas que entrarán en vigor la próxima semana para acabar con la práctica de “atrapar y soltar” a migrantes en la frontera, según un comunicado de prensa este lunes.

La medida está dirigida, en particular, a los migrantes centroamericanos que cruzan la frontera sin documentos para solicitar asilo. Bajo la nueva regla, incluso aquellos que aprueben su entrevista de miedo creíble tendrán que esperar mientras se resuelve su caso en México.

“Con algunas excepciones humanitarias y médicas, el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) ya no liberará a las unidades familiares de los centros de la Patrulla Fronteriza en el interior [del país]”, dijo McAleenan durante una conferencia ante el Consejo de Relaciones Exteriores.

Si las familias migrantes no reivindican que temen por su vida o integridad si regresan a sus países de origen, serán enviados de vuelta a los mismos, indican las autoridades. En cambio, si los migrantes dicen que tienen miedo y pasan la entrevista que lo acredite, ya no serán liberados en Estados Unidos, sino que se les enviará a México, bajo los protocolos de Protección a los Migrantes.

“Esto significa para las unidades familiares, el mayor grupo demográfico que llega a la frontera por su volumen, que la práctica ordenada por las cortes de atrapar y soltar, debido a la inhabilidad del DHS para completar los procedimientos migratorios con las familias detenidas juntas bajo custodia, habrá sido mitigado”, agregó McAleenan.

Según la ley, sin importar su estatus migratorio todos los extranjeros en suelo estadounidense tienen derecho a solicitar asilo. Trump ha culpado a esta legislación de atraer a miles de migrantes indocumentados, porque en sus palabras se les "atrapa" y luego se les "suelta". En respuesta, el Gobierno ha dejado de recibir las solicitudes de asilo de quienes pasan por otro país y también ha enviado a México a miles de solicitantes de asilo mientras sus casos se deciden en las cortes de inmigración.

El Departamento de Seguridad Nacional ha llamado al programa informalmente Permanecer en México, que desde enero de este año obliga a los solicitantes a esperar la decisión al otro lado de la frontera.

Desde que fue implementado este programa, grupos cívicos, entre éstos Human Rights First, han advertido que devolvería a los migrantes a situaciones de peligro.

Hasta la fecha, más de 35.000 migrantes han sido devueltos, con un promedio diario de 473 desde finales de julio, según Human Rights First.

Si bien se ha reducido tanto el flujo de migrantes indocumentados como el número de solicitantes de asilo en la frontera sur, algo que aplaude la Administración Trump, no hay pruebas de progreso alguno para resolver la “emergencia humanitaria y de seguridad” en la zona, según los activistas.

Las autoridades han indicado que este año las detenciones de migrantes han sobrepasado los registros de una década.

En mayo, la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) “detuvo o encontró a más de 144.000 migrantes” en la frontera sur, según los datos oficiales. De ellos, el 90% cruzó de manera irregular, fuera de los puertos de entrada.

El 72% eran niños no acompañados y familias. Esto incluyó un día de más de 5.800 cruces fronterizos en un solo período de 24 horas. También incluyó al grupo más grande que se ha detenido: 1.036 migrantes que cruzaron juntos en el sector de El Paso.

Sin embargo, desde las detenciones récord de mayo, y tras el acuerdo migratorio con México, las llegadas diarias han disminuido en un 64%. Y las aprehensiones de centroamericanos en la frontera han disminuido en más del 70%, según el DHS.

Relacionado:

El Gobierno de Trump y El Salvador firman un acuerdo para frenar a los solicitantes de asilo

Trump aumenta la presión contra los solicitantes de asilo y deportará a los niños no acompañados

La Corte Suprema aprueba la política de Trump para negar asilo a los inmigrantes que han pasado por otro país