Cientos de miles de jóvenes y niños protestan en todo el mundo contra el cambio climático

Miles de estudiantes y activistas llegaron hasta el Capitolio a exigir una mayor protección ambiental, en el marco de una "huelga climática global"

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— Ante la inacción de los líderes políticos para combatir el cambio climático, más de un millón de niños y jóvenes en EEUU y el resto del mundo salieron este viernes a las calles para exigir medidas contundentes que “salven el planeta” para futuras generaciones.

En la era de videos y mensajes virales en las redes sociales, los jóvenes han enarbolado las causas de asuntos como los derechos reproductivos de la mujer, el control de las armas, mayores inversiones en las escuelas, el combate al acoso en las escuelas y, en esta ocasión,  se declaran “rebeldes contra el cambio climático”, que ha sido vinculado con toda clase de desastres naturales en el planeta.

Sólo en Estados Unidos, los organizadores de la “Huelga Climática Global” han preparado alrededor de 800 eventos desde hoy y durante los próximos siete días.

Su objetivo es lograr la aprobación de un “nuevo pacto verde” con énfasis en el desarrollo de nuevas tecnologías y fuentes de energía renovable; la protección de la biodiversidad; el respeto a tratados y derechos indígenas, y una agricultura sustentable.

Miles de estudiantes y activistas intentaron marchar desde la Casa Blanca, pero fueron desviados por la policía debido a la visita del Primer Ministro de Australia.  Los manifestantes retomaron la marcha desde un parque central hasta el Capitolio, portando pancartas con mensajes como “Salven nuestro planeta”, y  “cuando los líderes actúan como niños, los niños actúan como líderes“.

Alejandra Trillo, una bióloga en el Amazonas y catedrática universitaria en Gettysburg (Pensilvania) vino a Washington con su esposo y dos hijos para trasladar el mensaje de que el cambio climático es un problema que atañe a países como el suyo y el resto del mundo.

“Venimos a la marcha porque, siendo de un país como el Perú, sabemos muy bien, de primera mano, lo que es que cambie el clima: los bosques se están incendiando, los ríos se están contaminando, y lo vemos a primera vista. Sabemos que esa es la Tierra que van a heredar nuestros hijos, y no podemos  dejar que eso pase sin luchar”, dijo Trillo a Noticias Telemundo.

 Es que, según los activistas, el calentamiento global y las secuelas que el fenómeno arrastra -deshielo del Ártico, sequías, inundaciones e incendios forestales, entre otras- golpean especialmente a comunidades marginadas, minorías y personas de bajos ingresos que por fuerza viven en zonas desprotegidas.

Get the noticias newsletter.

Para Ernesto Vargas Medoza, activista de “Peoplesclimate.org”, el aniversario de los huracanes “Harvey”, “Irma” y “María”,  es un “crudo recordatorio de que debemos tomar acción climática ahora”.

“La crisis climática ya no estás impactando, sobre todo a nuestra comunidad latina y otras minorías. El propio Departamento de Salud ha dicho que en EEUU, 2,2 millones de hispanos reportaron que padecen asma, y los hispanos son más propensos a ir a salas de urgencia por asma, en comparación con los blancos”, explicó a Noticias Telemundo Vargas Medoza, quien participó en protestas en Nueva York.

“Es totalmente posible lograr un plan de justicia climática ambicioso y efectivo, y lo sabemos porque en los últimos seis meses se ha logrado en Nueva York, Colorado, y otros estados”, subrayó.

En el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, las protestas de hoy servirán de antesala a otras de la próxima semana en sitios emblemáticos del poder político y económico de EEUU.

Así, los activistas, que se autodenominan “rebeldes contra el cambio climático”,  también han prometido "paralizar la ciudad" el próximo lunes, bloqueando decenas de calles, arterias principales y edificios de la capital, para interrumpir “la normalidad” de la inacción política.

“Padres, trabajadores, estudiantes universitarios, y todos los que estén preocupados por la crisis climática dejarán los trabajos y las aulas, y apartarán sus otras responsabilidades para tomar acción sobre la crisis climática”, advierten en su página web.

En la ciudad de Nueva York,  las manifestaciones y allí las autoridades escolares han dicho que los estudiantes que participen en las protestas de hoy tendrán “ausencia con excusa” en sus expedientes.

 “Escuchen a los científicos”

“La gente en general no parece estar muy consciente de la ciencia (detrás del cambio climático) y cuán grave es esta crisis. Creo que necesitamos informarles, y comenzar a tratar esta crisis como la amenaza existencial que representa”, dijo el miércoles pasado ante el Congreso,  Greta Thunberg, una sueca de 16 años que, sin buscarlo, se ha convertido en el rostro más visible del movimiento estudiantil contra el cambio climático.

Thunberg no llegó a la audiencia ante el subcomité sobre el medio ambiente en la Cámara de Representantes con un testimonio preparado sino con un informe de Naciones Unidas de octubre de 2018 sobre el calentamiento global.

El informe advirtió de que el cambio climático “representa una urgente y potencialmente irreversible amenaza a las sociedades humanas en el planeta”, y pidió reformas a nivel global para evitar más tragedias climáticas.

“Estoy entregando este informe como mi testimonio, porque no quiero que me escuchen a mí; quiero que escuchen a los científicos y quiero que se unan a la ciencia. Y después quiero que toman verdadera acción”,  dijo a los legisladores Thunberg, fundadora del grupo “Fridays for Future”.

Sus palabras ante una hacinada audiencia se hicieron eco del perenne reclamo de millones de activistas ecologistas para proteger el planeta mediante una “ecología verde” y un mundo con menos emisiones tóxicas.

Es precisamente lo que les ha motivado a realizar eventos de concientización, o salir por millones a las calles en 150 países en Europa, Asia, Africa, y decenas de ciudades en Estados Unidos, incluyendo la capital.

En mayo pasado, la Cámara Baja, bajo control demócrata, aprobó un proyecto de ley para que EEUU permanezca dentro del “Acuerdo de París” de 2015 para mitigar el cambio climático, que el presidente Donald Trump decidió abandonar en junio de 2017, cumpliendo una promesa electoral.

Fue la primera iniciativa climática aprobada en el Congreso en una década. Sin embargo, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo entonces que la medida “no iría a ninguna parte”, y ésta no ha sida sometido a voto en ese órgano legislativo.

Pero, más allá de los pasillos del Congreso,  el debate sobre cómo mejorar la protección ambiental ha encontrado un espacio importante en la contienda presidencial de 2020, y el senador independiente de Vermont, Bernie Sanders, tiene el plan más radical de todas las propuestas demócratas.

Thunberg estará hoy en las protestas de Nueva York, que coinciden con la “Cumbre Sobre Acción Climática”  de las Naciones Unidas, para repetir su mensaje a los políticos de que el planeta requiere acciones contra el cambio climático, “pero ya”.

La chica, que padece del síndrome de Asperger, llegó a las costas de EEUU en un yate prestado por la realeza de Mónaco, y ha dicho a la prensa que no teme a los insultos o críticas de conservadores que, con riesgos para la humanidad, no creen en el cambio climático.