El cártel de Sinaloa de ‘El Mayo’ Zambada recibe un golpe dramático en California

'Kilos y metralletas'. Así fue la operación de un año que desembocó en una de las redadas más impresionantes de la historia. Inició "a nivel de calle" y echó mano de todos los trucos de los agentes antinarcóticos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Una investigación de 9 meses terminó con la acusación de 85 personas por participar en una masiva red de drogas en el condado de San Diego (California) vinculada al cártel de Sinaloa, anunciaron este jueves funcionarios federales en esta ciudad.

De julio de 2018 a abril de 2019, las escuchas telefónicas de presuntos narcotraficantes prominentes mostraron la presencia de un gran sistema de redes múltiples en toda la región, según los registros judiciales consultados por la filial de la cadena NBC en San Diego.

"A partir de hoy, la mayoría de los 85 acusados ​​están bajo custodia", dijo el fiscal federal adjunto Matt Sutton.

Funcionarios de la Administración de Control de Drogas incautaron alrededor de 175 libras de metanfetamina, heroína y fentanilo, según documentos judiciales. Los agentes también descubrieron 50.000 dólares en efectivo, múltiples armas de fuego y un Cadillac Escalade 2020, que está valorado en 115.000 dólares.

“Este caso comenzó con pequeños pasos. Tuvo como objetivos a vendedores de heroína y metanfetamina a nivel de calle que operaban en el este del condado de San Diego”, dijo Sutton.

El 13 de septiembre, un gran jurado federal en el sur de California devolvió las acusaciones que señalaron a un total de 85 implicados. Seis días después, los agentes federales presentaron ocho órdenes de allanamiento en relación con las supuestas operaciones de la red de narcotráfico.

"Todos los niveles de la organización, desde los jefes de esta organización hasta sus fuentes de suministro, sus subdistribuidores y sus facilitadores de lavado de dinero, todos los aspectos de estas redes se enfocaron en las acusaciones de hoy", dijo Sutton.

Los funcionarios incautaron principalmente drogas en el condado de San Diego, dijo Sutton, aunque se produjeron algunas incautaciones de drogas en Los Ángeles, Riverside e incluso Alaska.

"Casi al mismo tiempo que se revelaron esas acusaciones, cientos de agentes y oficiales federales, estatales y locales arrestaron a docenas de acusados ​​y registraron más de una docena de ubicaciones en todo el condado de San Diego", dijo el primer asistente fiscal de los Estados Unidos, Peter Mazza.

El jueves, funcionarios federales y locales se reunieron para presentar sus hallazgos de la investigación de un año, incluidas cinco rondas de escuchas telefónicas y vigilancia.

Sutton dijo que las autoridades utilizaron "todas las técnicas de investigación bajo el sol", incluidos los agentes encubiertos y lo último en tecnología de escuchas telefónicas.

En abril de 2018, Amira Guadalupe Novelo-Torres ayudó a los agentes federales a conectarse con traficantes de narcóticos prominentes en áreas no incorporadas de El Cajón, según documentos judiciales. Novelo-Torres estaba bajo custodia del estado en espera de la deportación a México en ese momento.

Un agente encubierto hizo compras controladas de metanfetamina y heroína con la guía de Novelo-Torres de abril a junio de ese año. Estos acuerdos llevaron a Oscar Clemente-Pérez, Anton Dockery, Juan Carlos Ochoa y Belinda Maria Menke a ser investigados como presuntos distribuidores o proveedores.

En julio de 2018, los funcionarios interceptaron las comunicaciones de Clemente-Pérez y Dockery, según documentos judiciales. Hasta agosto de ese año, los agentes dijeron que interceptaron sus mensajes para confirmar que el suministro de Dockery provenía de una red de drogas más grande presuntamente controlada por Ochoa y Menke. Los registros mostraron que otras personas eran supuestos subdistribuidores de la red, incluidos Lorena Torres y Rene Valdez, Jr., según NBC.

Las interceptaciones posteriores de estos acusados ​​en agosto y septiembre de 2018 mostraron una red de drogas mucho más grande en juego, incluida otra red de distribución separada, supuestamente dirigida por Valdez.

Una tercera ronda de intercepciones por cable de los acusados ​​mencionados anteriormente comenzó en octubre y hasta noviembre de 2018.

Entre la segunda y la tercera ronda de intercepciones, así como durante la tercera ronda de intercepciones, las agencias federales y locales coordinaron múltiples incautaciones de metanfetamina y heroína de estas y otras redes relacionadas.

Una cuarta ronda de intercepciones de comunicación duró del 30 de diciembre de 2018 al 28 de enero, según documentos judiciales. Durante este tiempo, se descubrió que Alfonso Arroyo aparentemente dirigió su propia red de distribución de metanfetamina, que involucró al menos a otros siete. Los agentes incautaron una libra de metanfetamina de esta red durante ese tiempo.

En marzo de 2019, una quinta ronda de escuchas telefónicas comenzó a monitorear a los líderes prolíficos en estas redes de drogas, según los registros judiciales, incluidos Arroyo, Douglas Bowen, Samuel Becerra y Javier Vergara. Más tarde, los agentes descubrieron que Becerra supuestamente dirigió su propia red de metanfetamina, que también incluía al menos a siete personas.

Una declaración jurada dijo que las redes de drogas involucradas fueron "responsables del lavado de decenas de miles de dólares en ganancias de narcóticos para el Cartel de Sinaloa en México".

Mazza dijo que era "una de las actividades internacionales más importantes de aplicación de la ley de tráfico de drogas en el Distrito Sur de California en la memoria reciente".

La investigación está en curso.

La conferencia de prensa del jueves se realizó en la oficina de la Agencia de Control de Drogas de San Diego.