Trump nombra a un experto en la liberación de rehenes como nuevo asesor de Seguridad Nacional

Robert O’Brien es el cuarto en ocupar el puesto tras las polémicas salidas y despidos de sus predecesores

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El presidente, Donald Trump, ha anunciado en su cuenta en la red social Twitter que ha nombrado a un funcionario del Departamento de Estado con experiencia en la negociación de rehenes como nuevo asesor de Seguridad Nacional en reemplazo de John Bolton, quien salió de la Administración el 10 de septiembre.

Me complace anunciar que nombraré a Robert C. O’Brien, [quien] actualmente se desempeña como el muy exitoso enviado especial presidencial para los Asuntos de Rehenes en el Departamento de Estado, como nuestro nuevo Asesor de Seguridad Nacional”, ha dicho Trump, “he trabajado mucho y duro con Robert. ¡Hará un gran trabajo!”.

O’Brien asumirá el puesto que tenía Bolton, cuya salida del Gobierno estuvo rodeada por versiones encontradas. 

Trump anunció el despido de Bolton el 10 de septiembre en Twitter diciendo: “Le informé a John Bolton anoche que sus servicios ya no se necesitaban en la Casa Blanca. Yo no estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, así como otros en la Administración, y, por lo tanto le pedí a John su renuncia, la cual me fue dada esta mañana”.

Sin embargo, esa versión fue rechazada por el mismo Bolton, quien minutos después dijo en la red social: "Le ofrecí renunciar anoche y el presidente me dijo, vamos a hablarlo mañana".

Con el nombramiento, O’Brien se convertirá en el cuarto asesor de seguridad nacional durante el Gobierno de Trump.

Antes de Bolton, el cargo estuvo ocupado por el general H.R. McMaster, quien fue despedido tras un año en el cargo luego de enfrentarse frecuentemente con Trump en varios asuntos. 

McMaster había reemplazado a Michael Flynn, quien se vio obligado a renunciar apenas unas semanas después de asumir el cargo luego de que se revelara que había engañado al vicepresidente Mike Pence y a otros funcionarios de la administración sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos durante el periodo de transición.

Tiempo después de su salida de la Casa Blanca, Flynn se declaró culpable de mentirle al FBI sobre sus contactos con el entonces embajador ruso Sergey Kislyak y acordó cooperar en la investigación del fiscal especial Robert Mueller, responsable de indagar sobre interferencia rusa en las elecciones de 2016.

LA CARRERA DE O'BRIEN

O’Brien estaba encargado de dirigir los esfuerzos diplomáticos del gobierno de los Estados Unidos en asuntos relacionados con rehenes en el extranjero, ha indicado el sitio web oficial del Departamento de Estado.

Antes eral el copresidente de la Asociación Público-Privada del Departamento de Estado para la Reforma de la Justicia en Afganistán, bajo las exsecretarios de estado Condoleezza Rice (republicana) y Hillary Clinton (demócrata).

En 2005, O'Brien fue nominado por el presidente George W. Bush para servir como representante en las Naciones Unidas, donde trabajó con Bolton, entonces embajador.

Al principio de su carrera, O'Brien trabajó como oficial jurídico superior para la comisión del Consejo de Seguridad de la ONU que resolvió las reclamaciones contra Irak derivadas de la primera Guerra del Golfo.

O'Brien también tiene una carrera militar ya fue comandante en la Reserva del Ejército de Estados Unidos y llega a la Administración en medio de tensiones en el Golfo Pérsico con Irán, así como en Afganistán y Corea del Norte.  

LA SALIDA DE BOLTON

La cadena de radio NPR ha reportado que las tensiones entre Trump y Bolton se agravaron luego de que Bolton fuera excluido de las reuniones sobre la guerra en Afganistán, un tema que, de lo contrario, podría haber recaído en el ámbito del asesor de seguridad nacional.

Los aliados internos de Trump, quienes querían alcanzar un acuerdo de paz que permitiera la retirada de la mayoría o todas las fuerzas estadounidenses de Afganistán, sintieron que Bolton podría arruinar las negociaciones.

El enviado especial Zalmay Khalilzad no accedió a permitir que Bolton sacara una copia del borrador del acuerdo de Afganistán de la sala de conferencias donde se reunían, informó el diario The Washington Post.