Tasa de abortos alcanzó un mínimo histórico en 2017 en EE UU, según estudio

Estudio del Instituto Guttmacher documenta descenso histórico de abortos entre mujeres en edad reproductiva, pero el declive se debe principalmente a un descenso en los embarazos y nacimientos, no a restricciones estatales.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

WASHINGTON.— La tasa de abortos continuó en descenso en EE UU en 2017, y entre mujeres de 15 a 44 años registró un mínimo histórico desde que el Tribunal Supremo legalizó la práctica en 1973. Pero el descenso histórico no se debió principalmente a la ola de restricciones aprobadas en legislaturas estatales, según un informe divulgado hoy por el Instituto Guttmacher.

El informe nacional indica que el número de abortos en 2017 bajó en un 19 % a 862.320, en comparación con poco más de 1,05 millones en 2011.

Mientras, la tasa de abortos fue de 13,5 por cada mil mujeres de entre 15 y 44 años de edad, un mínimo histórico desde que el Tribunal Supremo legalizó el aborto con el dictamen en el caso Roe vs. Wade en 1973.

Esa cifra representa un descenso del 8 % respecto a 2014, el último año en que el Instituto realizó un estudio semejante sobre la tasa de abortos, y un descenso del 54% respecto a la cifra máxima de 1980. 

Pero, según el informe de Guttmacher, las restricciones al acceso a clínicas de aborto no fueron la principal causa del declive registrado en ese período, que coincidió además con una “ola sin precedente de nuevas restricciones”, en la que 32 estados aprobaron 394 restricciones y con casi ninguna interferencia de las cortes.

“Nuestros hallazgos indican, primero que todo, que el aborto es una experiencia de salud reproductiva común en EE UU y, por lo tanto, los esfuerzos por minar el acceso al aborto perjudican a todas las comunidades en el país. Tu código postal o tu ingreso jamás debería determinar si puedes obtener un aborto”,  dijo en conferencia telefónica con periodistas Herminia Palacio, la nueva presidenta del Instituto Guttmacher.

“Las restricciones al aborto, contribuyan o no a un descenso en los abortos, son coercitivas por diseño y tienen el propósito de imponer un duro precio emocional y financiero en cualquiera que busque hacerse un aborto”, agregó Palacio.

En ese sentido, Elizabeth Nash, investigadora sénior del Instituto, dijo en la misma llamada que, debido a las restricciones en pie, las mujeres embarazadas deben superar numerosas trabas, tanto personales como financieras, para obtener un aborto, o se ven obligadas a continuar un embarazo indeseado. 

¿Por qué bajó el número de abortos?

El descenso en el número de abortos en casi todos los estados y las cuatro regiones de EE UU más bien parece guardar relación con un declive general en embarazos y nacimientos, tomando en cuenta que las tasas de fertilidad bajaron en casi todos los estados.

Es decir, hubo menos embarazos en 2017, año en el que también la tasa de abortos bajó a 13,5 abortos por cada mil mujeres entre 15 y 44 años, lo que representó un declive del 8% respecto a 2014.

Las tasas de aborto bajaron en casi todos los estados, y no hay una tendencia clara que vincule esos descensos a las nuevas restricciones” adoptadas por los gobiernos estatales, indicó un análisis que acompaña el informe.

De hecho, el 57 % del descenso en el número de abortos a nivel nacional se registró en 18 estados y el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, en los que no hubo nuevas restricciones al aborto.

Otros factores que, según Guttmacher, pudieron haber contribuido al descenso incluyen mejoras en el uso de anticonceptivos y un incremento en el número de mujeres que dependen de abortos fuera de clínicas.

Aún así, las restricciones impuestas a los proveedores de servicios de aborto provocaron el cierre de clínicas en algunos estados, y de esta forma obstaculizaron el acceso al aborto, indicó el documento.

Entre 2011 y 2017, el número de clínicas que ofrecen servicios de aborto en EE UU bajó en menos del 4 %, de 839 a 808, y el cierre de clínicas ocurrió principalmente en la zona central y el sur del país, las dos regiones con el mayor número de restricciones al aborto.

Esas restricciones “son punitivas y dificultan aún más el acceso al aborto”, y esto afecta con más dureza a mujeres que ya afrontan barreras sistémicas a servicios de cuidado de salud, dijo Guttmacher.

Siguiendo la tendencia de otros años, el 95 % de los abortos se realizó en clínicas, y el 5% restante en consultorios privados y hospitales.

El documento también destacó que en 2017 hubo 339,640 abortos provocados mediante el uso de fármacos, y éstos representaron cerca del 39 % del total. A manera de contraste, en 2014 el porcentaje fue de 29 % del total de abortos.

Según el informe, 808 clínicas dieron servicios de aborto, un incremento del 2 % sobre 2014, aunque las autoridades vieron notables desigualdades en el acceso al aborto en cada rincón del país: el número de clínicas incrementó en el noreste y oeste del país, en un 16 % y 4 %, respectivamente, mientras que la cifra bajó en la zona central y el sur, en un 6 % y 9 %, respectivamente.

Por ejemplo, leyes pensadas para monitorear y regular a los proveedores de abordo jugaron un papel predominante en el cierre de clínicas de aborto en estados como Texas y Ohio, lo que supuso nuevas trabas para mujeres que deseaban interrumpir sus embarazos.

Para 2017, el 89 % de los condados en EE UU no tenía una clínica de abortos, y el 38 % de mujeres en edad reproductiva vivió en esos condados.

El nuevo informe, que da seguimiento a uno de 2014, no detalla datos demográficos sobre la práctica del aborto.

No obstante, según un análisis de 2016 de Guttmacher, las pacientes que se realizan abortos tienden a ser, en su mayoría, pobres o de bajos ingresos, afiliadas a una religión, y con al menos un hijo.

El 60 % de las mujeres que se someten a un aborto son veinteañeras, y sólo el 4% son menores de edad. Del total de pacientes, el 39 % son de raza blanca, seguidas por el 28 % de origen afroamericano, el 25 % de origen hispano, y el 6 %, de origen asiático.

RELACIONADAS:

Ley que prohíbe casi todos los casos de aborto en Alabama ya es una realidad

Una juez federal paraliza las nuevas restricciones contra el aborto en Arkansas