Trump quiere poner a Nuevo México en la columna republicana en 2020

La campaña de reelección de Trump destinará recursos a estados que perdió en 2016 frente a la demócrata Hillary Clinton, incluyendo Nuevo México

Breaking News Emails

Get breaking news alerts and special reports. The news and stories that matter, delivered weekday mornings.
SUBSCRIBE
/ Source: TELEMUNDO

WASHINGTON.— El presidente Donald Trump perdió Nuevo México por ocho puntos porcentuales en 2016 pero, ante la reñida contienda presidencial, regresará hoy al estado fronterizo para tratar de sumarlo a la columna republicana el próximo año.

Desde 1992, la única vez que Nuevo México eligió a un presidente republicano fue en 2004, con el entonces presidente George W. Bush, quien venció en las urnas al rival demócrata, John Kerry, con una diferencia de poco menos de 6,000 votos.

En 2016, la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, ganó en Nuevo México por ocho puntos porcentuales, pero perdió la presidencia frente a Trump al no reunir los 270 votos mínimos necesarios del Colegio Electoral.

Ahora, Trump incursionará en este bastión demócrata con un mitin electoral esta noche en el Centro Santa Ana Star en Río Rancho, con un mensaje centrado en sus logros económicos y los beneficios de su política en ese estado, según explicó su campaña de reelección.

“Hemos visto una bonanza económica en Nuevo México desde que el presidente Trump llegó al poder. Mientras que el presidente (Barack) Obama perdió 1,900 empleos, el presidente Trump ha sumado 34,600 empleos en el estado”, explicó Michael Glassner, principal ejecutivo de la campaña de reelección de Trump.

El mandatario, añadió Glassner, “ha cumplido sus promesas, y espera celebrar estos logros con los grandes hombres y mujeres de Nuevo México”.

Get the noticias newsletter.

Es que, según sus partidarios, Trump apostará por el apoyo que todavía tiene entre votantes en zonas rurales para ganar en estados que perdió frente a Clinton en 2016, como Nuevo México, Nevada, Maine, Minnesota y Nuevo Hampshire.

Pero Trump afronta una ardua tarea para ganar en 2020 los cinco votos del Colegio Electoral que aporta Nuevo México, donde el 49,1% de la población es de origen hispano, y la mayoría de los votantes se ha decantado por candidatos demócratas en seis de las últimas elecciones presidenciales.

De hecho, Nuevo México contribuyó a la “ola azul” de los demócratas en noviembre de 2018, cuando ganaron un escaño en la Cámara de Representantes, y la gobernación del estado de la mano de la excongresista demócrata y expresidenta del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Michelle Luján Grisham.

Si bien es cierto que Nuevo México estuvo entre los últimos en recuperarse de la “Gran Recesión” de 2008, el estado ahora experimenta un alto nivel de empleo y fuertes avances sociales y económicos, gracias en parte a la bonanza de la industria petrolera.

La gobernadora Luján Grisham ha aprovechado esa bonanza para ampliar las inversiones en áreas como la infraestructura, la salud y la educación. También promulgó una polémica ley para el control de las armas, un asunto que mantiene polarizado a los votantes en el estado.

A la par del apoyo a la gobernadora, la mayoría de los votantes en Nuevo México, y los hispanos en particular, no aprueba de la gestión de Trump, salvo en pequeños reductos republicanos, incluyendo uno en la zona oriental del estado, conocido como “la Pequeña Texas”.

Según la empresa "Morning Consult", que mantiene el pulso de los votantes a nivel nacional, la tasa de desaprobación de Trump en Nuevo México es del 57%.

Su campaña de reelección, no obstante, cree que Trump puede abrise espacio entre los hispanos con su mensaje económico y su enfoque en la seguridad fronteriza. Su campaña, después de todo, tiene más de 100 millones de dólares en dinero al contado y recursos que le permiten experimentar en estados que perdió en 2016 para ampliar su margen de victoria, según observadores.

Este martes Trump participará en un panel de discusión en Albuquerque, denominado "Vamos to Victory", como parte de una serie de eventos para celebrar el "Mes de la Herencia Hispana", dijo su campaña. El evento, que contará con la participación de varios miembros de su campaña, incluirá un taller de capacitación para "empoder a activistas latinos para el registro de votantes".

Mientras Trump prevé destacar esta noche los logros de su gobierno con los hispanos, incluyendo una reducción en la tasa de desempleo, Luján Grisham protagonizará un mitin electoral demócrata en Albuquerque para recordarle a los votantes lo que considera como las nefastas consecuencias del muro fronterizo y la militarización de la frontera.