Baja moral y frustración entre miembros de la patrulla fronteriza

Tras constante acusaciones de ser "vendidos" o "asesinos de niños", los miembros del cuerpo de seguridad fronterizo se sienten frustrados y desmoralizados