Estos habitantes de las Bahamas quedaron abandonados en un pueblo destrozado por Dorian. Pero alguien los ayudó

Una pareja de rescatadores encontró a estas personas aisladas y con "extrema necesidad de ayuda" mientras pasaban por encima de Pequeña Ábaco en helicóptero

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

En las Bahamas todavía se buscan a 1.300 personas desaparecidas tras el paso del huracán Dorian, que destrozó hace dos semanas partes de esas islas y se cobró la vida de al menos 50 personas. Cuando descargó su furia en esos lugares, había alcanzado la categoría 5. “Categoría infierno”, la calificó este sábado Antonio Gutérres, secretario general de la ONU. 

Entre las personas de las que se desconocía el paradero también había, hasta el pasado miércoles, un pequeño grupo que quedó abandonado entre los escombros de un pueblo destruido por Dorian en la isla de Pequeña Ábaco. Once días después de que Dorian tocara tierra en las Bahamas, alguien los socorrió. 

Un día antes, el piloto de helicópteros Justin Johnson, residente en Florida, se encontraba ocupado en una operación de rescate en el área de las islas Ábaco junto a su esposa, Angela Bartlett-Johnson. Ambos trabajan como voluntarios para MEDIC Corps, un grupo que presta servicios de ayuda en sitios afectados por desastres naturales. 

Johnson estaba pasando con un helicóptero por encima de Pequeña Ábaco. Tenía como destino Fox Town, en esa misma isla. En un dado momento, Vick Micolucci, un periodista de la emisora televisiva de Florida WJXT, quien los acompañaba, indicó un punto lleno de escombros amontonados. 

El reportero preguntó a Johnson si pensaba que podía haber alguien allí debajo. El piloto y propietario de una empresa que ofrece giras turísticas en helicóptero le contestó que no era posible, y así también lo confirmó otro voluntario de MEDIC Corps que estaba con ellos, según relató su esposa Angela a NBC News. Así que el grupo de rescatadores completó la misión que tenía prevista para ese día y dio por cerrada la jornada.

Pero al día siguiente, Johnson despegó otra vez en helicóptero para una nueva operación. Y empezó a reflexionar sobre la pregunta que le había dirigido el día anterior Micolucci al respecto de ese sitio destrozado por el huracán. Así que decidió aterrizar cerca de allí y averiguar si realmente no había nada. 

La intuición que tuvo le reservó una gran sorpresa, porque después de su aterrizaje varias personas empezaron a salir de esos escombros, arrastrándose. “Cerca de 30-40 personas comenzaron a salir de vehículos volcados y escombros en los que se refugiaban para buscar ayuda", aseguró su esposa Angela a WJXT. Tenían “extrema necesidad de suministros y apoyo”, agregó MEDIC Corps en una nota. 

Johnson decidió entonces volver atrás para avisar a su esposa, recoger agua, comida y carpas y volver allí para atenderlos. Los voluntarios la organización humanitaria los ayudaron a agrupar todo lo necesario, y la pareja volvió a ese lugar para prestar socorro al grupo de personas que habían quedado olvidadas en ese lugar, indicado como un pequeño pueblo ubicado a dos millas del aeropuerto de Treasure Cay. 

MEDIC Corps explicó a NBC que se trataba de una comunidad formada principalmente por migrantes haitianos, que se quedaron aislados porque no hablan inglés, no poseen vehículos y se encontraban lejos de las carreteras principales. 

Muchos de ellos, agregó la organización, son personas indocumentadas con miedo a tener problemas por su estatus. Y por eso, explica, es difícil que se manifiesten ante los equipos de socorro. Angela Johnson aseguró que los aldeanos apreciaron profundamente la ayuda ofrecida. "Se pusieron a bailar con las manos levantadas hacia el cielo", contó

Los voluntarios volvieron varias veces a proporcionarles bienes útiles como comida, agua, generadores, sacos de dormir y productos de higiene, explicó en su comunicado MEDIC Corps. La comunidad prefirió quedarse en ese lugar, agrega la nota. 

OTRO RESCATE POCOS DÍAS ANTES

A principios de esta semana, los Johnson rescataron también a tres niñas pequeñas que se habían quedado atrapadas en medio de una carretera destrozada en el norte de las Ábaco. La pareja se enteró de su presencia cuando un hombre se les acercó durante una operación de rescate que estaban llevando a cabo y les dijo que necesitaba alcanzar a unas menores bloqueadas en un lugar cerca de allí.

Los Johnson pronto se dieron cuenta de que el hombre buscaba a sus nietas, de tres, seis y diez años. Sin saber exactamente a dónde ir, los Johnson se fueron a buscarlas.

Angela Johnson explicó en un post de Facebook que las niñas habían sido transportadas en bote desde otra isla para encontrarse con sus padres, pero estos no llegaron a tiempo. Las pequeñas fueron entonces dejadas solas en un punto de un camino que se había "derrumbado por completo" y esta a en el medio de una fuerte corriente.

Eso les impedía reunirse, porque los padres estaban al otro lado. Pero estos enviaron un mensaje a los abuelos de las menores, que estaban en un punto donde supuestamente sí las podían alcanzar más fácilmente, para que los ayudaran a rescatarlas. Sin embargo, ellos tampoco pudieron recuperarlas debido a las devastaciones en las carreteras de los alrededores, que no permitían la circulación de vehículos. 

A pesar de que se habían quedado con poco combustible y no sabía bien a dónde se dirigían, los Johnson lograron encontrar a los niñas. Las pequeñas estaban al mismo tiempo “asustadas y aliviadas”, dijo Angela. Junto a su marido, esta rescatadora pudo devolverlas al cuidado de los abuelos. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Sube a 50 la cifra de muertos por el huracán Dorian en Bahamas. Miles siguen desaparecidos