Trump vuelve a negar la ciudadanía a hijos de matrimonios de un estadounidense y un extranjero

El Departamento de Estado aplica una disposición legal de forma contraria al dictamen de la Corte Suprema para negar así la ciudadanía.
Trump saluda este martes a su llegada a la Casa Blanca.
Trump saluda este martes a su llegada a la Casa Blanca. AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Un matrimonio estadounidense ha demandado al Departamento de Justicia por negarle la nacionalidad a su hija, nacida en Canadá, acusando al Gobierno de tratar de forma ilegal a los niños de parejas del mismo sexo, según ha informado la cadena NBC.

En esta caso se trata de dos hombres, Roee y Adiel Kiviti, que tuvieron a su bebé mediante gestación surrogada en Canadá. Su primer bebé, nacido de la misma forma y en el mismo país en 2016, sí logró la nacionalidad (entonces aún gobernaba el demócrata Barack Obama).

A su hermana se le ha negado, alegando que la ley migratoria indica que un hijo nacido fuera del matrimonio no obtiene automáticamente la nacionalidad. El matrimonio entre personas del mismo sexo es igual de válido que entre una mujer y un hombre, como ha refrendado la Corte Suprema.

Una corte de distrito ya rechazó en mayo el intento del Departamento de Estado de negar la ciudadanía a niños que nacieron en el extranjero de parejas del mismo sexo.

El juez Emmet Sullivan descartó en Washington DC la petición del Gobierno que preside Donald Trump de cerrar el caso de un matrimonio de mujeres (una es estadounidense y la otra italiana) a cuyo hijo negó la ciudadanía, según la web informativa BuzzFeed News.

La mujer italiana fue la que dio a luz al bebé, de forma que el Gobierno aseguró que la falta de vínculo biológico con la madre estadounidense impedía concederle la ciudadanía. El matrimonio tiene otro hijo, que sí ha conseguido la ciudadanía porque fue dado a luz por la madre estadounidense.

El juez, que aún no ha emitido su dictamen definitivo, calificó de “terrible” esta “situación”, reflexionando sobre la “horrible” e “indignante” posibilidad de que el matrimonio llegue a la frontera estadounidense con sus hijos y uno de ellos tenga que sufrir cómo su hermana es interrogada por las autoridades migratorias.

Estremece el corazón”, añadió el magistrado, “todo lo que están pidiendo es que se trate a un hijo igual que al otro”. El juez consideró además “plausible” que las madres hayan considerado inconstitucional y discriminatoria la posición del Departamento de Estado, toda vez que el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en Estados Unidos por decisión de la Corte Suprema en 2013.

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía ha recalcado que los ciudadanos estadounidenses casados con una persona extranjera de su mismo sexo tienen derecho, por ejemplo, a pedir la residencia y ciudadanía para su cónyuge.

La abogada del Departamento de Estado se refirió sin embargo a un “manual de asuntos extranjeros” para basar su decisión, un documento que lleva décadas usándose y que no satisfizo al juez, que no considera un argumento válido “que siempre se haya hecho así”.

En febrero, un juez federal de California, John Walter, determinó que otro niño nacido en el extranjero de un matrimonio con un padre estadounidense y otro canadiense sí tiene derecho a la ciudadanía aunque no haya vínculo biológico. El Gobierno apeló esa decisión.

Este matrimonio tiene dos hijos gemelos: el Departamento de Estado obligó a someterlos a una prueba de ADN para determinar su vínculo biológico con el padre estadounidense, según reporta la web informativa The Daily Beast. Solo uno de ellos pasó esa prueba para conseguir la ciudadanía.

En ambos casos, el Departamento de Estado actuó como si los niños hubieran nacido fuera del matrimonio, incluso aunque no es así: en ambos casos, las parejas están casadas y los niños son fruto de su amor.