Trump despide a su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton: “Estoy en fuerte desacuerdo con muchas de sus sugerencias”

"Le pedí su renuncia", asegura el presidente sobre su máximo asesor, que ya ha ofrecido su propia versión.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El presidente, Donald Trump, ha anunciado este martes el despido de su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton.

“Le informé a John Bolton anoche que sus servicios ya no se necesitaban en la Casa Blanca. Yo no estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, así como otros en la Administración, y, por lo tanto le pedí a John su renuncia, la cual me fue dada esta mañana,” ha dicho Trump en su cuenta en la red social Twitter.

“Le agradezco mucho a John por su servicio. Estaré nombrando a un nuevo consejero de seguridad nacional la próxima semana”, ha agregado Trump.

Bolton ha dado una versión opuesta a la de Trump en Twitter diciendo: "Le ofrecí renunciar anoche y el presidente me dijo, vamos a hablarlo mañana".

Bolton había sido nombrado para el cargo el 22 de marzo de 2018, en reemplazo del general H.R. McMaster.

McMaster, quien fue despedido luego de enfrentarse frecuentemente con Trump en varios asuntos, había sido contratado para reemplazar a Michael Flynn. McMaster estuvo en el puesto de la Casa Blanca durante aproximadamente un año, ha informado el sitio web de noticias The Hill.

Por su parte, Flynn se vio obligado a renunciar apenas unas semanas después de asumir el cargo luego de que se revelara que había engañado al vicepresidente Pence y a otros funcionarios de la administración sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos durante el periodo de transición.

Tiempo después, Flynn se declaró culpable de mentirle al FBI sobre sus contactos con el entonces embajador ruso Sergey Kislyak y acordó cooperar en la investigación del fiscal especial Robert Mueller, responsable de indagar sobre interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Fue así como Bolton se convirtió en el tercer asesor de seguridad de Trump en poco más de un año.

La cadena de radio NPR ha reportado que las tensiones entre Trump y Bolton se agravaron luego de que Bolton fuera excluido de las reuniones sobre la guerra en Afganistán, un tema que, de lo contrario, podría haber recaído en el ámbito del asesor de seguridad nacional.

Los aliados internos de Trump, quienes querían alcanzar un acuerdo de paz que permitiera la retirada de la mayoría o todas las fuerzas estadounidenses de Afganistán, sintieron que Bolton podría arruinar las negociaciones.

El enviado especial Zalmay Khalilzad no accedió a permitir que Bolton sacara una copia del borrador del acuerdo de Afganistán de la sala de conferencias donde se reunían, informó  el diario The Washington Post.

Este tipo de diferencias entre Trump y Bolton terminaron por separarlos y el presidente le pidió a Bolton que renunciara.

Las posiciones agresivas de Bolton sobre Venezuela, Corea del Norte y Afganistán no concordaban con la renuencia de Trump de tener nuevas confrontaciones y su entusiasmo por acabar con otras viejas diferencias con algunos países, ha agregado NPR.

Durante su tiempo en el cargo, Bolton le advirtió al líder venezolano, Nicolás Maduro, que si no abandona pronto el poder podría acabar en "Guantánamo" (Cuba), donde Estados Unidos tiene una prisión para sospechosos de terrorismo.

Bolton hizo las declaraciones durante una entrevista de radio en febrero de este año.

La cadena de noticias CNBC ha informado que Bolton era un duro critico de Irán y que había abogado por ataques militares en contra de esa nación.

La noticia del despido menos de dos horas antes de que Bolton se presentara en una reunión en la Casa Blanca este martes junto con el Secretario de Estado Mike Pompeo y el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin, ha dicho The Hill. 

Antes de unirse al Gobierno de Trump, Bolton había trabajo para los presidentes George H.W. Bush y George W. Bush.

Bolton, conocido como el "halcón”, tiene una larga carrera que no ha estado alejada de la polémica.

De acuerdo con la revista The Atlantic, Bolton abogó por otra invasión estadounidense de Irak, luego de la primera Guerra del Golfo, en la década de 1990 cuando pidió al entonces presidente Bill Clinton que removiera a Saddam Hussein del poder.

Luego, como subsecretario de Estado para el control de armas durante el primer mandato del presidente George W. Bush, Bolton dijo que Estados Unidos estaba "seguro de que Saddam Hussein había escondido armas de destrucción masiva e instalaciones de producción en Irak".

Aunque la evidencia utilizada para apoyar la guerra en Irak en 2003 pudo haber sido errónea, Bolton ha mantenido que valió la pena remover a Hussein del poder, incluso si algunas de las decisiones tomadas después de la invasión no fueron correctas.

Poco antes de dejar la presidencia, Bush pareció haberse arrepentido de elegir a Bolton para que formara parte de su gobierno. Según los informes, Bush dijo que no "consideraba a Bolton creíble".

Esos comentarios, hechos en los últimos días de su administración, se dieron después de que Bolton escribiera una columna en el diario The Wall Street Journal, criticando a la administración de Bush diciendo: "Nada puede borrar la tristeza inefable de una presidencia estadounidense como esta, en el colapso intelectual total".