Trump dice que trabajará con el Congreso para detener los tiroteos masivos

El presidente Trump dijo que sería "maravilloso" decir que trabajaría para "eliminar" los tiroteos masivos, pero reconoció que eso era poco probable. "Queremos reducir sustancialmente el crimen violento", afirmó
El presidente Donald Trump habla en la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), el domingo 1 de septiembre de 2019, en Washington.
El presidente Donald Trump habla en la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, el domingo 1 de septiembre de 2019, en Washington. (AP Foto/Jacquelyn Martin)AP/Jacquelyn Martin / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El presidente Donald Trump expresó un compromiso el domingo, horas después del último tiroteo masivo mortal, para trabajar con un Congreso dividido para "detener la amenaza de ataques masivos". Trump dijo que cualquier medida debe satisfacer los objetivos de proteger la seguridad pública y a la vez el derecho constitucional a la posesión de armas. Además, el mandatario parece arrojar nuevas dudas sobre los beneficios de instituir verificaciones de antecedentes más exhaustivas para la compra de armas.

Trump habló poco después de que el número de muertos en el el tiroteo del sábado en el oeste de Texas aumentara a siete, mientras las autoridades trabajaban para esclarecer por qué un hombre que se detuvo por una infracción de tráfico abrió fuego contra los policías estatales y huyó. Disparó a más de 20 personas antes de que la policía lo matara. No se ha publicado ningún motivo.

El presidente dijo que sería "maravilloso" decir que trabajaría para "eliminar" los tiroteos masivos, pero reconoció que eso era poco probable. "Queremos reducir sustancialmente el crimen violento", afirmó Trump durante una sesión informativa sobre el huracán Dorian en la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias en Washington (FEMA, en sus sigas en inglés).

El compromiso de Trump con el control de armas ha estado en duda desde que 17 estudiantes y adultos murieron en un tiroteo en una escuela secundaria de Parkland, Florida, en el Día de San Valentín en 2018. Trump salió a favor de verificaciones de antecedentes más exigentes después del tiroteo, pero luego rápidamente se retiró bajo la presión de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus sigas en inglés), el lobby de los propietarios de armas que respaldó firmemente la candidatura de Trump.

Más recientemente, ha cuestionado los méritos de una verificación de antecedentes más exhaustiva para la compra de armas después de los tiroteos consecutivos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, que mataron a más de 30 personas hace aproximadamente un mes. En cambio, Trump buscó elevar los problemas de salud mental sobre el acceso a las armas.

"En su mayor parte, lamentablemente, si miras los últimos cuatro o cinco (tiroteos) que se remontan incluso cinco o seis o siete años, en su mayor parte, tan fuertes como haces tus verificaciones de antecedentes, no habrían detenido ninguna de eso ", dijo. "Entonces es un gran problema. Es un problema mental. Es un gran problema", añadió.

Trump mencionó la necesidad de "medidas firmes para mantener las armas fuera del alcance de las personas peligrosas y trastornadas" junto con los cambios en un sistema de salud mental que describió como "roto". También pidió que se garantice que los delincuentes con armas de fuego "se pongan tras las rejas y se mantengan alejados de las calles".

"La seguridad pública es nuestra prioridad número uno, siempre querremos proteger nuestra Segunda Enmienda. Es muy importante", dijo, refiriéndose a la enmienda constitucional que establece el derecho a tener y portar armas.

Trump dijo a los periodistas el domingo por la mañana que ha estado hablando con legisladores de ambos partidos políticos y que la gente "quiere hacer algo". Dijo que la administración está "analizando muchas cosas diferentes" y espera tener un paquete listo para cuando el Congreso regrese a la sesión la próxima semana.

El Senado controlado por los republicanos se ha negado a aceptar varios proyectos de ley de control de armas que pasaron la Cámara controlada por los demócratas este año, y el Partido Republicano históricamente se ha opuesto a muchos esfuerzos para fortalecer las leyes de armas de la nación.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pidió al Senado controlado por los republicanos que "ponga fin a su obstrucción" y envíe las medidas de violencia armada a Trump.

El senador republicano Pat Toomey de Pensilvania dijo que discutió el tema con Trump y describió al presidente como "muy interesado en hacer algo significativo". Toomey ha impulsado durante mucho tiempo un proyecto de ley bipartidista con el senador demócrata Joe Manchin de West Virginia para ampliar las verificaciones de antecedentes y dijo que sigue interesado en las medidas para mantener las armas alejadas de las personas que no deberían tenerlas. "Nos lo vamos a tomar muy en serip", aseguró.

Otros, como el senador republicano Rick Scott de Florida, argumentaron que el Congreso debería usar su estado como modelo. Scott, quien era gobernador en el momento del tiroteo en la escuela de Parkland, dijo que los funcionarios se sentaron a los pocos días de la masacre con la policía, consejeros de salud mental y educadores. La legislación se aprobó y promulgó rápidamente, incluida una ley de "bandera roja" que permitiría a las autoridades confiscar armas a personas que los tribunales consideren una amenaza para sí mismas o para otros.

Scott dijo que no quiere quitarles las armas a los ciudadanos respetuosos de la ley, pero agregó que deben descubrir cómo poder alejar "las armas de las personas con enfermedades mentales que quieren dañar a otros o a ellos mismos".

En los días inmediatamente posteriores a los tiroteos de agosto en Texas y Ohio, Trump dijo que estaba ansioso por implementar "verificaciones de antecedentes muy significativas", diciendo que había "un tremendo apoyo" para ello. También dijo que no estaba de acuerdo con la postura de la ANR de que dicha legislación abriría la puerta a infringir los derechos de la Segunda Enmienda.

Pero el presidente también ha reconocido que sus principales partidarios apoyan los derechos de las armas, lo que destaca el desafío que tiene por delante de equilibrar la política de control de armas antes de presentarse a la reelección en noviembre de 2020.

Toomey fue entrevistado en This Week de ABC, y Scott habló en Meet the Press de NBC.

RELACIONADAS:

La NRA pierde confianza con los últimos tiroteos. Y otros grupos de armas quieren aprovechar la ocasión


Trump: “No quiero que gente loca tenga armas”. Propone controles más rigurosos