El FBI dice que el autor de la masacre en Odessa “iba en una larga espiral decadente”

El supuesto atacante, identificado como Seth Ator, tenía antecedentes por delitos menores. Pero esto no le impedía tener legalmente armas en Texas. Esto es lo que la policía conoce de sus motivos.
Michael Gerke
Michael Gerke, el jefe de la policía de Odessa, atiende este domingo a los medios de comunicación para una actualización sobre la investigación por una serie de tiroteos en el oeste de Texas.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El perpetrador de una masacre en el oeste de Texas “estaba en una larga espiral decadente” y había sido despedido de su empleo en servicios petroleros el día que asesinó a siete personas, señalaron las autoridades el lunes.

La policía mató a Seth Aaron, de 36 años, la tarde del sábado afuera de una sala de cine en Odessa después de la masacre que abarcó 16 kilómetros (10 millas) en la que además dejó heridas a 25 personas, indicaron las autoridades.

El agente especial del FBI Christopher Combs dijo que Ator llamó a la agencia y a la policía local el sábado después de ser despedido de Journey Oilfield Services, para realizar “declaraciones incoherentes sobre algunas atrocidades por las que sentía que había pasado”.

“Iba en una larga espiral decadente”, dijo Combs. “Él no despertó la mañana del sábado y llegó a su oficina y sucedió. Llegó a la compañía con problemas”.

Quince minutos después de la llamada al FBI y al 911, un patrullero estatal que no estaba al tanto de las llamadas intentó detener el vehículo de Ator por no haber indicado un cambio de carril, señaló Combs. Fue entonces que Ator apuntó con su fusil de asalto por la ventana trasera de su auto y le disparó al patrullero, lo que dio inicio a una aterradora persecución policiaca en la que Ator baleó a los otros coches que pasaban por el lugar, establecimientos comerciales, y asesinó a una empleada del Servicio Postal para robar el camión de correos, reportó la agencia de noticias The Associated Press.

Combs dijo que Ator “se presentó a trabajar enfurecido” pero no indicó la fuente específica de su enojo. Sin embargo, Combs describió la casa de Ator a las afueras de Odessa como una “residencia extraña” que reflejaba “el estado mental que atravesaba”. Combs dijo que no sabía si Ator había sido diagnosticado previamente de algún problema de salud mental.

Más de 20 personas resultaron heridas durante el ataque a plena luz del día en el fin de semana del Día del Trabajo, que ocurrió tan sólo semanas después de una masacre en la que 22 personas fueron asesinadas en la ciudad fronteriza de El Paso, también en Texas. Las autoridades no han dicho cómo fue que Ator obtuvo el arma utilizada en el ataque, pero previamente había sido rechazado por una revisión federal de antecedentes para intentar adquirir un arma de fuego, comentó John Wester, agente del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés). Wester no señaló cuándo fue que Ator no aprobó la revisión de antecedentes ni el motivo.

CINE ABARROTADO

“Le impidieron entrar en un cine abarrotado y desencadenar otro acto violento masivo”, explicó el domingo el agente especial del FBI Christopher Combs. El oficial descartó que este caso esté relacionado con el terrorismo doméstico, una pista que en cambio sí consideran probable en el caso del tiroteo que provocó 22 víctimas mortales, entre ellas muchos con nombres latinos, en El Paso, Texas.

El mismo día en que llevó supuestamente a cabo el ataque, Ator había sido despedido del trabajo, según explicó Gerke. Una fuente de la investigación aseguró a The Washington Post que las autoridades no consideraban necesariamente este hecho como la motivación de sus acciones violentas.

Después de este acontecimiento, en el que hubo una disputa con su empleador, ambos llamaron a la policía quejándose el uno del otro. Ator también llamí al FBI y dijo "numerosas incoherencias", pero no formuló ninguna amenaza específica, agregó Gerke. Poco después, la policía le dio el alto en la carretera entre Odessa y Midland. 

Las víctimas mortales provocadas por este tiroteo tenían entre 15 y 57 años de edad, afirmaron las autoridades este domingo. Entre los heridos, hay también una niña de 17 meses. 

El gobernador de Texas, Greg, Abbott, aseguró este domingo que se está recuperando, pero que este lunes tendría que pasar por el quirófano. "Ella está viva, pero otros no", aseguró la madre en un comunicado, en el que pide que se ore por las víctimas, por sus familias y también por los autores de los tiroteos masivos.

También sufrieron heridas tres agentes, uno de la policía estatal, uno de la de Odessa y uno de la de Midland. Los tres se encuentran en condiciones estables, según aseguró este sábado el Departamento de Seguridad Pública de Texas. Otra de las personas heridas seguía este lunes en condiciones críticas.

NOTICIAS RELACIONADAS

Estas son las historias de las víctimas fatales de la masacre en Odessa, Texas