Estados Unidos envía a los solicitantes de asilo de vuelta. México le dice que no

Los domingos no los acepta. Ni entre semana después de la 1PM. Con estas y otras trabas, más migrantes se están quedando en Estados Unidos, en vez de esperar en México

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

El Gobierno mexicano ha comenzado a acotar la política estadounidense de enviar a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras sus casos son tramitados en las cortes de inmigración.

Pero, tras haber admitido de vuelta a más de 30.000 migrantes que solicitaron asilo en Estados Unidos, México ha puesto límites al número de solicitantes que recibe, según documentos oficiales consultados por el portal de noticias en internet Buzzfeed News.

Estados Unidos se ha amparado en los Protocolos de Protección de Migración para enviar a los solicitantes de asilo a México y ha firmado un acuerdo con su contraparte mexicana bajo la amenaza de imponer aranceles a todas sus mercancías.

El Departamento de Seguridad Nacional ha llamado al programa informalmente Permanecer en México, que desde enero de este año obliga a los solicitantes a esperar la decisión al otro lado de la frontera.

Ahora México parece estar reinterpretando ese acuerdo y limitando el número de migrantes que recibe, según el medio citado. Entre las medidas que ha tomado el vecino del sur destacan la de limitar las horas durante las que acepta a los inmigrantes y no aceptarlos los domingos.

En Ciudad Juárez, ciudad mexicana en la frontera con El Paso (Texas), las autoridades mexicanas no están recibiendo migrantes después de la 1:00 pm, hora local. En consecuencia, los oficiales de inmigración estadounidenses han tenido que albergar durante la noche a la mitad de los migrantes que llegaron este mes para sus citas en la corte, según Buzzfeed News.

Otra medida ha sido no recibir a migrantes con órdenes finales de deportación que todavía pueden apelar sus casos en la corte.

Además, el Instituto Nacional de Migración y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México afirmaron que están desplazando a los migrantes que se encontraban en las ciudades fronterizas con Estados Unidos de Nuevo Laredo y Matamoros (estado de Tamaulipas), pero no indicaron el número de trasladados, según la agencia de noticias The Associated Press  y el portal de noticias en internet Animal Político

Este medio cita fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores para indicar que el destino final de los migrantes es Tapachula, Chiapas, que se encuentra a más de 1.100 millas de distancia de ambas localidades (entre 1.800 y más de 2.000 kilómetros, según qué ruta se tome para cubrir esa distancia). 

Incluso asegura que tres autobuses con migrantes pararon este miércoles en Ciudad Hidalgo, a 23 millas (37 kilómetros) de allí, en el que es el último municipio mexicano antes de la frontera con Guatemala. Y que dos vehículos más llegaron hasta el otro lado de la frontera.

Oficialmente, la motivación del traslado es encontrar para los migrantes que no quieren quedarse esperando en la frontera con EEUU un lugar más seguro que Nuevo Laredo y Matamoros, indicadas como ciudades peligrosas por los altos índices de violencia y la presencia del crimen organizado. De la misma manera, añadieron las autoridades, se quiere quitar presión a los albergues del norte respecto al número de personas que tienen que atender.

AP reportó que en julio México empezó a trasladar a migrantes que se encontraban en el estado de Tamaulipas a Monterrey, en Nuevo León. Según informó, en una semana se movieron a esta ciudad a al menos 450 centroamericanos, de los que la mitad eran menores. 

La agencia aseguró que, pese a que las autoridades dijeron que el traslado se debía a motivos de seguridad, muchos de estos migrantes fueron abandonados a su suerte, por la noche y en mitad de una calle llena de clubs y cabarets con carteles en busca de bailarinas. 

En ese caso no se proporcionó información a los migrantes sobre cómo podían acudir a las cortes que deben decidir sobre sus solicitudes para instalarse en EEUU. Para los migrantes trasladados a Chiapas, observa AP, el problema podría amplificarse ya que este estado se encuentra a la otra punta de México.