Una redada de ICE separó a esta madre migrante y a la bebé que aún amamantaba. No han vuelto a verse

Su esposo cuida ahora él solo de sus tres hijos en común, de 11 años, tres, y la bebé de cuatro meses, mientras trabaja para sacar a la familia adelante. Para complicar las cosas, se enfrenta a sus propios procedimientos de deportación
Dos detenidos en una planta de Koch Foods en Morton, el pasado 7 de agosto en una redada masiva de ICE.
Dos detenidos en una planta de Koch Foods en Morton, el pasado 7 de agosto en una redada masiva de ICE.AP / AP

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUSCRÍBETE
/ Fuente: TELEMUNDO

Una madre migrante fue separada de su bebé de cuatro meses, que aún estaba siendo amamantado, tras una redada masiva de ICE en una planta de alimentos de Misisipi donde la mujer había trabajado durante cuatro años, según cuenta su esposo.  

Esta madre, que no ha sido identificada, fue detenida el pasado pasado 7 de agosto en una redada en Koch Foods, una planta procesadora de aves de corral en Morton, justo cuando acababa el turno de noche y empezaba el siguiente.  

Según reporta The Clarion Ledger, la mujer es originaria de México y madre de tres hijos, el mayor de 11 años y el mediano de tres. El padre de los pequeños y esposo de la afectada habló con este diario bajo condición de anonimato debido a su condición de indocumentado y al temor de ser arrestado o represaliado. Salió de Guatemala hace 14 años para buscar una vida mejor en Estados Unidos, donde conoció a su esposa.  

Ahora, cuida él solo de los pequeños, que son todos ciudadanos estadounidenses, mientras trabaja para sacar adelante a la familia. Para complicar las cosas, se enfrenta a sus propios procedimientos de deportación derivados de un arresto anterior, con la próxima fecha en la corte fijada para 2021, según este diario local.  

Solo ha hablado con su esposa una vez, por teléfono, y cuenta que le dijo: “Cuidaré de los niños y descubriré cómo pueden ayudar los abogados, así que no se preocupe. No está sola”. Añade que la mujer estaba en estado de shock. 

 

Amigos, compañeros de trabajo y familiares observan cómo los funcionarios de inmigración de EE. UU. intervienen en la planta de Koch Foods en Morton, Misisipi.

 

Dalila Reynoso, abogada de Justice For Our Neighbours, una asociación que asesora legalmente a los migrantes,  dijo que la mujer "tenía la mirada perdida" cuando la visitó. “No ha visto a sus hijos. No sabe lo que le deparará el futuro”. La madre está detenida en un centro de detención de ICE en Jena, Louisiana, según Reynoso. 

La abogada esperan que estas circunstancias (la edad del bebé, la lactancia materna y la falta de antecedentes penales de la mujer) sirvan para convencer a los  funcionarios de inmigración y que liberen rápidamente bajo fianza a esta madre.  

Un total de 680 personas fueron arrestadas el 7 de agosto en siete plantas procesadoras de alimentos, convirtiéndose en la mayor redada migratoria en Estados Unidos de los últimos 10 años.  

Las redadas de ICE tuvieron lugar en pequeños pueblos cerca de Jackson, Misisipi, una zona en la que la fuerza laboral está compuesta principalmente por inmigrantes. Los pueblos donde se llevaron a cabo las operaciones fueron Bay Springs, Carthage, Canton, Morton, Pelahatchie y Sebastapol.

Un día después, un total de 377 migrantes seguían, según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). 271 habían sido liberados con notificaciones para presentarse ante un juez de inmigración,  y otras 32 personas fueron liberadas en su lugar de trabajo por "razones humanitarias". Entre ellas había mujeres embarazadas y personas que tenían hijos menores en casa sin otro cuidador parental disponible.  

Los residentes de las zonas afectadas se reunieron al día siguiente para atender a los niños aterrorizados que se quedaron sin sus padres. La cifra exacta de los menores que se quedaron a su suerte luego de las detenciones no fue divulgada. 

 

Relacionado:

ICE arrestó a cientos de migrantes en esta fábrica. Ahora los estadounidenses quieren trabajar allí